MI BLOG de BS RSS Feed

BUENASIEMBRA

viernes, 23 de diciembre de 2011

ALIMENTACIÓN en LAS CUATRO ESTACIONES

LAS CUATRO ESTACIONES DE LA VIDA Y SU ALIMENTACIÓN


La Primavera



Con sus tres meses de duración, es la estación en la que los seres vivos nacen, crecen y se desarrollan sobre una base antigua; la naturaleza

se va llenando de cosas nuevas y todos los seres vivos se enriquecen gradualmente.

Durante este periodo, el hombre debe acostarse tarde, levantarse

temprano, caminar en los parques, soltarse el pelo y aflojar cualquier cinturón que le sujete la ropa, con lo cual podrá relajar su organismo y favorecer

una concordancia entre la actividad espiritual y la dinámica de la naturaleza.

La energía dada por la primavera no debe lesionarse o destruirse.

Durante esta estación, el espíritu debe estar alegre, de modo que ha de evitarse la depresión; es la época durante la cual no se debe castigar, tal es la forma de llevar a cabo el “método para alimentar la vida” (yang); estar acorde con los cambios de la primavera favorece

el proceso de nacimiento-crecimiento.




Si esto no se efectúa
o si se invierte, se alterará el proceso de depuración del hígado, la potencia de la energía que se trasmitirá al verano será menor y en esta última estación se podrá padecer de enfermedades de naturaleza “fría”.



La primavera y la alimentación




La primavera es la estación verde. Es el momento de la planta.

Tras la lluvia y la nieve del invierno, las semillas comienzan a germinar en las profundidades de la tierra, salen brotes de los árboles y despierta la belleza verde y floreciente de la naturaleza.


En nuestras vidas crece lo nuevo, y las relaciones y el trabajo reciben también estímulo. Durante esta estación, nosotros florecemos tanto como la naturaleza. 



En esta temporada es conveniente consumir alimentos integrales tal y como la naturaleza los hace crecer y los da, con las vitaminas y elementos nutritivos de energía más vital. 


·
Frutas frescas: fresas, fresones, albaricoque, cerezas, frambuesas, nísperos. 

· Verduras frescas: tallos, hojas y vegetales, apio, lechuga y zanahorias. 

· Semillas: sésamo y girasol. 

·
Frutos secos: nueces y almendras. 

· Cereales integrales: arroz integral, mijo, trigo, centeno, avena. 

· Leguminosas: lentejas, garbanzos, frijol mung. 


La limpieza del organismo


Limpiar el organismo significa librarlo del exceso de desechos, esto se consigue descansando de los alimentos por un periodo de tiempo y bebiendo jugos de frutas y verduras y o agua. Este proceso es importante, incluso necesario para la buena salud. 

Cura de primavera con frutas


La fruta tiene cualidades excepcionales para desintoxicar el organismo. Son hidratantes, desinfectantes, diuréticas y facilitan la digestión. 



Las curas de frutas primaverales se pueden llevar a cabo de dos maneras: o bien tomando solo una clase de fruta durante todo el día, y a lo largo de varios días, o bien alternando varias frutas. 



Esta cura se ha de hacer una vez por semana como mínimo y en caso de haber cometido un exceso alimenticio, se ha de practicar al día siguiente del mismo, para limpiar el organismo de los desechos acumulados. La cantidad aconsejada varía según la clase de fruta que se elija y se distribuirá entre tres o cuatro comidas. 



Las curas de frutas más famosas por practicarse desde hace muchos años son: 



Cura de fresas


Se empieza por 300 a 500 gramos diarios, pero puede llegarse a dos kilos si se habitúa el cuerpo. Es muy desintoxicante y con ella desaparecen no sólo urticarias o erupciones cutáneas, sino también resulta muy indicada en los casos de estreñimiento y reumatismo. 



Cura de naranjas


En primavera se suele experimentar un estado de fatiga física y mental. Esta fragilidad obedece a una falta de vitamina C en el organismo. Se pueden tomar tres kilos de naranjas diarios sin que perjudique el organismo.

Es recomendable para los enfermos del hígado y de estreñimiento, así como para estimular el desarrollo óseo de los niños ya que su abundante cantidad de ácido cítrico ayuda a la fijación del calcio en los huesos. 



Cura de limones


Se ha de practicar con moderación y por un periodo de tiempo limitado, ya que un uso prolongado puede producir efectos de desmineralización del organismo por arrastre excesivo del calcio de los huesos.

Es contraproducente en individuos anímicos, desvitalizados y nerviosos –acentúa la irritabilidad-, así como para personas desnutridas. 



Es ideal para los enfermos de gota y artritis, porque el zumo de limón transforma el carbónico de la sangre en carbonatos y actúa como elemento alcalinizado o vasificante sobre las toxinas del metabolismo proteico –el ácido úrico-, que las reduce a elementos más simples con lo que se facilita su eliminación al exterior. 



También pueden practicarse curas de albaricoques, ciruelas, melocotones. 


Cura de primavera con jugos de de plantas frescas 



Las mejores plantas a utilizar como zumo en una cura de primavera son las siguientes:



La ortiga depura la sangre.


El diente de león estimula la actividad biliar.


El llantén menor combate las infecciones.


La alcachofa rebaja el nivel de colesterina y depura el hígado.


El ajo rebaja el nivel de colesterina y previene los procesos escleróticos.

El abedul elimina las acumulaciones 


La borraja tonifica el sistema nervioso. 


El berro depura la piel. 



Se toma media cucharadita de dos a cuatro veces al día. Se pueden tomar varias de estas hierbas –para probar cual es la que produce los mejores efectos- o limitarse a aquellas que responden a las dolencias personales.

Conviene mezclar el zumo de plantas frescas con zumo de verdura o de fruta: de zanahoria, remolacha, col fermentada, manzana, pera. 



Las hierbas de primavera


Algunas plantas, por sus propiedades tónicas y estimulantes, representan una ayuda muy eficaz en los meses de primavera ya que aportan vitalidad y energía. 



La uña de gato, una planta especial en primavera


Diversos estudios científicos han confirmado su actividad antiinflamatoria, antioxidante e inmunoestimulante. 



Los alcaloides puros y otros extractos obtenidos de ella, incrementan la fagocitosis y estimulan la producción de linfocitos en organismos debilitados. 



Se recomienda a personas que tengan las defensas mermadas o sean proclives a padecer infecciones recurrentes, así como en ataques alérgicos o asmáticos de primavera. 



Sus propiedades antioxidantes ayudan a reducir la incidencia de algunos procesos inflamatorios que se pueden ver agravados por el estrés o los radicales libres. 



Se toma en decocción combinada con Harpagofito, para fortalecer su acción inflamatoria en caso de dolores articulares. 



Té verde, las hojas del té (Camellia sinensis) contiene bases xánticas que son agentes psicoactivos, como la cafeína, la teofilina y la xantina, que explican su poder estimulante sobre el sistema nervioso central.

La cafeína reduce la fatiga tanto física como psíquica, mantiene la mente despierta y favorece la capacidad de respuesta y de concentración. 



Destaca su contenido en vitaminas como la A, B, C, minerales como hierro, cinc y fósforo, antioxidantes y polifenoles. 



Protege al organismo de la oxidación y de los radicales libres, y evita la formación de coágulos en la sangre. 



Actúa como estimulante pero en forma más moderada que el café. Una taza al día permite combatir los estados de astenia y la pereza mental. 



Es además un buen diurético y depurativo, regula los niveles de colesterol y contribuye a eliminar los excedentes de grasas se utiliza para reducción de peso). 



Indicado contra la retención de líquidos y para aliviar la diarrea. 


Se toma en infusión con hojas de menta. 



Las flores maravillas de la primavera


Sin duda alguna la temporada primaveral nos brinda un estado de deleite al contemplar jardines, huertos y bosques. 



Podríamos decir que es un banquete para los sentidos ya que los colores, formas, diseños, texturas y fragancias nos deleitan. Y ahora también deleitaremos nuestro paladar con sus magníficos sabores. 



Rosas: es conveniente probar las pétalos antes de agregarlos a las ensaladas (ya que a veces amargan) también se pueden agregar pétalos de rosas a los aderezos y pastas. Realzan el sabor de los helados y las bebidas. 



Los azahares del limonero, del naranjo y la flor de la menta excelentes en bebidas, ensaladas y postres. 



Flor de borraja: se consumen en ensaladas, se pueden agregar a la fruta. 



De la misma manera podremos utilizar flores de: pensamiento, azucena, yuca, caléndula, capuchinas, claveles, lilas, crisantemos, primaveras, romero, tulipanes, y violetas. 



El té verde, la hierba anti kilos
 


Los expertos han confirmado que el té verde estimula la pérdida de peso actuando sobre el sistema endocrino, que controla la actividad metabólica. 



La hierba antikilos actúa en cinco frentes: 



1. Contiene unos antioxidantes, llamados polifenoles, capaces de aumentar la producción de noradrenalina, hormona que activa el metabolismo. 



2. Aporta una inmediata una inmediata sensación de saciedad, con lo que es un compañero muy recomendable si seguimos una dieta de adelgazamiento. 



3. Favorece la termogénesis, elevando la cantidad de calor producida por el cuerpo, lo que hace que aumente el consumo de calorías en la digestión. 



4. Es diurético, ya que favorece el aporte sanguíneo sobre el riñón. Los ingredientes del té incrementan los procesos metabólicos del riñón y del hígado, favoreciendo la eliminación de los agentes perniciosos. 



5. Reduce la grasa corporal, al disminuir la formación de células grasas. 



6 Previene el cáncer. La epigalocatequina galato, la catequina más abundante del té verde, resulta muy eficaz para combatir los tumores cancerosos y, además, refuerza la acción de otros antioxidantes.

Conviene saber que actúa tanto en la etapa de inicio como en la de activación del cáncer y que reduce la toxicidad de algunos agentes cancerígenos. 



7 Protege de las enfermedades cardiovasculares. Gracias a la vitamina PP, tiene efectos tonificantes para las venas y es vaso-protector. 



8 Reduce el colesterol. Disminuye las tasas de colesterol total y aumenta su excreción a través de las heces. Además, reduce su fracción LDL y aumenta la fracción HDL. 



9 Ahuyenta la gripe y los catarros. Es un estupendo inmuno-estimulante. 



10 Impide la formación de coágulos. Una tacita de té puede tener el mismo efecto que una aspirina, pero sin sus efectos secundarios, ya que su catequina galato, puede impedir la formación de coágulos y hasta disolverlos si se han formado. 



11 Reduce la presión sanguínea. Las catequizas disminuyen la tensión arterial hasta índices normales. 




12 Rejuvenece por dentro…y por fuera. Su alto contenido en antioxidantes, enemigos de los radicales libres, hacen de las hojas del té verde un auténtico elixir de juventud, tanto para el cerebro (se retrasa su oxidación, previniendo el Alzheimer o el Parkinsón) como para la piel (sus catequinas y vitaminas C y
E interrumpen la degeneración celular que causa la aparición de arrugas).





El Verano






Es la estación en la que todos los seres vivos se encuentran en su máximo esplendor. Como la energía del cielo y de la tierra están en continuo intercambio, la mayoría de las plantas abre sus flores.

En esta época, el hombre

debe acostarse tarde, levantarse temprano, no molestarse con los días largos del verano, ni enojarse, con lo cual facilitará que la actividad espiritual se abra, al igual que la de las flores.



De esta manera que la circulación de la energía(qi) se llevará a cabo adecuadamente en la región subcutánea.

Esta es la forma de hallarse en concordancia con el proceso de desarrollo florecimiento del verano; si éste se invierte, se alterará la energía del corazón, de modo que se debilitará la energía que se trasmitirá al otoño, y al llegar a este periodo el hombre podrá enfermar fácilmente de temperaturas altas.

EL VERANO Y LA ALIMENTACIÓN 


Tras el invierno y la primavera que preparan la tierra, la brillante luz del sol del verano permite florecer a la naturaleza.

Vemos cómo crecen las plantas en nuestro jardín y maduran a partir de las semillas que plantamos antes, si seguimos poniendo energía en él como sol, agua, cuidado y amor crecerá y todo prosperará. 


La imagen del jardín se aplica a cualquier proyecto que empecemos. (Hijos, relaciones y trabajo, si dejamos de nutrirlos pueden marchitarse y perecer). 



En el verano suele hacer más calor y estamos más activos. 


Necesitamos una dieta que nos mantenga frescos y ligeros y no es casualidad que la naturaleza nos proporcione en esta época tan atractivas frutas y verduras. 



Una dieta que incluya frutas y verduras frescas resulta ideal, ayudándonos a sentirnos más ligeros y a mantener la energía. 



Consumir alimentos húmedos y refrescantes (frutas, verduras), además de alimentos que son más concentrados y caloríferos, sobre todo los proteínicos (frutos secos, semillas y legumbres, grasas (aceites vegetales, productos lácteos y huevos), carbohidratos complejos (cereales integrales). 



El verano no es el momento de sobrecargar su hígado, el principal desintoxicador del cuerpo, por lo que hay que evitar los alimentos fritos o desvitalizados (químicos y procesados y con todo tipo de drogas especialmente el alcohol y la cafeína. 



Nivelador de hígado 


1-2 limones 

1 cucharada de aceite de oliva de primera presión en frío 

2 dientes de ajo 

125 gr. de agua de manantial caliente 



Exprimir los limones y añadir el resto de los ingredientes al jugo. Mezclar 30 segundos y beber. 



Es un gran tónico limpiador del hígado. Tras ingerir la mezcla relájese o haga un poco de ejercicio; a continuación beba una taza caliente de té de semillas, como hinojo, anís o fenogreco, hirviendo a fuego lento durante 15 minutos en un cazo de cerámica, cristal o acero inoxidable. Déjelo reposar otros 15 minutos y bébalo. 



Este té ayuda a la acción de la otra bebida y actúa también como relajante y carminativo (alivia el gas) en el sistema digestivo. Media hora más tarde puede comer un desayuno ligero. 

Desayunos 


Para una persona, mezclar en la licuadora dos cucharadas de yogur; pera o manzana, 125 gr. de agua o jugo de naranja o manzana; una o dos cucharadas de una buena levadura de cerveza (de alto contenido vitamina B); una cucharada de aceite de oliva, y una cucharada de melaza “blackstrap” (de alto contenido en hierro y vitaminas); mézclese todo y bébalo. 



Un desayuno de más poder calórico, especialmente para una mañana fría o para un día de trabajo duro, podría consistir en jugo de naranja recién exprimido, 15 minutos después, un tazón de cereales secos naturales, como granola, o cocidos, como avena, trigo o multicereal con uvas pasas, semillas de girasol o frutos secos, añadiendo un poco de leche (sin quitar nada), o un poco de leche de almendra o coco, con una tostada, una taza de té, obtendrá una buena nutrición para empezar el día. 



Té de hierbas y una o dos rebanadas de pan integral untadas en mantequilla de frutos secos y con dátiles o rodajas de plátano. 

Las frutas y el verano
Melón 

Desde el punto de vista de sus propiedades nutritivas, la principal característica es el contenido, casi en 90 por 100, de agua fisiológica, que hace sea muy alcalinizante, esto es, que neutraliza el exceso de acidez plasmática producido por las carnes y embutidos, así como las bebidas alcohólicas en general. 



Es laxante en casos de estreñimiento, y es sobre todo, un gran eliminador de toxinas renales: es un gran diurético. Es desalterante, pues calma la sed y estimula el apetito, por su pulpa dulce o blanca, de penetrante olor, embriagador, sutil y encantador.

La gente dice que es indigesto debido que lo comen con jamón, embutidos y sobre todo como postre, lo cual es una verdadera catástrofe dietética.
Si se tiene la precaución de tomarlo solo, es perfectamente digestible. 

Sandía

Su riqueza en agua y pobreza en principios nutritivos, hacen de ella un potente diurético.
Sus células epidérmicas se hallan protegidas por un estrato cuticular de tipo ceroso, que difícilmente pueden penetrar los rayos del sol, por lo que se da durante los calores más tórridos del verano. 

Su piel, lisa y lúcida, rechaza sistemáticamente los rayos luminosos y conserva su frescor. 

Melocotón

Se digiere muy bien. Sus propiedades medicinales afectan, sobre todo, al sistema digestivo: es energético, estomáquico (se administra en caso de dispepsias); es ligeramente purgante y, sobre todo, vermífugo, pues sirve para expulsar los “oxiuros” (lombrices), para ello se prepara un cataplasma de hojas, flores y almendras (después de romper los huesos del melocotón) bien triturados, que se coloca en el vientre.

En las litiasis urinarias o renales se aconsejan uno o dos vasos de jugo de melocotón en ayunas, durante por lo menos un mes.
En cosmética, se emplea para suavizar el cutis, una trituración de melocotón fresco a aplicar durante toda la noche. 

Ciruela dulce 

Las almendras del hueso tienen propiedades vermífugas y antiparasitarias y poseen un gusto muy amargo. Las hojas son vermífugas, diuréticas, laxantes y febrífugas.

Los frutos poseen un valor energético de primer orden, ideal para obreros como herrero, albañil etc.; también para deportistas, alpinistas, corredores de fondo, etc. Su compota es le mejor remedio para el estreñimiento crónico. 



Receta: diez ciruelas maceradas en agua doce horas; a continuación diez minutos de cocción (sin azúcar) y durante la cocción añadir el zumo de un limón y una corteza de su piel; comer y tomar el caldo de estas ciruelas junto con dos manzanas crudas.
Son muy ricas en vitamina A y en hierro, por lo cual son muy reconstituyentes. Contiene ácido tartárico, ácido cítrico y ácido oxálico, por lo que se usa para regímenes dirigidos a curar el artritismo y reumatismo. 

Uvas 

La uva es rejuvenecedora, muy apta para los deportistas. Muy aconsejable en las enfermedades del hígado, así como en las enfermedades del bazo y las anemias, que están en relación con el mismo. Muy aconsejable a las mujeres embarazadas y durante la gestación.

Muy indicado como diurético en todo tipo de enfermedades artríticas: reumatismos agudos y crónicos, gota ciática, litiasis biliar y renal, cistitis, uretritis, etc., sobre todo si están complicadas con nefritis y urea. Nada mejor que una cura de uvas. 



En los casos de fiebres agudas, y sobre todo en las fiebres de tipo exantemático, como viruela, varicela, escarlatina, sarampión, tos ferina, la mejor cura consiste en una buena cura de uvas, alternada con zumo de 10 a 15 limones por día y varios baños calientes en una bañera durante por lo menos treinta a cuarenta minutos.
La fiebre desaparecerá en dos o tres días definitivamente, el exantema le seguirá en su desaparición y la recuperación será lenta, pero total y definitiva.


Las dermatosis crónicas, eccemas y psoriasis necesitan muchos meses para la recuperación final, pero está se consigue. Finalmente, diremos que la pulpa y jugo de uva fresca y natural contiene potentes energías radiactivas, y es uno de los mejores elementos antitumorales. 

Las hierbas y el verano 

Té solar o lunar 



Poner hierbas frescas en una jarra de cristal al sol / luna durante un día /noche; a continuación beber o refrigerar. 


Las flores o hierbas de hojas aromáticas funcionan mejor, ejemplos: 




Cualquier hierba verde 

Hoja de menta 

Flores de hibisco 

Hierba limonera 

Flores de trébol rojo 

Flores de manzanilla 

Romero 

Piel de naranja o limón. 



El pimentón (capsicum annum) es uno de los auténticos estimulantes naturales, y medicinalmente se considera tónico, alterador, picante, estimulante y sialogogo. Suministra energía rápidamente, y aunque actúa como agente calorífico, no es irritante.


Se aplica a heridas y llagas y se ha utilizado para irritaciones o úlceras de estómago o colon. El pimentón se ha aplicado también como linimento o emplasto para el reumatismo, inflamación de las articulaciones y problemas de encías. 



El pimentón es en realidad el fruto o la vaina de la planta.
Su contenido en vitaminas C es muy alto. Ello, junto con sus efectos estimulantes y calentadores, la convierte en una buena hierba para catarros, gripes, gargantas ulceradas, para una circulación débil y para pies fríos o húmedos.


El pimentón es también un estimulante del corazón, y actúa como limpiador de la sangre, es decir ayuda a eliminar las impurezas de la sangre incrementando el flujo de orina o sudor. Se ha utilizado también pata tratar los problemas de riñones, bazo y páncreas. 


Como estimulante, el pimentón puede tomarse en forma de cápsula, de dos a tres dos veces al día. O media cucharadita en un vaso de agua. Por sus efectos tónicos, dos cápsulas tomadas dos veces al día durante 30-60 días fortalecerán su circulación y limpiaran su sangre. La que mejor se puede utilizar es el “pimentón africano” rojo brillante, en lugar de las variedades más anaranjadas. 



La raíz de jengibre
(Zingiber officinale) es otra hierba común, actúa como estimulante, picante, carminativo, caliente. Trabaja más lentamente que el pimentón, pero es muy bueno para la circulación, y estas dos hierbas ayudan a incrementar el elemento fuego del cuerpo.
La raíz de jengibre se ha utilizado también para la menstruación suprimida, catarros, gargantas ulceradas, diarrea, indigestión y nauseas.
Añadir de 6 a 8 rodajas delgadas de raíz de jengibre a dos tazas de agua hirviendo y hervir a fuego lento durante 15-20 minutos. Beber una o dos tazas al día durante un mes y observar los efectos que ejercen sobre la circulación y el calor corporal. 



Las verduras calientes, como la mostaza, berros, coliflor o berza, estimularán también el fuego; mientras que el ajo es bueno para fortalecer y limpiar la sangre. 



Para el fortalecimiento de la sangre y a su vez, ayuda al corazón: combinar partes iguales de ortiga, Rhodymenia palmata (alga marina), cebollinos, berros. 



Estos y otros limpiadores de la sangre son buenos para los problemas cutáneos crónicos y algunos agudos, como las llagas por estafilococos (impétigo y diviesos), que parecen relacionados con la sangre impura.

La sangre impura es un concepto naturopático, considerándose así cuando tiene en ella substancias que usualmente no están presentes, como elementos químicos, microorganismos u otras impurezas. Tales substancias deben eliminarse por las rutas principales de la sangre o secundariamente, por medio de la piel. 



Otoño




Los tres meses del otoño constituyen la época de concentración. Se trata de un periodo de cielo claro y de aire puro, que llega a ser violento.

El hombre debe dormir y levantarse temprano, según el ritmo de las gallinas. La actividad del hombre.
Por ello el hombre sagrado no efectúa el tratamiento cuando la enfermedad ya está formada, sino que la previene; no trata el desorden, sino que lo evita.

Tratar a un paciente cuando ya está enfermo es como remediar un desorden en un país cuando ya está creado.

Las dos cosas son como cavar un pozo cuando se tiene sed, o fabricar armas cuando se está en plena batalla.

¿No es demasiado tarde? espiritual debe ser apacible e impedir que la energía patógena del otoño invada el organismo, lo cual es favorable para que la energía de concentración esté en concordancia con el proceso observado en la naturaleza; así, se impedirá que los agentes patógenos alteren el proceso de purificación del pulmón.




Tal es la forma de llevar a cabo el “método para alimentar la

vida” en el otoño, protegiendo la energía

durante los tres meses.

Si se invierte este proceso, se alterará la energía que

se trasmitirá al invierno y se podrán contraer enfermedades, como diarrea.


Entonces, la energía de la concentración para el invierno será escasa. esta energía es sumamente importante ya que es la que alimenta al cerebro, y es la creadora de vida al esperma, ovulo, feto, desarrollo de caracteres heredados, fortalece los huesos, y es la que nos va dar la vitalidad en todo nuestro ciclo de vida, depositada en los riñones, principalmente en el riñón derecho.












El otoño y la alimentación 


La belleza del otoño es espectacular, los bellos colores que podemos apreciar en los bosques y jardines, (después de los esplendorosos verdes del verano) pasan en tonalidades cambiantes del dorado al rojo, naranja, amarillo).


Es el momento de liberarse de los proyectos terminados y abrirse a la sabiduría interior, que podrá experimentar por medio de la meditación, por su poder de calmar y clarificar la mente. 



La mente tiene muchas dimensiones, como la capacidad de expandir la atención, y de centrar, limitar, contener e incluso cerrar esa atención. 

La mente es el transmisor y el receptor del cuerpo. 


Lo que le sucede a la mente afecta emocional y físicamente. 


La antigua sabiduría nos dice “como es arriba es abajo” es así que lo que se experimenta en la cabeza influye en el cuerpo físico y viceversa pues el estado corporal también afecta el estado de la mente. 



La entrada del otoño propicia algunos trastornos estacionales como la astenia, resfriados, estómago irritado y otras dolencias, lo que no es más que un reclamo de nuestro cuerpo para que estemos atentos a nuestra salud. 


La alimentación del otoño se deberá centrar en depurar, nutrir y tonificar, con el objetivo de recuperar el equilibrio interno del organismo.


La primavera y el otoño son, de las cuatro estaciones, las más adecuadas para hacer una limpieza del organismo o cura depurativa, ya que es cuando se dan los cambios climáticos más fuertes, cambios drásticos en la naturaleza, que afectan a nivel ambiental y al ritmo vital. 



La dieta de otoño


Durante el otoño es conveniente introducir algunos cambios en nuestra alimentación, algunos pasos importantes a seguir serán: 


 Aumentar el consumo de alimentos antioxidantes y fortalecedores del sistema inmunitario, con el fin de mantener una buena resistencia a las enfermedades provocadas por el ambiente que es más frío, además de que se preparara al organismo para el invierno.

 Un alto consumo de alimentos de temporada es lo que nos aportara además de variados sabores una buena cantidad de las vitaminas y minerales adecuadas. 

El otoño es la estación en que recogemos los productos de la naturaleza antes del descanso del invierno. En esta estación abundan las frutas, verduras, frutos secos y cereales. 



FRUTAS DEL OTOÑO
 



Las uvas

Una de las cualidades más importantes de las uvas es su altísimo contenido de antioxidantes, los cuales están presentes sobre todo en la piel y en alto grado si se trata de uvas negras. 


Además de ser altamente depurativas ya que expulsan eficientemente las toxinas metabólicas del organismo, favorecen el buen funcionamiento del hígado, ayudando a recuperar el tono vital. 


Una cura de uvas favorece el descanso de órganos internos, pero una de sus cualidades más importantes es que ayudan a recuperar la salud cutánea, resentida en otoño precisamente por la exposición al sol que hacemos en verano 



Mandarina

Este delicioso cítrico reporta, además, grandes beneficios para la salud. Entre otras virtudes ayuda a mantener las defensas del organismo y a controlar el colesterol –gracias a la pectina-.
Actúa también como un antiinflamatorio- por la acción de los flavonoides- y ayuda a reducir algunos tipos de cáncer. 


Contiene: vitamina C( 32 mg/100g), vitamina A, B1 y B2,aunque tenga menos vitamina C, la mandarina supera a la naranja en vitamina A: puede contener dos o tres veces más, según la variedad. También aporta cantidades muy interesantes de minerales, sobre todo de fósforo, magnesio, hierro y potasio. 



Membrillo

Son muy ricos en pectina y en sales minerales, especialmente en potasio. Aunque aportan muy pocas calorías (sólo 27 por 100g), debe tenerse en cuenta que tanto al horno como en puré hay que añadirles azúcar. El membrillo no conviene a las personas con estreñimiento, dado su gran poder astringente. 



Granada

La granada es una bella fruta repleta de semillas de color rubí, en las que se encuentran los nutrientes de manera concentrada. Contiene cantidades apreciables de vitaminas C y B2, por lo que es un buen remedio para combatir la sequedad de las mucosas, el agrietamiento de la piel, las inflamaciones de la boca y de los riñones. Destaca por sus efectos depurativos y diuréticos.

Es también un excelente tónico cardíaco y un remedio para las enfermedades circulatorias y del asma. Contiene una cantidad importante de manganeso, un oligoelemento antioxidante importante para el sistema nervioso y para las hormonas sexuales. 



Frutos secos

Los frutos secos son un excelente alimento para esta estación, por su gran contenido energético: el sésamo nos provee de calcio, el pistache de hierro, la avellana de vitamina E, la nuez de ácidos grasos omega 3 y 6 y la almendra proteínas. 



Almendras

Además de su delicioso sabor, las almendras tienen un importante poder antioxidante y contribuyen a disminuir los niveles de colesterol. Aunque consumirlas crudas es un regalo para el paladar y para la salud (de este modo no se desvirtúan sus ácidos grasos esenciales), también pueden comerse tostadas. Si se dejan en remojo, las almendras recobran parte de su jugosa textura inicial. 



VEGETALES DE OTOÑO 



Perejil

El perejil posee una acción diurética, digestiva, remineralizante y protectora de los vasos sanguíneos. Hay que distinguir dos variedades: la lisa y la rizada. El perejil de hoja lisa es más sabroso y el de hoja rizada se utiliza normalmente como guarnición. El sabor más intenso del perejil se encuentra en el tallo, no en la hoja. 



Alcachofa

Es una gran ayuda para el hígado, ya que su consumo incrementa la secreción Biliar y la irrigación sanguínea del hígado, lo que ayuda a digerir mejor. Es un buen diurético y disminuye la tasa de colesterol. Su riqueza en fósforo ayuda a remineralizar los huesos y sus azúcares son recomendables para los diabéticos. 



Poro

Uno de los mejores remineralizantes, pariente del ajo y la cebolla, pero más digestivo. Tiene un efecto curativo y protector de las vías respiratorias, disipa las mucosidades y previene los enfriamientos. 



Ajo

Una de sus principales virtudes es la de ser bactericida, siendo por ello uno de los alimentos más efectivos para prevenir y combatir resfriados, enfriamientos y gripes y gripes.


Es un estimulador del apetito, protector de pulmones y bronquios, regulador del intestino tanto en diarreas como en estreñimiento, actúa como desinflamatorio intestinal, antiparasitario, combate la arteriosclerosis y reduce el colesterol malo en la sangre. 



LAS HIERBAS DE OTOÑO

En el otoño los pulmones y el intestino grueso son las dos zonas del cuerpo que deben permanecer limpias para su función apropiada, ya que a menudo se producen dificultades cuando están congestionadas (contaminación, tabaco, excesos dietéticos). 



Los problemas de estos órganos pueden aliviarse eliminando primero los agentes nocivos y limpiando después el cuerpo. 


Las hierbas expectorantes y pulmonares son las adecuadas en esta estación, 

Raíz de regaliz, corteza de cerezo, gordolobo, yerba santa, marrubio, la hoja de tusílago actúa también como tónico pulmonar. 


Un gran estimulante es el jengibre, nos proporciona calor corporal y aclara los pulmones. 


Dos raíces comunes y muy efectivas para los pulmones y la piel son: 



Consuelda
, conocida tanto como por su raíz como por su hojas, como una de las grandes plantas curativas, de alto contenido en proteínas vitaminas y minerales, expectorante, nutriente que ayuda al crecimiento celular.

La raíz tomada como te es también un tónico de los revestimientos intestinales, las membranas mucosas y los pulmones 



Bardana, tónica diurética y alterativa utilizada para dolencias pulmonares, problemas de piel como eccemas y acné. 


Algunas de las hierbas que tonifican el intestino grueso: cáscara sagrada, raíz de regaliz, pimentón, raíz de jengibre, hoja de lobelia, hoja de frambuesa y raíz de ruibarbo.






EL INVIERNO Y LA ALIMENTACIÓN 



Durante cada estación la sabia naturaleza nos da los alimentos adecuados y apropiados, ya sea para recuperación de energía, ya sea para depurar.

En temporada de invierno es necesario hacer un ajuste a nuestra dieta ya que los días son más cortos y el clima más frío por lo que necesitamos una dieta que produzca más calor.

Los carbohidratos y las proteínas nos darán las calorías necesarias, pero podría incrementarse el peso por lo que se deberá hacer una actividad moderada que ayude a mantenerse en forma, esperando el arribo de la temporada de primavera la cual es especial para la desintoxicación.


Las frutas de temporada son pocas, pero gracias a nuestro clima contamos con una buena a cantidad de frutas CÍTRICAS. 



La dieta de invierno deberá incluir una buena cantidad de vegetales diariamente en sus diferentes formas de preparación, crudos, cocidos, al vapor o al horno.

Los alimentos salteados o a la parrilla van mejor en esta temporada ya que es recomendable la ingestión de grasas (de preferencia no saturadas), por la cantidad de calorías que nos brindan.

Los guisos y las sopas de verduras, especialmente en un día húmedo son especialmente nutritivos, calóricos y fáciles de digerir. 



En el invierno las energías de la naturaleza están reservadas, guardadas en sus partes más profundas, por lo que son especialmente adecuadas para la dieta de invierno las raíces: 


Zanahorias 

Nabos 

Cebollas, 

Papas 

Ajo 

Raíz de jengibre 

Pimentón 


La raíz de jengibre y el pimentón aparte de darnos sabor nos darán calor. 



Los cereales integrales son una excelente base de la dieta invernal, ya que son carbohidratos complejos y un buen combustible para el cuerpo además de adecuados para los intestinos y la eliminación. 




El mijo proporciona calor al cuerpo y es menos feculoso que otros cereales. 



Se tendrá una ingestión proteica completa si consumimos cereales como arroz integral, trigo, cebada o avena, alternándolos con leguminosas como judías mung, judías negras o lentejas. 



Las proteínas completas contienen todos los aminoácidos que el cuerpo no produce. 



Los frutos secos y las lechadas, son también adecuados. 



Las algas como el kelp, ESPIRULINA,  dulce y nori, son ricas en proteínas, vitaminas y minerales, estimulan la piel cabello y uñas, nutren el sistema endocrino. 





LAS HIERBAS DE INVIERNO 



Gran parte de la energía de las plantas está en las raíces, sobre todo en el invierno. 


Muchas raíces de hierbas son limpiadoras del cuerpo y la sangre y fortalecedoras de sistemas específicos. 



La raíz de bardana es buena para los pulmones, la sangre y la piel, la raíz de consuelda ayuda a los pulmones y los revestimientos mucosos, produciendo un efecto tónico especialmente en las paredes intestinales incrementando el potencial de asimilación de los elementos nutritivos, proceso de singular importancia para el bienestar. 



No somos necesariamente lo que comemos; es más preciso decir que somos lo que asimilamos. 



Raíz de malvavisco, resulta particularmente útil para las irritaciones o inflamaciones de riñón y de vejiga, actúa como diurético, incrementando el flujo de orina y como demulcente-emoliente, lo que significa que alivia y suaviza los tejidos corporales, para la inflamación de las membranas mucosas, especialmente de la vejiga y de las zonas vaginales y recto así como para los intestinos inflamados, pulmones y bronquios. 



La raíz de jengibre es un buen calorífero, ayuda a la circulación y eleva el sistema inmunológico, es un tónico estimulante del estómago, incrementa la secreción gástrica y ayuda a la digestión, alivia los gases intestinales, es también un remedio para la diarrea, se utiliza comúnmente para los catarros y la bronquitis. 



Otras hierbas para el riñón son las bayas de enebro, las semillas de lino y las hojas de ortiga. 



El enebro es carminativo y diurético, además es útil para las enfermedades vaginales y venéreas, se utilizan cuando la resistencia es muy baja. 



La linaza es útil para la inflamación de mucosas, limpia los riñones y vejiga. 



La ortiga, es diurética, tónica y astringente y se considera excelente para los problemas renales, dolores de espalda y problemas uterinos.

Como té es un reconstituyente de la fuerza y la energía, las hojas comidas actúan como purificador de la sangre.





En la mujer, a los siete años, la energía del riñón comienza a crecer, se

mudan los dientes de “leche” y los nuevos dientes se fortalecen, al tiempo

que el pelo también se fortalece.




A los dos sietes (14 años) se inicia  la producción de hormonas, óvulos,se vigoriza el útero  con lo cual se inicia la menstruación  y con ello la capacidad reproductiva de la mujer. 



A los tres sietes (21 años), la energía del riñón se encuentra plena y armónica, aparece el cuarto molar. 



A los cuatro sietes (28 años), los tendones y huesos son fuertes, el pelo crece hasta su máximo grado


‘Se refiere a la energía reproductiva que podria corresponder al óvulo o al espermatozoide en la mujer o en el hombre, respectivamente.se deriva de los caracteres, proporcionada par la naturaleza, en este momento se tendrá la capacidad para establecer la unión entre el hombre yang y la mujer yin, generadora de todas las cosas, y de un nuevo ser.



 A los cinco sietes (35 años), la energía comienza a debilitarse, la piel de la cara se

torna seca, sin lustre, el pelo comienza a perder fortaleza y empieza a caerse. 



A los seis sietes (42 años), la energía se  debilita en la región superior del organismo, de modo que la cara pierde por completo su lustre y el pelo se vuelve blanco. 



O a los siete sietes (49 años), la energía se hace deficiente, desaparece la menstruación y el

cuerpo se hace más débil.



HOMBRE






En el hombre, a los ocho años, la energía del riñón comienza a crecer, el pelo se hace más abundante y fuerte y las encías se endurecen.



A los dos ochos (16 años), la energía del riñón es abundante, aparece ya se produce semen y es posible establecer el equilibrio entre yin y yang,‘ por lo cual aparece la capacidad reproductiva.



A los tres ochos (24 anos), los tendones y los huesos,  se fortalecen más y surge el tercer molar. 



A los cuatro ochos (32 años), los huesos se hacen más prominentes y los músculos  se encuentran en su máximo desarrollo.



A los cinco ochos (40 anos), la energía del riñón comienza a debilitarse, el pelo empieza a caerse y las encías pierden su lustre. 



A los seis ochos (48 años), la energía de los canales yang comienza a volverse deficiente en la región superior del cuerpo, por lo que la cara pierde su lustre y el pelo de la patilla se torna blanco. 



A los siete ochos (56 años), la energía del hígado se vuelve deficiente y los tendones se toman flácidos.



A los ocho ochos (64 años), hay un desgaste , la capacidad de almacenamiento del riñón se debilita, el organismo se hace débil, el pelo y los dientes se caen y el organismo revela cansancio.




“El riñón controla el agua y la energía “esencial” (Jing qi) de todos los órganos y vísceras y actúa como su almacén, de manera que favorece la producción de la energía vital (zheng qi).

Al disminuir la capacidad de almacenamiento del riñón, aparecen datos de exceso en los otros cuatro órganos,

y el riñón comienza a perder su energía “esencial” (Jing qi).


Todo ello condiciona el debilitamiento de los cinco órganos, hay lasitud en los tendones, músculos y huesos, pérdida de la capacidad reproductiva , encanecimiento del pelo, cuerpo pesado, deambulan mediante pasos cortos y encorvamiento; además, no es posible procrear hijos.



-Algunos hombres sobrepasan la vida del hombre normal, su energía circula

normalmente en los canales y la energía “esencial” del riñón

se conserva fuerte.

Ahora bien, aunque hay hombres que aún ancianos

siguen teniendo capacidad reproductiva, el hombre normal no puede sobrepasar

los 64 años y la mujer los 49.



-El hombre que domina el “método para alimentar la vida” (Yang sheng zhi dao) puede llegar a vivir hasta los 100 años y mantener su

capacidad reproductiva?



-Aquellos que dominan el “método para alimentar la vida” (Yang sheng zhi dao)

pueden prevenir el envejecimiento; aunque tengan una

edad avanzada, su cuerpo sigue siendo fuerte. Por eso, aún conservan su

actividad reproductiva.
fuente












2 comentarios:

Akozak dijo...

SAGRADOS AMIGOS, LES Felicito Por su Aporte y DESEO , QUE TENGAN ALEGRÍA Y MUCHO AMOR QUE LA PAZ SEA CON UDS.... Muchas gracias <3

Akozak dijo...

sat nam!.. tlazocamati ! In lak'ech :)