MI BLOG de BS RSS Feed

BUENASIEMBRA

martes, 14 de mayo de 2013

Pan de Zanahoria, Quinoa y Nuez.

Pan de Zanahoria, Quinoa y Nuez

Este pan es maravilloso, porque no sólo es muy nutritivo y sabroso, sino que además es…
- libre de gluten! (las personas con intolerancia al gluten o enfermedad celiaca lo pueden consmir)
- reducido en carga glicémica!
- 100% natural!
- rico en fibra!
- amigable con el medioambiente!
- y su preparación es muy sencilla!

Ingredientes (para dos porciones):
2 tazas de zanahorias
1 taza de nueces
1 taza de quinoa blanca grande
2 cdas. de chía
1 pizca de sal de mar
1/2 cdta. de cebolla deshidratada (opcional)

Preparación
1. Lavar la quinoa y la dejarla remojando en agua durante 3 horas o hasta que se hidrate (aumenta de tamaño). Una vez hidratada, descartar el agua del remojo y dejar en un colador o malla durante otras 3 horas. Recuerden que, antes de preparar la quinoa, es necesario lavarla para eliminar la saponina, que es amarga. Y luego, para molerla, es necesario dejarla secar un poco. A este proceso lo llamamos germinación. Requiere un poco de paciencia, pero vale la pena, porque de esta forma, la quinoa puede ser consumida sin necesidad de cocción, aprovechando al máximo su riquísimo aporte nutricional. Otra opción es cocinar la quínoa después de hidratarla, durante unos 15 minutos aproximadamente.

2. Una vez que tenemos la quinoa germinada y seca a tacto, la quínoa se muele en una procesa de alimentos o molinillo de granos. Procesar hasta que quede bien molida. Dado que está húmeda por dentro, puede que cueste procesarla. Si la quínoa está cocida, no será necesario molerla.

3. Procesar la chía y las nueces. Cuidado de no procesar demasiado las nueces. Es agradable sentir trocitos de nuez en el pan.

4. Rallar la zanahoria hilo o con el rallador más finito. Verter en un recipiente profundo.  Sugerencia: filtrar el exceso del jugo de la zanahoria con un colador o filtro de paño y reservar el jugo en un recipiente, para que si luego la mezcla queda seca, simplemente se le agrega más jugo.

5. Incorporar la harina de chía y nueces, la quinoa germinada o cocida y el resto de los ingredientes, y mezclar bien con las manos. La chía absorberá la mayor parte del jugo de la zanahoria. Si la masa estuviera demasiado húmeda aún, agregar más chía.

6. Esparcir la mezcla sobre una superficie antiadherente (lámica siliconada) o sobre una lámina de alga nori,  hasta que quede una lámina delgada, que no supere los 4 mm de grosor.

7. Deshidratar el pan a la temperatura mínima, entre 42 y 50 grados centígrados. Para deshidratar pueden hacerle en una deshidratadora, horno eléctrico, deshidratadora solar o al sol. El tiempo mínimo de deshidratación es de dos horas, para servir inmediatamente. Si se quiere conservar, es necesario deshidratarlo hasta que quede completamente seco, como galleta. Recuerden que, gracias al proceso de germinación, este pan no requiere cocción. La deshidratación da como resultado un pan similar en textura y sabor a la misma versión del pan horneado, pero con un aporte nutricional muchísimo mayor. Sin embargo, también puede hornearse de la forma tradicional.

Sugerencias
Servir con palta (aguacate), mayonesa de nuez o sésamo (ajonjolí), tomates y ají.

Receta compartida por: Paulina Bentjerodt G., psicóloga, naturista de tendencia crudivegana.

Alejandra García Quiroz, MND. NC. ED.
Nutrióloga Clínica y Educad|ora en Diabetes
@[120859391263368:274:Nutrition for Optimal Health]
Pan de Zanahoria, Quinoa y Nuez
Este pan es maravilloso, porque no sólo es muy nutritivo y sabroso, sino que además es…

- libre de gluten! (las personas con intolerancia al gluten o enfermedad celiaca lo pueden consmir)
- reducido en carga glicémica!
- 100% natural!
- rico en fibra!
- amigable con el medioambiente!
- y su preparación es muy sencilla!

Ingredientes (para dos porciones):
2 tazas de zanahorias
1 taza de nueces
1 taza de quinoa blanca grande
2 cdas. de chía
1 pizca de sal de mar
1/2 cdta. de cebolla deshidratada (opcional)

Preparación
1. Lavar la quinoa y la dejarla remojando en agua durante 3 horas o hasta que se hidrate (aumenta de tamaño). Una vez hidratada, descartar el agua del remojo y dejar en un colador o malla durante otras 3 horas.

Recuerden que, antes de preparar la quinoa, es necesario lavarla para eliminar la saponina, que es amarga. Y luego, para molerla, es necesario dejarla secar un poco. A este proceso lo llamamos germinación.

Requiere un poco de paciencia, pero vale la pena, porque de esta forma, la quinoa puede ser consumida sin necesidad de cocción, aprovechando al máximo su riquísimo aporte nutricional. Otra opción es cocinar la quínoa después de hidratarla, durante unos 15 minutos aproximadamente.

2. Una vez que tenemos la quinoa germinada y seca a tacto, la quínoa se muele en una procesa de alimentos o molinillo de granos. Procesar hasta que quede bien molida. Dado que está húmeda por dentro, puede que cueste procesarla. Si la quínoa está cocida, no será necesario molerla.

3. Procesar la chía y las nueces. Cuidado de no procesar demasiado las nueces. Es agradable sentir trocitos de nuez en el pan.

4. Rallar la zanahoria hilo o con el rallador más finito. Verter en un recipiente profundo. Sugerencia: filtrar el exceso del jugo de la zanahoria con un colador o filtro de paño y reservar el jugo en un recipiente, para que si luego la mezcla queda seca, simplemente se le agrega más jugo.

5. Incorporar la harina de chía y nueces, la quinoa germinada o cocida y el resto de los ingredientes, y mezclar bien con las manos. La chía absorberá la mayor parte del jugo de la zanahoria. Si la masa estuviera demasiado húmeda aún, agregar más chía.

6. Esparcir la mezcla sobre una superficie antiadherente (lámica siliconada) o sobre una lámina de alga nori, hasta que quede una lámina delgada, que no supere los 4 mm de grosor.

7. Deshidratar el pan a la temperatura mínima, entre 42 y 50 grados centígrados. Para deshidratar pueden hacerle en una deshidratadora, horno eléctrico, deshidratadora solar o al sol.

El tiempo mínimo de deshidratación es de dos horas, para servir inmediatamente. Si se quiere conservar, es necesario deshidratarlo hasta que quede completamente seco, como galleta. Recuerden que, gracias al proceso de germinación, este pan no requiere cocción.

La deshidratación da como resultado un pan similar en textura y sabor a la misma versión del pan horneado, pero con un aporte nutricional muchísimo mayor. Sin embargo, también puede hornearse de la forma tradicional.

Sugerencias
Servir con palta (aguacate), mayonesa de nuez o sésamo (ajonjolí), tomates y ají.

Receta compartida por: Paulina Bentjerodt G., psicóloga, naturista de tendencia crudivegana.

Alejandra García Quiroz, MND. NC. ED.
Nutrióloga Clínica y Educad|ora en Diabetes
Nutrition for Optimal Health

No hay comentarios: