MI BLOG de BS RSS Feed

BUENASIEMBRA

lunes, 18 de julio de 2011

Sal de Mesa vs. Sal de Roca

Sal de mesa vs. sal de roca


1) Cristal de sal rosada

2) Cristal desal marina

3) Cristal de sal refinada
En la antigüedad quien tenía acceso a la sal tenía el poder económico.
Su importancia era tal que se usaba para pagar a los soldados. De ahí, deriva la palabra “salario”.

Sin embargo, los métodos de explotación modernos y los avances químicos han convertido este famoso “oro blanco” de antaño en el “veneno blanco” de este siglo.

La sal refinada de hoy en día es la causa de diversas patologías como por ejemplo la gota, la hipertensión, el ácido úrico, la esclerosis, la celulitis, entre otras.

La hipertensión arterial, es una enfermedad de la pared arterial que implica cambios en su estructura, engrosamiento muscular con disminución del calibre vascular y aumento de la resistencia.

Se define como la elevación crónica de una o de las dos presiones arteriales (sistólica y diastolita).

Es considerada como factor mayor de riesgo cardiovascular junto con el tabaquismo y el aumento del colesterol plasmático.


Clasificación de la hipertensión

Normal < 120 mm Hg sistólica < 80 mm Hg diastólica
Pre hipertensión 120 - 139 mm Hg sistólica 80 - 89 mm Hg diastólica
Hipertensión estadío 1 140 - 159 mm Hg sistólica 90 - 99 mm Hg diastólica
Hipertensión estadío 2 > 160 mm Hg sistólica > 100 mm Hg diastólica


Efectos sobre el volumen extracelular

El consumo elevado de sodio puede agravar las enfermedades donde existe una retención de agua y sodio como la insuficiencia cardiaca, cirrosis hepática, síndrome nefrótico y el edema cíclico. El sodio es el ion más importante en la constitución del fluido extracelular.

Una reducción de 10 mg a 5 g en la ingesta diaria de cloruro de sodio conduce a una reducción de 1 kg de peso corporal y el equivalente de volumen en el fluido extracelular.


Accidente cerebrovascular

Evidencias científicas han demostrado una relación entre el consumo de sal y accidentes cerebrovascular independiente de las variaciones de presión arterial.


Cáncer de estómago

Evidencias científicas originadas en Japón han demostrado una significativa relación entre el consumo elevado de sal y el cáncer gástrico.

Del mismo modo este estudio demostró que la reducción en el consumo de sodio disminuye dicha tendencia.


Hipertrofia ventricular izquierda

Varios estudios científicos han demostrado que el sodio es el principal predictor independiente de la presión arterial en la hipertrofia ventricular izquierda.

Así mismo se demostró que la reducción de sal conduce a una progresiva disminución de la masa ventricular izquierda y una regresión de la hipertrofia ventricular izquierda.


Asma bronquial

El sodio participa directamente en la contractilidad del músculo liso por cambios en el volumen extracelular en el calcio intracelular.

El elevado consumo de sal también produce incremento de la reactividad del músculo bronquiolar. En recientes estudios de intervención, donde se redujo el consumo de sal, se demostró una mejoría en la sintomatología asmática.

Este resultado, como dato de interés, se evidencio fundamentalmente en varones.


Desmineralización ósea

El consumo de sal es un importante determinante de la excreción urinaria de calcio. En los países occidentales y dentro del rango de consumo habitual de sal, esta es más importante que el consumo de calcio en la dieta.

El aumento de la excreción urinaria de calcio conduce a una reducción del calcio iónico que a su vez, estimula la secreción de parathormona y de 1.25-hidroxivitamina D, provocando una mayor absorción de calcio en el intestino y movilización del calcio óseo con propensión a la desmineralización.

Del mismo modo, se ha demostrado que una reducción moderada del consumo de sal logra un balance positivo de calcio y previene la desmineralización ósea.


Minimización del riesgo de la industria alimentaria

A pesar de todas las evidencias señaladas todavía no existe una verdadera conciencia en la población de la importancia de la sal en el riesgo cardiovascular.

La industria alimenticia ha desarrollado en los países industrializados una campaña de minimización del riesgo tratando de convencer a la población de lo innecesario e impráctico del cambio de hábitos.


¿Por qué?

La principal explicación es que un alimento sin sal es no deseado y fundamentalmente no se compra.

Esto no es así. Los productos de alta calidad igualmente son apetecibles, el tema radica en que estos productos tienen un mayor costo que los adicionados con sal.

Con el agregado de sal se adiciona mas agua por lo tanto se incrementa el peso de la mercadería en forma ficticia.

Datos no conocidos por el publico, resaltan que varios de los alimentos procesados tienen una concentración de sal equivalente al agua de mar (0.9g de sodio/100g).


Reeducar nuestros hábitos alimentarios

No importa la edad que tengamos siempre estamos a tiempo de modificar nuestros gustos y hábitos alimentarios.

Es importante conocer que necesidades alimentarias y fisiológicas tenemos y no dejarnos engañar por la industria, que para abaratar costos, utiliza sabores artificiales saturándonos las papilas gustativas y alejándonos del sabor natural y original de los alimentos.

Es necesario prestar atención a los volúmenes de sal que agregamos a nuestras comidas, y además leer los rótulos de los alimentos industrializados que consumimos.


¿Cómo podemos reemplazar la sal de mesa?

La única sal que el cuerpo puede digerir, asimilar y utilizar de manera apropiada es la sal marina sin procesar o refinar y la sal de roca. Si la sal se usa en estado seco, entra al cuerpo sin ionizarse y produce sed (una señal de envenenamiento).


La sal de roca

Sin sal no podría haber vida, sin embargo, como escribimos al comienzo de este articulo, el elevado el consumo de sal es perjudicial para nuestra salud.

Esta circunstancia es debida a que la llamada “sal de mesa” tiene muy poco que ver con la sal natural tal como se presenta en la naturaleza.

La “sal de mesa” es básicamente cloruro sódico y no es el tipo de sal que necesitamos para vivir. Muy al contrario, se trata de una sustancia agresiva hasta tóxica que sobrecarga el organismo.

La sal cristalina natural es mucho más que cloruro sódico que conocemos como sal de mesa, dado que está compuesta por exactamente los mismos 84 elementos que componen el cuerpo humano y en la proporción exacta que el organismo necesita.


La solución salina, una simbiosis de la vitalidad

Esta mezcla de agua y sal es la “sopa primaria” de la vida y el representante físico y flexible de la energía solar más pura. No es otra cosa que la materialización líquida de la luz solar, energía solar en forma de líquido.

Cuando el agua se combina químicamente con la sal cristalina, cambia la estructura geométrica del agua y la sal, creando algo completamente nuevo: la solución salina.

Con la solución salina a base de sal de roca podemos conseguir justamente “las frecuencias” que nuestro cuerpo necesita cuando está enfermo.


Preparación de la solución salina

Colocar uno o más fragmentos de sal cristalina en un recipiente con tapa. Añada agua mineral baja en minerales hasta que estén cubiertos los trozos de sal.

Después de aproximadamente 24 horas estos se habrán disuelto en agua de manera que habrán producido una solución de agua salina con una concentración de un 26%, lista para ser utilizada.

Una vez el agua esté saturada de sal, con la consiguiente concentración del 26% los cristales de sal no se disolverán más; de esta solución puede sacar cada día las cantidades de solución salina que necesite.


Condimentando nuestras comidas con la solución salina

Se establece el equilibrio electrolítico mejorando así la conductividad en nuestro cuerpo. Esta mejora de la conductividad que tiene a su vez un efecto positivo sobre nuestra circulación.

Además, la solución salina es un medio excelente para conseguir un equilibrio entre lo ácido y lo alcalino.

Con la solución salina podemos eliminar metales pesados, depósitos de calcáreos y otros residuos, previniendo así enfermedades como la esclerosis.

Aparte de mejorar enfermedades reumáticas como la gota, artritis o artrosis, piedras renales, celulitis, hipertensión y otras, la utilización de la solución salina resulta un auténtico bálsamo para la piel irritada o enferma.
Irene Balazone

MAS INFO:
http://buenasiembra.com.ar/salud/articulos/sales-que-curan-sales-que-matan-742.html

No hay comentarios: