Buenasiembra - La Revista de Acuario

Noticia Dislocada -

sábado, 15 de octubre de 2011

LA TERCERA CAUSA DE MUERTE

http://www.imagengratis.org/images/fotobarbarast.jpg
DRA BARARA STARFIELD
Los médicos son la tercer causa de muerte en los EE.UU: causan 250.000 muertes por año

Este artículo del Journal of the American Medical Association (JAMA) es el mejor que he visto en toda mi vida, publicado en la literatura científica, que documenta la tragedia del paradigma médico tradicional.


Esta información es una continuación del Informe del Instituto de Medicina que apareció en los medios en diciembre de 1999,
pero era difícil hallar las referencias de los datos dado que no apareció en una publicación con reseña académica.

Ahora se ha publicado en el JAMA,
que es la publicación médica con mayor circulación del mundo.

La autora es la Dra. Barbara Starfield, de la Escuela de Higiene y Salud Pública John Hopkins, y describe cómo el sistema de salud de los EEUU puede contribuir a la mala salud.


Todas estas son muertes por año:


¡Esto suma 250.000 muertes por año por causas iatrogénicas!*Ver


¿Qué significa “iatrogénicas”?


El término se define como “inducido en un paciente por la actividad, manera, o terapia utilizada por un médico.”

Se usa especialmente refiriéndose a una complicación del tratamiento.


http://www.imagengratis.org/images/4tacausademue.jpg

CUARTA CAUSA DE MUERTE

La Dra. Starfield nos advierte sobre cómo

interpretar estos números:


  • En primer lugar, la mayoría de estos datos provienen de estudios realizados en pacientes hospitalizados

  • En segundo lugar, estas estimaciones son solamente de muertes, y no incluyen los efectos negativos asociados a la incapacidad o al malestar.

  • En tercer lugar, las estimaciones de muertes debidas a errores son más bajas que las del informe del Instituto de Medicina (1)
Si se utilizan las estimaciones más altas, las muertes debidas a causas iatrogénicas estarían entre 230.000 y 284.000.

De cualquier manera, 225.000 muertes por año
constituye la tercer causa de muerte en los EEUU, después de las muertes por enfermedad cardiovascular y cáncer.

Incluso si son exagerados, hay un amplio margen entre este número de muertes y la siguiente causa principal de muerte (enfermedad cerebrovascular).



Otro análisis concluyó que entre 4% y 18% de los pacientes regulares experimentan
efectos negativos en ámbitos ambulatorios, incluídos:
  • 116 millones de visitas extra al médico
  • 77 millones de recetas extra
  • 17 millones de visitas a la sala de emergencias
  • 8 millones de hospitalizaciones
  • 3 millones de admisiones por tiempo prolongado
  • 199.000 muertes adicionales
  • 77.000 millones de dólares extra de gastos
El alto costo del sistema de salud se considera un déficit, pero parece ser tolerado por la creencia de que el mayor gasto proporciona más salud salud.


Sin embargo, la evidencia de algunos estudios indica que hasta el 20% o 30% de los pacientes recibe cuidados inadecuados.


Entre 44.000 y 98.000 de los mismos mueren cada año como resultado
de errores médicos (2)


Esto podría tolerarse si resultara en mejor salud, pero, ¿es así?

En una reciente comparación entre 13 países (3,4), los EE.UU. se ubican en promedio en el puesto 12, según 16 indicadores de salud.

Más especificamente, la ubicación de los EE.UU. para varios indicadores fue: * 13° (Decimo tercero último) en porcentaje de nacimientos con bajo peso


  • 13° en mortalidad neonatal y mortalidad infantil general (14)
  • 11° en mortalidad post neonatal
  • 13° en años de vida potencial perdidos (excluyendo las causas externas)
  • 11° en expectativa de vida de mujeres al año de vida, 12° para hombres.
  • 10° en expectativa de vida a los 15 años, para mujeres; 12° para hombres
  • 10° en expectativa de vida a los 40 años, para mujeres; 9° para hombres
  • 7° en expectativa de vida a los 65 años, para mujeres; 7° para hombres
  • 3° en expectativa de vida a los 80 años, para mujeres; 3° para hombres
  • 10° para mortalidad ajustada de acuerdo a la edad
La pobre performance de los EE.UU. fue confirmada recientemente por un estudio de la Organización Mundial de la Salud, que uso datos distintos y ubicó a los Estados Unidos en el puesto 15°(Decimo quinto) entre 25 países industrializados.

Existe la percepción de que el público norteamericano
“se porta mal” (fuma, toma alcohol y es violento).

Sin embargo, los datos no apoyan este supuesto.



  • El porcentaje de mujeres que fuman va desde el 14% en Japón hasta el 41% en Dinamarca; en los Estados Unidos, es de 24% (el quinto mejor).
    En el caso de los hombres, el porcentaje va desde 26% en Suecia hasta 61% en Japón; en los Estados Unidos, es de 28% (el tercer mejor).

  • Los EE.UU. se ubican en el quinto mejor lugar en relación al consumo de alcohol.

  • En los EE.UU., el consumo de grasas animales es relativamente bajo (el quinto más bajo para hombres de entre 55 y 64 años entre 20 países industrializados), y la concentración promedio de colesterol en sangre es la tercera más baja, en hombres de entre 50 y 70 años, entre 13 países industrializados.
Está claro que la falta de tecnología no es un factor que contribuya a la baja ubicación de los EE.UU. en el ránking:

  • Entre 29 países, los Estados Unidos se ubican segundos (después de Japón) en cuanto a disponibilidad de unidades de imagen por resonancia magnética y de tomógrafos computados, por cada millón de personas. (17)

  • Sin embargo, Japón está primero en salud, mientras que los EE.UU. se ubican entre los últimos.

  • Es posible que en Japón, la elevada utilización de tecnología se limite al diagnóstico, y no incluya altas tasas de tratamiento, mientras que en los EE.UU., las altas tasas de tecnología de diagnóstico pueden estar relacionadas a mayores tasas de tratamiento.

  • Dando sustento a esta posibilidad, existen estadísticas que muestran que el número de empleados por cama (al equivalente de tiempo completo) en los Estados Unidos es el más alto entre todos los países del ránking, mientras que en Japón el número es muy bajo, mucho menor que lo que se puede atribuir a la habitual práctica de que los miembros de la familia cuiden a los enfermos, en vez del personal del hospital.
Journal of the American Medical Association, 26 de Julio, 2000; 284(4):483-5



Comentario del Dr. Mercola


Amigos, esto es lo que se llama un artículo histórico.


Se publican pocos así cada año. Una de los motivos principales por el que es tan importante es que está publicado en
el JAMA, que es la revista médica más grande del mundo entero y una de las más respetadas.


Me llamó mucho la atención que
Reuters, la mejor agencia de noticias del mundo, no tomara este artículo.

No tengo idea de por qué lo dejaron pasar.


Le recomiendo que agregue este artículo a su lista de Favoritos, y que le relea varias veces, para poder usar las estadísticas para contrarrestar los argumentos de amigos y parientes que estén muy hechizados por el paradigma médico tradicional.


Estas estadísticas demuestran con mucha claridad que el sistema simplemente no funciona.


Está descompuesto y necesita desesperadamente ser reparado.


Yo solía decir que los medicamentos son la cuarta causa de muerte en este país.


 http://www.imagengratis.org/images/medicomuertef.jpg

TERCERA CAUSA DE MUERTE


Sin embargo, este artículo pone muy en claro que el número que tiene más fuerza es que los médicos son la tercer causa de muerte en este país, matando a alrededor de 250.000 personas cada año.


Las únicas causas más frecuentes de muerte son el cáncer y la enfermedad cardíaca.

Es probable que estos valores sean mucho menores que la realidad, ya que gran parte de la notificación de muerte describe únicamente la causa de la falla del órgano y no tiene en cuenta para nada las causas iatrogénicas.

http://www.imagengratis.org/images/cuidadoamoros.jpg

Japón parece haberse beneficiado al reconocer que la tecnología es maravillosa, pero que si usted diagnostica algo con ella, no significa que debería tratar el problema utilizando el paradigma tradicional.

Sus estadísticas de salud reflejan este aspecto de su filosofía, ya que gran parte de su tratamiento no es ningún tratamiento, sino cuidados amorosos brindados en el hogar.

La respuesta es el cuidado, no el tratamiento.


En raras ocasiones los medicamentos, la cirugía y los hospitales son la respuesta a los problemas de salud crónicos.

La clave es facilitar la capacidad de sanación dada por Dios que todos tenemos.


Es básico mejorar la alimentación, el estilo de vida, y hacer ejercicio.

Para maximizar la salud y reducir la incidencia de las enfermedades, también es importante ocuparse efectivamente de las heridas emocionales y espirituales que están detrás de la mayoría de las enfermedades crónicas.



Información sobre la autora y el artículo

Autora: Departamento de Políticas y Administración de Salud, Escuela de Higiene y Salud Pública John Hopkins, Baltimore, MD.


Para comunicarse con la autora:
Barbara Starfield, MD, MPH, Department of Health Policy and Management, Johns Hopkins School of Hygiene and Public Health, 624 N Broadway, Room 452, Baltimore, MD 21205-1996 (e-mail:
bstarfie@jhsph.edu).

fuente




Referencias
  
                                            


1. Schuster M, McGlynn E, Brook R. How good is the quality of health care in the United States? Milbank Q. 1998;76:517-563.


2. Kohn L, ed, Corrigan J, ed, Donaldson M, ed. To Err Is Human: Building a Safer Health System. Washington, DC: National Academy Press; 1999.


3. Starfield B. Primary Care: Balancing Health Needs, Services, and Technology. New York, NY: Oxford University Press; 1998.


4. World Health Report 2000. Disponible en: http://www.who.int/whr/2000/en/report.htm. Consultado el 28 de Junio de 2000.


5. Kunst A. Cross-national Comparisons of Socioeconomic Differences in Mortality. Rotterdam, the Netherlands: Erasmus University; 1997.


6. Law M, Wald N. Why heart disease mortality is low in France: the time lag explanation. BMJ. 1999;313:1471-1480.


7. Starfield B. Evaluating the State Children’s Health Insurance Program: critical considerations. Annu Rev Public Health. 2000;21:569-585.


8. Leape L.Unecessarsary surgery. Annu Rev Public Health. 1992;13:363-383.


9. Phillips D, Christenfeld N, Glynn L. Increase in US medication-error deaths between 1983 and 1993. Lancet. 1998;351:643-644.


10. Lazarou J, Pomeranz B, Corey P. Incidence of adverse drug reactions in hospitalized patients. JAMA. 1998;279:1200-1205.


11. Weingart SN, Wilson RM, Gibberd RW, Harrison B. Epidemiology and medical error. BMJ. 2000;320:774-777.


12. Wilkinson R. Unhealthy Societies: The Afflictions of Inequality. London, England: Routledge; 1996.


13. Evans R, Roos N. What is right about the Canadian health system? Milbank Q. 1999;77:393-399.


14. Guyer B, Hoyert D, Martin J, Ventura S, MacDorman M, Strobino D. Annual summary of vital statistics1998. Pediatrics.

1999;104:1229-1246.


15. Harrold LR, Field TS, Gurwitz JH. Knowledge, patterns of care, and outcomes of care for generalists and specialists. J Gen Intern Med. 1999;14:499-511.


16. Donahoe MT. Comparing generalist and specialty care: discrepancies, deficiencies, and excesses.

Arch Intern Med. 1998;158:1596-1607.


17. Anderson G, Poullier J-P. Health Spending, Access, and Outcomes: Trends in Industrialized Countries. New York, NY: The Commonwealth Fund; 1999.


18. Mold J, Stein H. The cascade effect in the clinical care of patients. N Engl J Med. 1986;314:512-514.


19. Shi L, Starfield B. Income inequality, primary care, and health indicators. J Fam Pract. 1999;48:275-284.


*
IATROGENIA
                                                              


Iatrogenia
, también llamado acto médico dañoso, es el acto médico debido, del tipo dañoso, que a pesar de haber sido realizado debidamente no ha conseguido la recuperación de la salud del paciente, debido al desarrollo lógico e inevitable de determinada patología terminal.


Al ser un acto médico debido, al igual que el acto médico eficaz,
no genera responsabilidad. Algunos ejemplos son la flebitis post catéter, la infección urinaria leve después de mantener por varios días una sonda vesical, la flebitis de las piernas después de la extirpación de un apéndice gangrenado, etc.


Se deriva de la palabra iatrogénesis que tiene por significado literal ‘provocado por el médico o sanador’ (iatros significa ‘médico’ en griego, y génesis: ‘crear’).