MI BLOG de BS RSS Feed

BUENASIEMBRA

lunes, 15 de noviembre de 2010

La ecoaldea de Matavenero

Vivir sin contaminar, vivir felices

Las ecoaldeas son conocidas como pueblos hippies, pero forman una escuela en cada una de sus casas


Comienzan a caer las primeras nieves. Las heladas ya forman parte de las noches leonesas.
Ésta y otras muchas dificultades conmueven a menudo a las personas interesadas en visitar
la ecoaldea leonesa de Matavenero. El pueblo fue reconstruido en el año 1989 por el movimiento ecologista internacional Arco Iris.



Desde entonces en él han nacido más de 30 niños y sus habitantes han llegado a ser hasta 120. En la actualidad son cerca de sesenta personas las que viven en este valle con la intención de mantener los valores de comunidad, paz, libertad y armonía con la naturaleza.

Son los fuertes ideales de sus habitantes los que han hecho crecer el pueblo. Entre sus objetivos está ver el valle reverdecer y ayudar al bosque a regenerarse tras tantos fuegos sufridos en las últimas décadas.

Se abastecen gracias a sus propias huertas y al monte que les rodea. Sus habitantes describen a Matavenero como una gran escuela. Y no más lejos de la realidad, quienes la han visitado pueden dar cuenta de ello, ya que en sus visitas puedes aprender de todo, desde construcción o cultivar una huerta, hasta a hacer pan, y sobre todo responsabilizarse de su propia vida y de la de los demás.

Esta forma de vida significa un aislamiento exterior. Se trata de una vida sostenible que respeta y cuida el entorno. Estas personas practican una actividad agrícola tradicional, reciclan residuos y aprovechan las energías renovables, como en el caso de la oficina que está abastecida por placas solares.

No existen aparatos con motor de explosión dentro del pueblo, estos son indeseados por sus habitantes dentro de la aldea. Para llegar a la ecoaldea leonesa hay que dejar el coche en una zona apartada y pasear hasta allí unos 15 minutos.

Influidos por el movimiento Arco Iris, sus palabras claves son ecología, no violencia, terapias alternativas, artesanía y, disposición amistosa y cooperante.

Sus fundadores quisieron demostrar que los principios de este movimiento, como la vida austera, la armonía con la naturaleza a la hora de cultivar y habitar en un entorno rural, eran posibles. Y ahora son sus actuales habitantes quienes recogen ese testigo que se conserva en el tiempo.

Educar para una vida en la que el dinero no es importante es un sueño de muchos padres pero en Matavenero es una realidad, el día a día se basa en el trueque. Cada uno se gana la vida como quiere, se vive de pensiones de un antiguo trabajo, se dedica a la artesanía y la venta de ésta en mercados, o se opta por llevar a cabo talleres relacionados con la naturaleza. 


Valores que a menudo escasean entre la sociedades más modernas, quizás por ello, las ecoaldeas son algo más que una forma de vida. Es una alternativa que mantiene el respeto por la naturaleza como el eje central de todos sus ideales y comportamientos.

En los escritos de Henning Bethge aparece la siguiente reflexión: «¿cómo podemos vivir bien sin destruir el medio ambiente, nuestra base para vivir? ¿Y qué necesitamos para vivir bien? ¿Qué ganamos en libertad cuando tenemos menos?». Después de conocer la ecoaldea que el mismo fundó, Matavenero es la respuesta a estas tres preguntas.

"La visita a Matavenero a nadie deja indiferente, te puede gustar o no, pero su visita no la olvidarás nunca" 

Todos los interesados en visitar o vivir en el pueblo pueden ponerse en contacto con el mismo en:

Lista de Correos de Bembibre, C.P 24300, León.
Teléfono: 987 693 216 (de 7:30 a 8:30  de la tarde).
Fax. 987 693 216 (de 10:00 a 12:00 mañanas)

Desde León y durante todo el año previa reserva te lleva
ArbolioAventurA  telf.-(+34) 650 08 44 46 - 650 08 44 45
                                                e-mail.- info@vivaleon.com

http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=563892

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/literatura/libros/textos-gratis-de-permacultura-ecologia-1254.html



OTRAS ECOALDEAS:


No hay comentarios: