MI BLOG de BS RSS Feed

BUENASIEMBRA

miércoles, 24 de agosto de 2011

Fitoterapia e inmunidad



LA INMUNIDAD
(Fiel guardián de nuestra salud)

1ª parte
 
El sistema Inmunitario es un complejo bioquímico que protege al organismo frente a los Gérmenes Patógenos, es decir, que tienen capacidad para producir una Enfermedad, y a otros cuerpos extraños que invaden nuestro organismo.

El sistema Inmunológico es capaz de reconocer memorizar y eliminar estas sustancias extrañas, denominadas Antígenos, mediante la puesta en acción de los Anticuerpos y las Antitoxinas.
 

Podemos comparar el sistema Inmunitario como a un ejercito con gran capacidad de adaptación y movilidad por la sangre y los tejidos, cuya misión es la de defendernos de los distintos tipos de enemigos, como son Virus, Bacterias, Hongos e incluso Células mutantes que constantemente se producen en nuestro organismo, que si se multiplican darían lugar a un Cáncer.


Como todo medio de defensa, tiene sus tácticas y diferentes y diferentes tipos de actuación. La primera línea defensiva es el cierre de la frontera con el exterior, que esta constituido por la piel, las mucosas y secreciones corporales como el sudor, lágrimas, secreción ácida del estómago.

Traspasada esta barrera hay una segunda línea de defensa, el proceso infeccioso, que se una a la fiebre en un proceso benéfico para crear un medio hostil al enemigo; al mismo tiempo entra en juego unas células denominadas Macrófagos, capaces de fagocitar (comer) y destruir al enemigo.


Cuando esto no es suficiente se ponen en marcha mecanismos de defensa más sofisticados como pueden ser la aparición en combate de los Linfocitos T, encargados de lo que denominamos Inmunidad celular a través de las llamadas Células asesinas, y los Linfocitos B, productores de anticuerpos o Inmunoglobulinas, que reaccionan directamente con las sustancias extrañas o antígenos específicos.

Este segundo tipo de respuestas se denomina respuesta Inmunitaria humoral.


El sistema Inmunitario también protege al organismo de la invasión al crear barrearas locales y la reacción de inflamación. En el primer caso, por medio de la piel y las mucosas, se proporcionan defensas químicas; en el segundo caso la reacción de inflamación aporta Leucocitos denominados Polimorfonucleares y Neutrófilos al lugar de la lesión, donde acaban con los organismos invasores.

Tanto la Inmunidad humoral como la Celular se ponen en marcha si fallan las primeras líneas de defensa o son inadecuadas o insuficientes para la protección del organismo.

La respuesta Inmunitaria humoral es particularmente eficaz frente a las invasiones Bacterianas y Víricas, y depende de los Linfocitos topo B para la producción de los anticuerpos.


El sistema Inmunitario es realmente un buen guardián de nuestro organismo, puesto que ante la agresión de agentes externos que considera extraños reacciona con la producción de Anticuerpos y Células específicas que destruyen sustancias extrañas (antígenos), microorganismos y células no reconocidas como propias.

De un modo general, los componentes más importantes del sistema Inmunitario son:
 

Las Inmunoglobulinas
Los Linfocitos
Las Fagocitos
El Complemento
La Properdina
El factor de la migración
El Interferón

Hasta ahora habíamos comentado que la Inmunidad, una vez superada la primera línea de defensa, se pone en marcha la Inmunidad celular, llevada por Células “asesinas” y la Inmunidad humoral, llevada por Anticuerpo.


Pero vemos que además de interrelacionarse entre sí, participan otros elementos, que son los auténticos moduladores del efecto final de defensa.

Voy a comentar como estos mecanismos Inmunitarios aparecen y qué características diferenciales tienen unos con otros.

Sistema Inmunitario humoral
 

Ante la introducción en nuestro organismo de las sustancias extrañas o antígenas, se inicia la producción de las denominadas Inmunoglobulinas, que funcionan en forma de anticuerpos.

Estos anticuerpos son fabricados por Linfocitos B al ser estimulados por la presencia en nuestro organismo de Bacterias y Virus, y son estos Linfocitos B activados los que secretan trillones de moléculas de anticuerpos que contribuyen a la respuesta Inmunitaria humoral, al reconocer a los invasores del cuerpo como agentes extraños y unirse a ellos, neutralizándolos y aglutinándolos. De esta manera, después de esta acción los Macrófagos se encargan de su digestión y eliminación.


La unión del Antígeno con el Anticuerpo produce otras acciones, como es la activación del sistema del complemento en el suero, dando lugar a una serie de reacciones químicas en cadena que amplifican la respuesta Inmunitaria humoral, ya que estas proteínas plásticas  activadas, denominadas complemento, provocan la destrucción o lisis de las células antigénicas o extrañas y su posterior barrido del campo de batalla por los Macrófagos, mediante la Fagocitosis.


Otras proteínas asociadas con este mecanismo de defensa son la Properdina y el Interferón. La primera proporciona una vía alternativa para la activación del complemento, y la segunda es sintetizada por las células corporales en respuesta a una invasión Vírica, combatiendo a estos microorganismos y también retrasando el crecimiento de las Células cancerígenas.

Hay varios tipos de Inmunoglobulinas, que se identifican con letras (A. E. D. G. M.). Cada una de ellas se localiza en un lugar específico, ejerciendo una acción determinada de defensa.

La A se encuentra en todas las secreciones corporales y es el principal Anticuerpo de las membranas mucosas que tapizan el tracto intestinal y el árbol respiratorio, así como en la saliva y las lágrimas. Su presencia en estos tejidos los protege de la invasión de Microorganismos extraños que pudieran ocasionar una infección.

La E se encuentra principalmente en Mucosas, Pulmón y Piel proporcionando la primera línea de la defensa frente a los Antígenos ambientales, con lo que al reaccionar libera determinados medidores químicos de la Alergia e Hipersensibilidad, desencadenando las reacciones de Alergia, como el Asma o la Dermatitis alérgica.

La D se encuentra en pequeñas cantidades en el suero, y aunque no está bien definida su función, aumente frente a determinadas reacciones Alérgicas y con la presencia de determinadas sustancias como la Leche, Insulina, Penicilina y diversas Toxinas.

La G se sintetiza en respuestas a la invasión de Bacterias, Hongos y Virus. Tiene la peculiaridad de que atraviesa la placenta protegiendo al feto en su desarrollo y ejerce una función de protección frente a los Antígenos de las Células sanguíneas.

La M es la mayor peso molecular y por lo tanto la más grande, siendo la primera en formarse en el organismo cuando se enfrenta a los Antígenos.

Es de capital importancia para que se active la producción de la G y la fijación del complemento. Tiene un papel predominante en las reacciones de incompatibilidad sanguínea, pues es la que se produce al transfundirse sangre incompatible con la del receptor.

La respuesta Inmunitaria humoral puede comenzar inmediatamente después de la invasión o retrasarse hasta las 48 horas.

 

2ª parte
 
Sistema inmunitario Celular
 

La medicina actual intenta actuar frente a los mecanismos de defensa inmunitarios, mediante la Inmunoterapia y la introducción de sustancias Inmunomoduladores
 
Como había dicho anteriormente es el ataque frontal de los Linfocitos T a las sustancias extrañas.

Estos Linfocitos de defensa directa reaccionan ante la agresión de Hongos y Virus, pero también son importantes en la detección y el intento de neutralización de las Células malignas o los Tumores ocasionados en nuestro organismo, así como en el rechazo de los órganos trasplantados.


Dentro de estos Linfocitos T los hay que circulan por nuestra sangre, los que se dirigen hacia los tejidos inflamados y los que actúan mediante una memoria de reconocimiento, es decir, reconocen los Antígenos y movilizan rápidamente a los Macrófagos de los tejidos.


Tanto los Linfocitos B como los T son fabricados a partir de las Células de división, denominadas Células madre, que se forman en la Médula ósea, al igual que otras Células sanguíneas como son las Plaquetas y los Glóbulos rojos.

Además de la Médula ósea, también se ven implicados en la respuesta Inmunitaria otros órganos y tejidos, como son el Timo y el tejido Linfoide, formado por los vasos y los ganglios Linfáticos.

La respuesta Inmunitaria humoral y la Celular son interdependientes. Las dos ejercen su influencia sobre la otra.

En ambos casos, la Inmunidad puede ser natural o adquirida. La natural, Heredada genéticamente, puede verse afectada por factores como la dieta, el estado mental, el medio ambiente, el metabolismo y virulencia de los agentes invasores, y la adquirida es la que vamos asumiendo a lo largo de nuestra vida tras pasar múltiples contactos, Antigénicos que despiertan nuestras reacciones Inmunitarias; aunque cabría decir que al pasar una determinada enfermedad, el efecto de recuerdo Inmunitario varía mucho de una enfermedad a la otra, al haber enfermedades que pasamos una vez en la vida, y otras en las que, por causas de cambio del propio organismo o desaparición de los Anticuerpos en sangre y los Linfocitos de memoria, desparece la protección al padecer una determinada enfermedad.

Alteraciones en el sistema inmunitario
 

El sistema Inmune puede fallar por Hiperfunción, dando lugar a enfermedades Alérgicas y a enfermedades denominadas Autoinmunes como la Artritis reumatoide, el Lupus eritematoso, la Diabetes insulino-dependiente, la Esclerosis múltiple.

También el sistema Inmunitario es el responsable del rechazo de los transplantes de tejidos u órganos de un individuo a otro.

Pero también puede fallar por Hipofunción, dando lugar a las enfermedades por Inmunodeficiencia, como en el caso de aumento de susceptibilidad al padecer infecciones de repetición o el crecimiento de Células malignas que pueden ocasionar la aparición de un Cáncer.

En este caso, la enfermedad más tristemente representativa, el SIDA o Síndrome de Inmunodeficiencia adquirida, además de ser una infección por un Virus se caracteriza por una brutal Inmunosupresión que hace que los enfermos padezcan infecciones sobreañadidas contra las que tienen bajas defensas, que es lo más importante a tener en cuenta, más que el propio Virus del SIDA.

Las Inmunodeficiencias pueden ser primarias, cuando algún componente del sistema Inmunitario ya falla desde el nacimiento, cuando se altera como resultado de una enfermedad o por causa farmacológica, como en el caso de uso continuado de ciertos Antibióticos, Corticoides, Quimioterapia y Radiación…., o se debilita como consecuencia del envejecimiento normal de nuestras células, aunque también es probable que el envejecimiento celular se acere por una debilitación del sistema Inmunológico.
 

Tratamientos médicos frente a la Inmunidad
 
La medicina actual intenta actuar frente a los mecanismos de defensa Inmunitarios mediante la Inmunoterapia y la introducción de sustancias Inmunomoduladoras.

La Inmunoterapia consiste en tratar las enfermedades infecciosas por medio de la producción de Inmunidad, que puede ser activa o positiva; la activa consiste en introducir en el organismo Antígenos (bacterias o virus atenuados o muertos) para provocar o aumentar la formación de anticuerpos mediante vacunas especificas para cada tipo de infección, creando en el organismo un estado defensivo Inmunitario capaz de superar la enfermedad ( la vacuna se administra generalmente por vía subcutánea), y la pasiva se basa en administrar suero que contiene directamente las anticuerpos de un animal o un hombre que previamente ha padecido la enfermedad y ha generado su producción (el suero está dotado de efectos inmunizantes específicos contra una enfermedad infecciosa determinada, y no desencadena en el organismo ninguna reacción propia).


Los Inmunomoduladores son sustancias que alteran la respuesta Inmunitaria del organismo, aumentando o disminuyendo la capacidad del sistema Inmunitario, tanto desde el punto de vista de la producción de anticuerpos como de la acción de las otras células de defensa..


En determinados casos convendrá frenar la reacción Inmune, tal es el caso de las reacciones Alérgicas y de las enfermedades denominadas Autoinmunes, cuando el propio organismo se agrede así mismo por no reconocer estructuras orgánicas propias. En ese caso las sustancias Inmunomoduladoras se denominan Inmunosupresoras.


Entre los fármacos clásicos que cumplen esta acción tenemos los Corticoides y los agentes Citotóxicos, incluyendo los Antimetabolitos, los agentes alquilantes y el suero Antilinfocitario.

Su mayor uso es el tratamiento preventivo del rechazo postrasplante, el tratamiento de enfermedades Autoinmunes como el Lupus eritematoso, y en la Quimioterapia para el tratamiento del Cáncer.


En estos casos el problema viene dado porque estas sustancias químicas no están exentas de efectos secundarios y además no son lo suficientemente selectivas como para no dañar las células sanas.


Por otra parte, dejamos el organismo con una baja reacción de reconocimiento y defensa que hace disminuir su capacidad defensiva propia.

Esto ocurre sobre todo al dejar de administrar el fármaco en cuestión, que es cuando se producen los efectos rebote de la multiplicación Celular maligna, en el caso de que hubiese quedado un reducto de Células tumorales.


3
ª parte

La terapia Inmunitaria no puede descartar la interrelación entre el aspecto psicológico del paciente y el mantenimiento de una buena respuesta Inmunitaria.
 
 
Plantas con efectos Inmunomoduladores
 

En la actualidad se están llevando a cabo estudios científicos que ratifican el efecto terapéutico de algunas de ella:
 
Astrágalo – Tragacanto (raíz)
 
Es una importante Planta medicinal china. Contiene ciertos Polisacáridos, Betaína, Ácido fólico y Quercetina, entre otras sustancias. Recientes estudios demuestran un efecto estimulador de las Células T y un aumento de las funciones del sistema Inmunológico en pacientes con Cáncer.

Estimula la producción de Interferón, además de tener una potente actividad Antivírica. De modo desafortunado la investigación sobre esta Planta que se estaba realizando en la Universidad de Texas, Houston, quedó paralizada por suspensión de la financiación a tal respecto que realizaba una importante compañía farmacéutica.

Es importante remarcar que se está valorando como muy positivo el uso de esta Planta junto con la Quimioterapia, para disminuir el efecto tóxico Hepático de ésta.

En este sentido, también se ha comprobado el efecto Hepatoprotector de otra Planta denominada Desmodium, que actúa frente a Hepatitis tóxica o infecciosa.
Uña de gato – Uncaria tomentosa
 
Planta de origen amazónico. Contiene numerosos principios activos, entre los que se incluyen Alcaloides, Triterpenos, Polifenoles, Fitosteroles. Durante los últimos años se han realizado importantes investigaciones en Europa, principalmente en Alemania. Sus principales acciones, son su efecto Inmunoestimulante e Antiinflamatorio y su actividad Antiviral y Antitumoral.
 
Mango (hojas)
 
Planta también de origen chino. Contiene Mangoferina, de importante efecto Antivírico, sobre todo contra el Virus de Herpes simple de tipo L.Schizandra
 
Planta que actúa a nivel del sistema nervioso central, reforzando la capacidad mental. Además refuerza el sistema Inmunitario y acelera la curación de las células infectadas.
Shiitakee
 
Los japoneses utilizan desde hace mucho tiempo esta especie de champiñón por su efecto Tónico-energético. Se han podido aislar ciertos Polisacáridos que le confieren su actividad terapéutica, entre los que cabe destacar el Lentinano, con actividad Inmunoestimulante y Antitumoral.

A nivel más concreto se ha demostrado que aumenta la síntesis y la actividad de los Linfocitos T, los Macrófagos, así como la producción de Interferón.

Se utiliza también como terapia coadyuvante del tratamiento de Quimioterapia y Radioterapia en los procesos Cancerosos, para preservar el estado Inmunitario.

También se ha podido aislar otra sustancia, el AC2P, que tiene un efecto antivírico.
Ajo (bulbo)
 
Mucho se ha hablado del Ajo en sus diferentes enfoques terapéuticos, sobre todo en patología Cardiovascular, por su efecto Antihipertensivo, Antiagregante plaquetar y Anticolesterol, pero no debemos descartar su actividad Antiséptica, Antibacteriana, Antiparasitaria intestinal, Antiinflamatoria e Inmunoestimulante, puesta de manifiesto contra las Alergias, enfermedades de Inmunodeficiencias, entre ellas el SIDA y ciertos tipos de Cáncer.

Numerosos estudios científicos realizados en el Japón, avalan su eficacia. Hay que tener en cuenta que ciertos componentes azufrados no se encuentran preformados en la Planta fresca, por lo que se hace necesario un proceso de preparación y espera que haga que aumente su efecto comparativamente con el Ajo fresco.
Equinácea (raíz)
 
Contiene Heteroglicanos, Equinacósidos, Ácidos orgánicos y Aceites esenciales. Ha sido llamada el Antibiótico vegetal, sobre todo por sus propiedades Inmunoestimulantes; además, tiene un efecto Antivírico y Antiinflamatorio.

Su efecto Inmunológico se puede valorar por varias acciones a este nivel como es el aumento de los Leucocitos, la tasa de Properdina (indicador no específico del poder de resistencia del individuo), así como por la elevación del Interferón, que como ya he dicho anteriormente es un producto celular natural que se forma en respuesta a los Virus, siendo liberado por las células infectadas y actuando por bloqueo de la multiplicación del Virus en la célula del organismo, ya que el Virus para reproducirse necesita una célula huésped a la cual le inocula su material Genético.

La Equinácea tiene un efecto estimulante del sistema Inmunitario tanto a nivel preventivo como tratamiento, principalmente en las enfermedades de origen respiratorio, pero también en otros aparatos o sistemas como el Digestivo, el Renal, en la Piel….

A nivel Genital a manifestado acción Antifúngica frente a la Vaginitis por Candida albicans. Se utilizado para contrarrestar los efectos Inmunosupresores de la Radioterapia y la Quimioterapia. En uso externo produce defensa infecciosa local, potenciada por su efecto Cicatrizante.
 
Melisa
 
Contiene sustancias Lipofílicas que estimulan la capacidad Fagocitaría, es decir, la digestión de Antígenos por parte del sistema denominado Retículo endotelial.
Su composición en Aldehídos y Ácidos fenólicos le confieren una actividad Antibiótica y Antivírica.
 
Caléndula (flores)
 
Contiene Heteroglicanos, que le confieren, al igual que a la Equinácea, un efecto Inmunoestimulante.
Son destacables sus propiedades Antiinflamatorias y Antisépticas, así como su eficacia como Emenagogo y Antiespasmódico.
 
Fitoterapeuta: José Martínez

Doctor Honoris Causa
Premio Internacional de las Américas 2005

MAS INFO:


http://buenasiembra.com.ar/salud/fitoterapia/vegetales-utilizados-para-activar-el-sistema-inmunologico-764.html


http://buenasiembra.com.ar/salud/articulos/sistema-inmunologico-453.html

No hay comentarios: