MI BLOG de BS RSS Feed

BUENASIEMBRA

sábado, 23 de febrero de 2013

Cómo Afrontar el Cáncer de Manera Holística.

Foto

  • “Para solucionar un problema, primero hay que entenderlo”

    Ex oncólogo pediátrico, el Dr. Alberto Martí Bosch dictó en el III Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer que acaba de celebrarse, una magistral ponencia en la que situó como elementos fundamentales -no únicos- del tratamiento de cualquier enfermedad -cáncer incluido- una alimentación cuya base sean las verduras y las frutas, una dieta hiposódica, una desintoxicación profunda del organismo usando básicamente infusiones de hierbas y baños calientes con sal marina; tratamiento que aún se puede complementar con otras terapias dependiendo de cada situación particular. Hemos hablado de ello con él.

    Los seres humanos afrontamos desde hace unas décadas las llamadas “enfermedades” como una auténtica guerra que hay que librar contra sus “responsables”, agresores externos (bacterias, virus, hongos, parásitos, priones…) a los que hay que combatir.

    Y por eso los médicos utilizan hoy un lenguaje eminentemente bélico y hablan de “librar combates”, de hacer la “guerra a la enfermedad”, de “enemigos a combatir”, de “ataques” -sistémicos o localizados-, de “victorias” y “derrotas. Y por razones obvias otro tanto pasa con el lenguaje con el que se describen las técnicas “médicas” –por eso hablan de cortar, quemar, destruir, bloquear, eliminar…- así como de las ”armas” para hacerlo, cuyo conjunto se define de hecho como “arsenal” terapéutico.

    Incluso en el ámbito del cáncer porque también los tumores se ven como algo patógeno, como la causa del descontrol de un grupo de células anárquicas que amenazan con extenderse por el resto del organismo hasta ocasionar su destrucción –reminiscencia de quienes aún defienden que hay que mantener el control social a toda costa y no permitir la anarquía-, “amenaza” que justifica pues el uso de todo tipo de acciones bélicas de carácter agresivo aunque por ello haya “víctimas colaterales” (las células “sanas”).

    ¿Y a dónde nos ha llevado esta visión de la “falta de salud”? A no saber curar prácticamente ninguna de las llamadas “enfermedades”. Quizás porque en realidad ni existan ni haya “enemigos que combatir”. Por otra parte, aún si fuera así, si éstos existieran, la táctica de agredir nuestro propio organismo con el absurdo argumento de que así lo ayudamos, es sencillamente estúpido.

    Entre quienes así lo piensan hoy está el doctor Alberto Martí Bosch, quien tras compartir durante algún tiempo la filosofía dominante entre la clase médica llegó un día a la conclusión de que lo mejor que puede hacerse ante cualquier proceso patológico es ayudar al organismo a que afronte por sí mismo el problema, potenciando su sistema inmune y llevándolo a un estado de equilibrio y armonía idóneos mediante una desintoxicación profunda y una adecuada nutrición.

    Aunque no renuncie, cuando entiende que hace falta, a combatir los tumores que crecen y ponen en peligro la vida -por impedir en un momento dado el correcto funcionamiento de un órgano- con tácticas más inteligentes y menos agresivas. ¿Cómo? Aplicando a la Medicina la Poliorcética o arte del asedio.

    Díganos, doctor, ¿cómo es posible pasar de la práctica de la Oncología pediátrica a la práctica de la Medicina Natural teniendo en cuenta las enormes diferencias que ambas mantienen sobre el abordaje del cáncer?

    Bueno, yo diría que la Medicina Natural no se lleva mal con la Oncología sino que son determinados sectores los que andan enfrentados. Yo he estudiado y trabajado en la medicina académica. Pero esta medicina que estoy practicando hoy es tan académica como la que me enseñaron en la facultad. Es cierto que es un tipo de medicina que no me enseñaron en la universidad porque se ha preferido ignorarla, pero está ahí y por eso la he podido aprender. Luego, ¿qué me hizo pasar de una medicina a otra?

    Cuando estás en una planta de hospital viendo a diario a niños tratados con quimioterapia vomitando y pidiéndote a gritos que no les pongas la quimio, que la rechazan de plano por lo mal que se encuentran después, y te imploran “Por favor, Alberto no me hagas esto” llega un momento en el que te planteas qué estás haciendo realmente con ese niño.

    Si tu intención es que vaya mejor, si quieres ayudarle a superar una leucemia, un linfoma o un sarcoma pero te das cuenta de que le estás sometiendo a un sufrimiento enorme empiezas a buscar la mejor manera de conseguir que ese niño sufra menos obteniendo el máximo beneficio posible del tratamiento que se le está aplicando. Y eso fue lo que me llevó a indagar en los campos de la Medicina Natural, saber de qué manera podría ayudar al paciente oncológico a mejorar sin interferir con el tratamiento propuesto en el ámbito de la medicina académica, la que te enseñan en la facultad cuando tienes 20 años.


    ¿Se compensaba al menos el sufrimiento de los niños con los resultados?


    Los resultados que obteníamos eran muy desalentadores. Estoy hablando de hace 30 años, de cuando acabé la carrera. El índice de mortalidad y el índice de sufrimiento del paciente sometido a tratamientos de quimioterapia eran muy elevados. Todos los miembros del equipo llegamos a tener crisis personales. Veías cómo la gente que estaba contigo (compañeros, enfermeras, auxiliares…) terminaban deprimiéndose pronto, tiraban la toalla y se iban. Otros nos quedamos pensando que cuando no hay nada que hacer es precisamente cuando más hay que hacer porque es obligado empezar a buscar. Si con lo que hago no obtengo buenos resultados, me decía, debo encontrar algo nuevo. Esa inquietud es la que te lleva a avanzar.

    Y eso es lo que ha hecho que a lo largo de más de dos décadas haya ido desarrollando una propuesta de tratamiento holístico, integral, con el que sabemos que -sobre todo en el último año- está consiguiendo muy buenos resultados.

    Lo he dicho siempre y lo repito: yo no curo a nadie. Lo que hago es dar al paciente una guía que le ayude a llegar a buen puerto. Eso sí, es verdad que con el tiempo lo que inicialmente era un mero proyecto de trabajo dedicado a ayudar al paciente a que tolerase mejor la quimioterapia y a conseguir potenciar sus efectos, terminó derivando en una vía para provocar la apoptosis celular y conseguir que la célula cancerosa muera por sí misma.

    Y cada vez con más frecuencia veo casos en los que los pacientes alcanzan resultados sorprendentes, pacientes cuya enfermedad -como dirían mis colegas convencionales para justificar mis resultados- “remite espontáneamente”. Así que yo, irónicamente, les digo que sí, que espontáneamente… pero con mucho trabajo. A Dios rogando y con el mazo dando. Porque hablamos de pacientes muy disciplinados, muy motivados y mentalizados en que van a salir adelante por lo que trabajan en su proceso patológico mucho y bien.

    El caso que presenté como ejemplo el 1 de noviembre pasado durante el III Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer que se celebró en Madrid bajo los auspicios de la World Association for Cancer Research (WACR) y Discovery DSALUD, es el caso más reciente, más espectacular, pero he tenido otros.

    Aunque no podamos aún hablar de curación porque todavía estamos en fases iniciales ya que hasta que el paciente no lleve diez años sin haber recaído no puede considerarse “curado”. Lo que sí tengo claro es que el cáncer debe tratarse de forma holística.


    Pues ese caso, especialmente significativo, impactó al público. ¿Puede resumirlo para nuestros lectores?

    Bueno, es el caso de una mujer de 31 años que acudió a mi consulta después de haber dado a luz. Le habían detectado un tumor cerebral en la 34ª semana de embarazo y tras practicársele antes una cesárea para que diera a luz se le extirpó luego el tumor que estaba situado en la zona parietal derecha.

    Sin embargo al hacerle una revisión general posterior se le detectaron metástasis pulmonares, hepáticas, óseas y musculares, teniendo afectada toda la cadena ganglionar, tanto torácica como abdominal. En suma, estaba “invadida”. Así que dado su estado el equipo médico que la atendía -creo que con buen criterio- decidió no aplicar ni quimio ni radio porque el sufrimiento que le hubieran provocado no justificaba el posible beneficio que pudiera obtenerse.

    Y en esas condiciones llegó a mi consulta. Le habían dado una esperanza de vida de unos dos meses. Obviamente mi primer pensamiento fue intentar proporcionarle la mejor calidad de vida durante el máximo tiempo posible. Pero no por eso renuncié a intentar algo más. De hecho no sólo le sugerí algunos tratamientos paliativos sino que paralelamente puse en marcha métodos terapéuticos que sabía podrían ayudar a que las lesiones tumorales remitieran.

    En suma, seguí los protocolos de medicina biológica que he desarrollado poniéndola inmediatamente a dieta a la vez que desintoxicábamos y alcalinizábamos su organismo y me aseguraba de que no carecía de ningún nutriente mediante el adecuado tratamiento ortomolecular. Asimismo potencié sus defensas con Renoven –antiguo Bio-Bac- y apoyé todo con los protocolos de los doctores Banerji.

    Y ¡oh sorpresa! a los dos meses y medio de tratamiento los residuos tumorales cerebrales posteriores a la intervención quirúrgica habían desaparecido lo mismo que las lesiones pulmonares y hepáticas, mientras la afectación en los ganglios había remitido y las lesiones musculares y óseas habían experimentado una remisión del 50%. Obviamente su calidad de vida mejoró mucho y por ende su esperanza de vida. Y todo esto y en tan poco tiempo ¡con un simple tratamiento de Medicina Natural!

    Es verdad que se trata de un caso sorprendente, de los pocos que uno puede ver, pero también lo es que se trataba de alguien que previamente ¡no había sido sometida a ninguna terapia convencional! No había recibido ni quimio ni radioterapia. Y eso a la hora de salir adelante es fundamental, porque cuando se trata de personas que no vienen con el organismo envenenado o quemado y las defensas bajas es todo más sencillo. El problema es que hoy este tipo de pacientes es poco habitual.

    Cada vez atendemos a más personas que ya han hecho el recorrido completo -cirugía, radio y quimio- y vienen un poco con la actitud ésa de “perdidos al río”. Es decir, a la mayoría ya les han dicho en el hospital que no hay nada que hacer, que no tiene sentido darles más quimio o radio. Llegan desahuciados. Y claro, vienen encima dudando sobre lo que puede hacer la Medicina Natural cuando nada ha logrado con ellos la medicina convencional en la que creen. En suma, casi todos llegan como perdidos.

    Lo singular es que a pesar de eso muchas veces logramos que remonten, que superen el cáncer, pero como han pasado por la radioterapia y la quimioterapia algunos se quedan con la duda de si no habrá sido un efecto retardado de éstas, de si su recuperación se debió a nuestro tratamiento, al convencional o a la sinergia de ambos. ¡Siguen dudando a pesar de que sus oncólogos los habían desahuciado! Por eso son tan importantes casos como el de la joven que he resumido antes y narré en el congreso -completamente documentado- ya que confirma que nuestro tratamiento, por sí sólo, funciona.


    ¿Cuáles son las bases de su protocolo?


    A los oncólogos, a la hora de tratar el cáncer, se nos ha enseñado una medicina que se basa en destruir las células tumorales en lugar de intentar restaurar las rutas metabólicas que son las que han sido dañadas y finalmente llevan al desarrollo del tumor. Y lo que se trata es de entender que si modificamos el “terreno” es posible hasta revertir la evolución de las células tumorales o provocar su suicidio o apoptosis. Se nos dice que cuando aparece un tumor lo primero que hay que hacer, si se puede, es “cortarle la cabeza”; es decir, usar la cirugía.

    Y en caso de no poderse se plantea entonces la radioterapia; es decir, achicharrar al tumor, “enviarlo a la hoguera”; bueno, más bien llevar la hoguera hasta él. La otra opción sería la quimioterapia, es decir, “envenenarlo”. Y se añade gratuitamente que si todo eso falla no se puede hacer nada más. En suma, al oncólogo moderno se le sugiere que puede “cortar, quemar o envenenar”, acciones más propias del siglo XII que de un sofisticado siglo XXI. Realmente patético.

    Es verdad que a veces hay que afrontar el problema de tener que eliminar un tumor porque su crecimiento puede poner en riesgo el funcionamiento de un órgano vital, pero en tal caso lo inteligente es seguir una cuarta vía de carácter igualmente bélico cuyo origen, puestos a jugar con las comparaciones metafóricas, también podríamos encontrar en el siglo XII y en los anteriores, pero que es mucho menos agresiva.

    Porque, ¿qué se hacía en la antigüedad ante una ciudad que se quería conquistar y era difícil de batir? Asediarla. Dejarla sin agua ni comida cortando sus rutas de abastecimiento y modificando el entorno para que nadie pudiera entrar o salir.

    Y luego sentarse a esperar o reforzar el asedio con máquinas y herramientas de asalto. El asedio ha funcionado toda la vida así que se me ocurrió la idea de incorporar ese sistema a la lucha contra el cáncer, para lo cual era imprescindible entender las condiciones de supervivencia de la célula tumoral frente a la célula sana.

    Hoy sabemos que la célula sana vive en un medio alcalino rico en oxígeno, usa muy poco sodio para vivir y utiliza proteínas levógiras -con giro a la izquierda- que son estables en él. Por el contrario, el paciente que desarrolla un proceso oncológico entra en acidosis metabólica -es decir, el terreno se acidifica- y hay entonces escasez de oxígeno –a eso le llamamos hipoxia– lo cual obliga a las células sanas a mutar si no quieren morir. Verá, las células sanas consiguen su energía por oxidación; es decir, gracias al oxígeno generan Adenosin Trifosfato o ATP -por sus siglas en inglés- que es la molécula base de la energía celular.

    Pero cuando el terreno se acidifica y el oxígeno escasea sólo tiene una alternativa si no quiere morir: encontrar otra manera de obtener energía. Y esa posibilidad existe y la explica el llamado Ciclo de Krebs. Sencillamente en lugar de oxígeno el cuerpo utiliza ácido pirúvico mediante un fenómeno conocido como glicolisis que le permite obtener moléculas de ATP, pero que generando también ácido láctico y alcohol como residuos. Se trata pues de una ruta anaeróbica -sin aire- para sobrevivir.

    Es decir, la célula sana aeróbica que vive en terreno alcalino se vuelve anaeróbica, pero en un entorno tan ácido que para poder soportarlo tiene que alcalinizar su núcleo, su citoplasma, para lo cual se carga de sodio de un modo desmesurado. Y asimismo utiliza para alimentarse proteínas dextrógiras en lugar de levógiras ya que las mismas viven en medios ácidos.

    En suma, todo tumor vive en un medio ácido pobre en oxígeno, cargado de sodio, y alimentándose de proteínas dextrógiras. Luego si queremos neutralizarlo sin atacarlo, ¿qué habrá que hacer? Pues usar la táctica del asedio. Y para ello hay primero que desacidificar el terreno alcalinizando al paciente. Lo que se logra erradicando los ácidos que se han acumulado en el organismo. En este ámbito es por eso clave la alimentación -hay que eliminar de la dieta todo lo que acidifica y eso incluye el alcohol, el café, el tabaco, el azúcar, los lácteos, los hidratos de carbono refinados, la carne roja- y tomar periódicamente baños de agua caliente con sal marina.

    En segundo lugar debe seguirse una dieta hiposódica, es decir muy baja en sodio o sal. Nunca he entendido que se le prohíba la sal a un hipertenso o a alguien que tiene mal el riñón o el corazón, y no se le sugiera lo mismo a un enfermo de cáncer.

    Tercero, es preciso aportar al sistema enzimas proteolíticas de acción selectiva, enzimas con capacidad para eliminar las proteínas dextrógiras dejando intactas las levógiras. Y aquí hay que recordar el extraordinario trabajo de D. Fernando Chacón, creador del Bio Bac, producto que logra exactamente eso.

    En suma, si eliminamos las proteínas dextrógiras dejando a las células tumorales sin comida, hacemos una dieta hiposódica -sin sodio las células cancerosas no pueden mantener la estabilidad de la membrana y el citoplasma- y reducimos el nivel de ácidos, el medio se vuelve alcalino y rico en oxígeno.

    Y el oxígeno es tóxico para la célula tumoral anaeróbica. En definitiva, para que las células cancerosas mueran basta modificar su entorno porque no sobreviven en terrenos alcalinos y oxigenados. Da un resultado excelente. Por eso cada vez son más abundantes los casos de remisiones entre los enfermos de cáncer que siguen este protocolo.


    ¿La dieta es pues el primer elemento clave en toda estrategia curativa?


    Siempre nos habían aconsejado no comer carne los viernes y muchas tradiciones reclaman la práctica del ayuno -al menos un día a la semana- pero nadie nos ha explicado claramente por qué. Sin embargo ya Galeno entendió la necesidad de depurar el cuerpo, bien a través del ayuno, bien siguiendo dietas vegetarianas. Las curas a base de limón, cebollas o uvas vienen de la época de los romanos. Y como el 90-95% de las frutas y verduras es básicamente agua, quien se alimenta un tiempo sólo con ellas limpia los órganos encargados de filtrar la sangre de los residuos metabólicos y tóxicos, es decir, los pulmones, los riñones y el hígado.

    Filtros que si se obstruyen llevan al organismo a intoxicarse y acidificarse. A todo el mundo se le explica que cuando el filtro del coche está sucio hay que cambiarlo, pero a nadie se le dice que cuando los filtros del cuerpo están sucios hay que limpiarlos. Pues bien, ayunar o hacer una dieta vegetariana cada cierto tiempo ayuda a limpiar los filtros y a mantener el organismo en un entorno alcalino.

    Obviamente si a la dieta se le agrega la ingesta de determinadas plantas -las hay específicas para cada órgano- mejoramos aún más la limpieza. Porque hay plantas que limpian los pulmones (tomillo, gordolobo, llantén), plantas que limpian el hígado (alcachofera, cardo mariano, diente de león, boldo, desmodium) y plantas que limpian el riñón (té verde, cola de caballo, arenaria).

    Así que podemos coger tomillo, alcachofera y té verde, por ejemplo, y obtener un remedio para limpiar a la vez los tres órganos. En pocas palabras, podemos eliminar ácidos a través del hígado, de los pulmones y de los riñones así como a través de la piel con baños de agua caliente con sal marina gracias a la ósmosis. Y conseguir la deseada alcalinización.


    ¿Sugiere usted a todos sus pacientes que eliminen de su dieta la carne?


    La OMS explicó ya en 1985 que la dieta ideal debe contener un 85% de proteínas vegetales y sólo un 15% de origen animal. Y nosotros estamos comiendo proteínas animales muy por encima de ese porcentaje. Mucha gente ignora que una dieta excesivamente proteica acidifica.

    También tengo que decir que es un error comer huevos por la noche, práctica muy habitual. El huevo tiene una gran carga grasa y una alta cantidad de albúmina. Nosotros recomendamos ingerir por ello sólo dos o tres a la semana y lo hacemos coincidir con el día vegetariano.

    Pueden pues tomarse en el desayuno o en la comida aunque nunca en la cena. En definitiva, la dieta debe ser especialmente suave por las noches: verduras, fruta, arroz o, simplemente, una ensalada.

    La clave está en el hígado, porque para que éste pueda llevar adelante la digestión necesita la presencia de una hormona -el cortisol- que sólo se encuentra en sangre cuando hay sol.

    Y como nuestros hábitos sociales nos hacen cenar cuando éste se ha ocultado -y por tanto, cuando su nivel en sangre es muy pobre- hacer una cena copiosa obliga a una digestión muy pesada. Y si se logra es gracias a que el hígado recibe de la glándula suprarrenal una hormona alternativa, la adrenalina -u hormona del estrés-, que ésa sí está disponible las 24 horas.

    Por eso después de una cena pesada es tan habitual que uno tarde en dormirse o se vaya a la cama con el corazón acelerado. Además hay que tener en cuenta los ritmos circadianos: de día el hígado se encarga de asimilar las proteínas que ingerimos pero de noche su función es básicamente drenar bilis. Y es el cortisol el que determina la inversión de trabajo para que de ser un órgano asimilador pase a ser un órgano drenador.

    Así que si estresamos el hígado todos los días haciéndole asimilar cuando debiera estar drenando, éste no va a eliminar luego adecuadamente los residuos metabólicos, con lo que al final se resiente.

    Se lo digo siempre a los pacientes: el problema con la alimentación no está normalmente tanto en lo que comemos como en los desechos que no eliminamos. Cuando el cuerpo no puede drenar las toxinas las va reteniendo y nos vamos autointoxicando, acidificándonos, abonando con ácidos el terreno para un posible asentamiento tumoral.

    El segundo pilar básico de su protocolo para una buena desintoxicación y alcalinización son los baños de agua caliente con sal marina. ¿Puede explicarlo con más detalle?

    En un principio me planteé seriamente cómo conseguir un sistema terapéutico eficaz y simple para ayudar al paciente, porque éste ya tiene bastantes problemas con su enfermedad para que nosotros le generemos más. Y a ello me ayudaron los trabajos de la doctora Josefina San Martín Bacaicoa -catedrática de Hidrología Médica en la Universidad Complutense de Madrid- y de Schneider, sobre el mundo del termalismo.

    Con ellos comencé a comprender que los baños termales son una excelente solución terapéutica. ¿Por qué son útiles los balnearios? Porque sus aguas son minerales y termales. Es decir, se trata de agua caliente que contiene cloruro sódico y cloruro potásico en una concentración superior a 20 gramos por litro. Y es agua salina en una concentración superior a la del mar y a la de nuestro plasma ya que éste tiene 9,4 gramos de sal por litro y la de los balnearios anda por los 20 gramos por litro.

    Pues bien, cuando uno se sumerge en un lugar donde el agua está caliente enseguida se le dilatan los poros de la piel. Pero como además está muy salada y nuestros cuerpos son en un 70%-80% agua, resulta que al meternos en ella se produce el fenómeno que conocemos como ósmosis, de forma que el agua de nuestro cuerpo sale arrastrando toda clase de toxinas y sales minerales a través de los poros hacia el exterior. Con lo que también la sal sale fuera del núcleo de las células y éstas se alcalinizan.

    Esto me hizo entender el concepto de las “sales de baño”. Siempre me pregunté qué sentido tenía echar sal al baño. Entonces lo entendí. Bueno, pues las bañeras que la mayoría tenemos en el hogar pueden convertirse en balnearios caseros de alto rendimiento y bajo costo. De hecho ¿quiénes fueron los primeros que tuvieron bañera en casa? La gente de clase acomodada. Piénsese que en los años 40 del pasado siglo XX la gente pobre no tenía ni baño. Quienes iban a los balnearios pertenecían a la clase acomodada porque un balneario ni era ni es barato.

    Una estancia de un mes puede costar más de 3.000 euros en la actualidad. Algo que ni un rico paga con gusto ya que éste suele ser alguien que lo que busca es cómo obtener lo que quiere sin pagar por ello. Así que cuando los ricos se dieron cuenta de que los balnearios curan -aunque ignoraran por qué- se decidieron a estudiar cómo tener alguno siempre a su disposición pero sin pagar tanto por ello. Entonces les contaron que el agua de los balnearios cura porque sus aguas son termales. A lo que el rico responde: “¡Que me pongan una terma en casa”.

    Es que las aguas de balneario son minerales, les dicen luego. Y entonces preguntan qué minerales llevan, hablan con algún químico y éste les explica que en las aguas de balneario hay 20 gramos de sales por litro de agua. Así que los ricos, aleccionados, encargan bañeras sabiendo que deben llenarlas hasta la mitad -para que haya unos 100 litros de agua- y luego agreguen dos kilos de sal marina.

    De esa forma la proporción de sal será también de 20 gramos por litro. Y ya tienen un gradiente osmótico. Resumiendo, las bañeras caseras son en realidad artilugios terapéuticos muy eficaces que nadie nos ha enseñado a utilizar. Porque cuando el agua caliente dilata los poros de la piel y éstos se abren el organismo transpira eliminando anhídrido carbónico (CO2) a la vez que expulsa grasas, amoníaco y ácido úrico.

    Y todas esas fracciones ácidas que eliminamos a través de la piel en la bañera ya no necesitan ser desechadas por los pulmones, los riñones y el hígado con lo que les evitamos que tengan que filtrarlas ellos. Basta en suma agua caliente –no hace falta que queme- y dos kilos de sal marina en la bañera para configurar un mecanismo sencillo de alcalinización rápida –media hora de baño diario bastan- a disposición de cualquiera. Y barato. Tales baños suponen una diálisis percutánea, una especie de pulmones, riñones e hígado artificiales de alto rendimiento y bajo coste que casi nadie usa porque no se lo han explicado.

    Bueno, no todo el mundo -y pienso especialmente en las personas mayores- se puede permitir entrar y salir de la bañera todos los días.

    Siempre hay alternativas. A la gente mayor que no puede o debe entrar en la bañera para evitar riesgos mayores le digo simplemente que no se meta. Basta que se siente en una silla, coja un barreño pequeño donde quepan unos diez litros, eche en él agua caliente y un cuarto de kilo de sal marina para mantener la proporción de la que hablábamos y lo disfrute.

    Es verdad que la superficie corporal expuesta es menor pero tres baños de pies al día equivalen a un baño completo. Puede hacer por tanto diez minutos por la mañana, diez al mediodía y diez por la tarde-noche. Y respecto a la temperatura siempre les digo a los pacientes que deben sentirse a gusto. Hay personas a las que les va bien 25 grados y otras a las que les van 30. Con 30 grados a la sombra ya se suda… y la cuestión es sudar.

    Redescubramos a Galeno, o si se quiere, a nuestras abuelas que curaban siempre con cuatro elementos. Lo primero que hacían nuestras abuelas en cuánto decías ¡ay! -y daba igual lo que te ocurriera- era prepararte una lavativa. Y luego nos daban un caldo de pollo o gallina, o un caldo de verduras, o una compota de manzana o pera, o un arroz caldoso, y con eso -la lavativa y el caldo- ya tenían su cura de aguas. El tercer pilar que proponían era una buena sudada.

    Todo lo arreglaban con una buena sudada. Cuando las abuelas no tenían bañera -lo comprobé cuando ejercí la medicina rural en la comarca de la Segarra en Barcelona- ponían agua a hervir, llenaban botellas de cristal con el líquido a 70-80º, las envolvían con toallas -para que el cristal no quemara la piel- y colocaban luego tres botellas a cada lado del enfermo añadiendo cuatro mantas encima. ¡Y no veas tú qué sudada! Bueno, también usaban hierbas medicinales porque a diferencia de la generación actual conocían bien sus propiedades terapéuticas.


    ¿Cuál es el fin primordial de una lavativa?


    Desintoxicarse, y por tanto, proteger el hígado. Un colon tóxico a quien más afecta es al hígado. Y voy a explicarlo de una forma muy expresiva: al lado de cada inodoro hay en todas las casas una escobilla porque la suciedad se pega y cuando activas la cisterna los restos fecales quedan a menudo adheridos.

    Bueno, pues en nuestro intestino pasa lo mismo: por él transitan todos los días restos fecales y siempre quedan restos adheridos a la mucosa. Al punto de que con el tiempo puede llegar a formarse una auténtica carcasa de restos fecales pegados a la mucosa intestinal. Lo sabemos pero no lo valoramos. Y sin embargo tiene mucha importancia. Una de las funciones primarias del colon es recuperar el agua de la digestión y cursar el bolo fecal en estado sólido.

    Para hacer la digestión utilizamos de hecho casi cinco litros de agua que obtenemos con la que ingerimos al beber pero también con el agua presente en la comida -especialmente en frutas y verduras ya que en un 90-95% son agua- y en los jugos gástricos (hasta dos litros y medio). Todo ello sirve para hacer una gran sopa, emulsionar las grasas y micronizar los minerales y oligoelementos para que el intestino delgado lo absorba luego todo.

    Lo que llega pues al colon son sólo los restos no nutritivos, los restos fecales, si bien el organismo -que todo lo aprovecha- recupera el agua deshidratando para ello el bolo fecal. Y esa agua que se absorbe en el colon va a la sangre; es más, va primero directamente al hígado. Luego, si nosotros no hacemos una limpieza periódica del colon cada vez que éste recupera agua, ésta tiene que atravesar la carcasa de restos fecales antes de llegar a la mucosa, atravesarla y llegar al hígado y posteriormente a la sangre. Con lo que acabamos llevando a ésta una auténtica infusión de aguas fecales. 
     En otras palabras, cuando el colon está muy sucio nos intoxicamos inevitablemente. Así que uno debe plantearse hacerse una limpieza de colon cada cierto tiempo. Si se puede, una buena hidroterapia de colon. Si económicamente no se puede, mediante la lavativa de toda la vida.

    Muchas veces lo que yo sugiero a mis pacientes es combinar la ingesta de aloe vera con la lavativa. La idea es que el enfermo ingiera durante una semana zumo de aloe vera para ayudar a desprender los restos adheridos y luego se aplique la lavativa. Basta entonces meterse un par de litros de agua templada/caliente para que el colon quede limpio.


    ¿Cree usted que ha cambiado algo la mentalidad de los oncólogos respecto de la medicina natural en los últimos años?

    Poco a poco… pero sí. Puedo decirle que hay ya bastantes oncólogos y radiólogos de distintos lugares de España que llevan tiempo enviándome pacientes para que les desintoxique porque reconocen abiertamente que haciéndolo sus tratamientos van mejor.

    Otra cosa es que lo pidan aún con la boca pequeña y que su petición siempre vaya acompañada de la coletilla “Mira, Alberto, esto que se quede entre nosotros”. Pero la apertura es cada vez mayor. Claro que hay una especie de run-run entre los pacientes en las salas de espera sobre la eficacia de lo que hacemos y al final todo se sabe.

    Bueno, no es menos cierto que quienes más pacientes nos mandan son los enfermeros/as porque también son quienes tienen más contacto directo con los pacientes. Como es cierto que cada vez más médicos entienden que la Medicina Biológica o Naturista no es una “medicina complementaria” ni una “medicina de confrontación”. Es simplemente Medicina.
    Fuente
    MAS INFO:  http://buenasiembra.com.ar/salud/fitoterapia/cancer-760.html
    http://buenasiembra.com.ar/salud/fitoterapia/naturismo-cancer-739.html

martes, 19 de febrero de 2013

Comer legumbres para control de azúcar en la diabetes.

Comer una taza de alubias (frijoles) o lentejas todos los días puede ayudar a que las personas con diabetes tipo 2 controlen su azúcar en la sangre y, posiblemente, reduzcan el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, según una nueva investigación.

Un grupo de científicos encontró que, en comparación con una dieta rica en cereales enteros, consumir una dosis diaria de leguminosas llevó a pequeñas caídas en una medida importante de azúcar en la sangre, así como de la presión sanguínea y los niveles de colesterol.

Después de tres meses en la dieta de frijoles, se estimó que para los participantes en el estudio que el riesgo de enfermedad cardiovascular de 10 años había caído de un 10,7 por ciento a 9,6 por ciento.

“Las legumbres son buenas fuentes de proteínas y las proteínas tienden a amortiguar la respuesta de la glucosa sanguínea y reducen la presión arterial”, dijo el doctor David Jenkins, del Hospital St. Michael de Toronto, quien dirigió el estudio. “También son una buena fuente de fibra y que tiende a estar asociada con un colesterol más bajo”, agregó.

Jenkins dijo que a pesar de que las bajas en los valores no eran enormes, eran bastante impresionantes, en parte debido a que la dieta de grano entero es saludable y en parte porque la gente en el estudio ya estaba tomando medicamentos para la diabetes y para la presión arterial.

“Esperamos que este podría ser el punto que le permite retrasar el uso de medicamentos”, dijo Jenkins. Sin embargo, agregó, “si somos capaces de mantener a la gente con medicamentos durante toda su vida y no tener complicaciones de la diabetes, hemos ganado”.

legumbres

Las legumbres como frijoles, garbanzos y lentejas ya están recomendadas para los diabéticos debido a su bajo índice glucémico, una medida de qué tan lejos y qué tan rápido un alimento dado eleva el azúcar en la sangre. Sin embargo, hay pocos estudios sobre los efectos directos de la diabetes, de acuerdo a Jenkins y sus colegas.

Para el estudio se dividieron a 121 personas con diabetes en dos grupos, uno de los cuales se les indicó el consumo de legumbres cocidas, por lo menos una taza al día. El otro debió comer más productos de trigo entero para aumentar su consumo de fibra.

Después de tres meses, los investigadores encontraron que los niveles de hemoglobina A1c bajaron de un 7,4 por ciento a 6,9 por ciento en personas que comen frijoles y de un 7,2 por ciento a 6,9 por ciento en los que recibieron trigo integral extra.

El número refleja el nivel promedio de azúcar en la sangre durante los últimos dos a tres meses y los expertos recomiendan mantenerlo bajo el 7 por ciento. Los reguladores de salud estadounidenses consideran un cambio de 0,3 o 0,4 puntos porcentuales como “terapéuticamente relevante”.

La mayor reducción observada con legumbres en lugar de trigo integral, 0,2 puntos porcentuales, fue estadísticamente confiable, pero no está claro exactamente lo que significa para los diabéticos.

No hubo una reducción de la presión arterial con trigo entero extra, pero se registró una caída de 122 a 118 puntos en la presión arterial sistólica (el número superior) con las leguminosas y de 72 a 69 en la diastólica (el número inferior). Las lecturas de la presión arterial se consideran normales si no son más de 120 sobre 80.

Dada la presión arterial más baja, Jenkins y sus colegas calcularon que los diabéticos que reciben una dosis diaria de frijoles podrían reducir su riesgo de 10 años de un ataque al corazón o un derrame cerebral en algo menos de un punto porcentual en comparación con las personas que comen trigo integral.

En comparación, los fármacos reductores del colesterol se creen que cortan el riesgo cardiovascular de 10 años en un 20 por ciento, o dos puntos porcentuales en las personas con un riesgo inicial de 10 por ciento.

El estudio no encontró ninguna queja gastrointestinal más en el grupo de las leguminosas, al parecer se desinfla la idea de que un montón de frijoles conduce a un exceso de flatulencia. Jenkins se advierten, sin embargo, que el grupo de comparación también tiene una gran cantidad de fibra, lo que podría haber ahogado un efecto potencial.

Él dijo que la gente de todo el mundo recientemente se ha alejado de comer legumbres. “El público debería estar haciendo algunas estrategias preventivas para utilizar estos alimentos”, dijo. Remarcó que no se trata de introducir una nueva dieta revolucionaria, simplemente de incorporar un alimento simple y tradicional.

Un editorial publicado con el estudio señala que la terapia de nutrición es eficaz en la diabetes, pero cuestionó si las personas con el trastorno pueden comer la suficiente cantidad de legumbres para cosechar los beneficios.

Marion Franz de Nutrition Concepts by Franz Inc en Minneapolis, quien escribió el editorial, también dijo que no está claro si el efecto potencial de las leguminosas se relaciona con su índice glucémico bajo o su alto contenido en fibra.
fuente: Visita Suplments

Mas Info:  http://buenasiembra.com.ar/salud/alimentacion/macrobiotica/obesidad-hipotiroidismo-diabetes-1290.html

lunes, 18 de febrero de 2013

Consejos para Controlar los Gases Intestinales.

Los gases intestinales forman parte del proceso digestivo pero cuando hay alguna alteración en la digestión, se acumulan demasiado en el cuerpo siendo muy molestos.

Síntomas de gases intestinales:

-hinchazón abdominal
-malestar en la zona abdominal o cólicos
-ganas recurrentes de orinar
-eliminación de flatulencias

Consejos para controlar los gases intestinales


Consejos para controlar los gases intestinales:

-Comer despacio y masticar bien la comida para no tragar demasiado aire y que se acumule en el aparato digestivo provocando gases.

-Evitar tomar bebidas con gas, leche, alimentos con azúcar refinado y algunas verduras como las de hoja porque pueden son flatulentas.

-El ejercicio ayuda a reducir la hinchazón abdominal y a evitar la aparición de gases. En especial el yoga ayuda a evitar y expulsar los gases.

-Es preciso dejar pasar por lo menos 2 horas después de comer antes de acostarse para que no se altere el proceso de digestión y se generen gases.

-Tomar después de comer infusiones de manzanilla, canela, lavanda o menta para ayudar a hacer la digestión y evitar la aparición de gases intestinales.

-El consumo regular de frutas como papaya y piña ayudan a evitar los gases intestinales.

-El estrés también puede provocar el incremento de gases intestinales por lo que debemos controlarlo para que no altere el proceso digestivo y genere el exceso de flatulencias.

Los gases intestinales son un síntoma pero no de una enfermedad solo revela que hay dificultar para hacer correctamente la digestión.

Por lo que demás llevar una dieta sana y con hábitos saludables que favorezcan la digestión y evitar la formación excesiva de gases.
Visita Suplments 

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/articulos/trastornos-digestivos-el-sindrome-de-colon-irritable-423.html

Cómo quemar la grasa corporal con los alimentos que comemos

Cómo quemar la grasa corporal con los alimentos que comemos

Cómo quemar la grasa corporal con los alimentos que comemos

Comer los alimentos correctos en el momento adecuado para que coincida con sus hábitos de ejercicio y las metas de control de peso es la manera más eficaz para quemar grasa.

Algunos alimentos tienen potentes y naturales efectos para quemar la grasa corporal, mientras que otros disminuyen la quema de grasa y promueven el almacenamiento de grasa corporal.

Aprender a programar su nutrición con alimentos que queman la grasa puede ayudarle a mantener un porcentaje saludable de grasa corporal.

Paso 1

Tome aproximadamente un 40 por ciento de carbohidrato, un 30 por ciento de proteína y un 30 por ciento de grasa en cada una de sus comidas y aperitivos durante todo el día.

De acuerdo con “La Biblia Quema-grasa” de Mackie Shilstone, mantener una sana relación de macro-nutrientes le ayudará a quemar grasa.

Paso 2

Comience el día con un desayuno saludable. Incluya alimentos como los huevos, que contienen grasas monoinsaturadas que ayudan a aumentar la quema de grasa, de acuerdo con el artículo Muscle & Fitness “The Usual Suspects”, de Jordana Brown.

Desayunando se activa su metabolismo y la energía de su cuerpo para asumir el nuevo día. Si no puede encontrar tiempo para preparar el desayuno, un batido de proteínas es también una buena opción.

Paso 3

Consumir una pequeña porción de proteína cada dos a tres horas. El efecto térmico de la proteína hace que su cuerpo necesite gastar más energía en la digestión, lo que aumenta la quema de grasa.

De hecho, hacer cinco o seis pequeñas comidas ricas en proteínas al día es la mejor manera de acelerar el metabolismo, de acuerdo con “La Dieta Abs” de David Zinczenko.

Paso 4

Coma muchas frutas y verduras frescas. Estos alimentos son ricos en vitaminas y minerales, pero también contienen potentes antioxidantes que aumentan la quema de grasa, según Brown.

En particular, las uvas, bayas, manzanas, naranjas, toronjas y vegetales verdes tienen importantes propiedades para quemar la grasa corporal.


Paso 5


Coma aperitivos de nueces y semillas siempre que sea posible.

Las nueces, las almendras y las semillas de girasol contienen grasas mono y poliinsaturadas que ayudan a quemar grasa. Las semillas de girasol contienen ácido linoleico conjugado, CLA, un quemador de grasa eficaz, de acuerdo con “Cinco Luchadores gordos” de Mateo Kadey.

Las nueces contienen una fuente vegetal de ácidos grasos omega-3, que fortalece las membranas, previene el almacenamiento de grasa corporal y también contribuye a la quema de grasa.

Paso 6


Coma pescado graso como el salmón e incremente su consumo de omega-3. Además de los efectos para quemar grasa de esta grasa poliinsaturada saludable, también puede beneficiarse de sus naturales propiedades anti-inflamatorias.

Comprar el salmón salvaje en lugar de la variedad de criadero para evitar los tintes artificiales y obtener un mayor contenido de omega-3.

Paso 7


Consuma carbohidratos para optimizar la quema de grasa durante el día.

Tome la mayoría de los carbohidratos por la mañana, en el almuerzo y por la tarde. Para la cena, consuma los vegetales verdes, proteínas magras y grasas saludables como el aceite de oliva.

Elija los carbohidratos de bajo índice glucémico como el arroz integral, avena y pasta y pan integral, que promueven la quema de grasa corporal más que su almacenamiento, según Shilstone.
Fuente

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/fitoterapia/adelgazar-con-infusiones-630.html

http://buenasiembra.com.ar/salud/fitoterapia/recetas-para-adelgazar-con-fitoterapia-vinagre-de-kombucha-221.html

viernes, 15 de febrero de 2013

Alimentos que combaten el cáncer.

brocoli


El cáncer es una de las principales causas de mortalidad en todo el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que, de no mediar intervención alguna, 84 millones de personas habrán muerto de cáncer entre 2005 y 2015.

Estos son algunos de los alimentos que, según recientes investigaciones, pueden ayudarnos a poner freno a la enfermedad.

Brócoli

A principios de 2011, científicos descubrieron la base bioquímica de la capacidad del brócoli para combatir el cáncer. La clave está en su elevado contenido en isotiocianatos. El gen p53 , también conocido como el "guardián del genoma", se ocupa de mantener a las células sanas y evitar que se inicie el crecimiento anormal propio del cáncer.

Sin embargo, cuando este gen se vuelve defectuoso su falta de control hace que las células anormales proliferen y den lugar a cáncer de pulmón, mama, colon, vejiga o linfoma. Los isotiocianatos presentes en el brócoli, así como en el repollo y la coliflor, son capaces de eliminar la proteína del gen p53 defectuoso y dejar libres las proteínas sanas para suprimir el desarrollo de tumores.

Ketchup


El tomate fresco y sus derivados, entre ellos el kétchup, podrían convertirse en buenos aliados para la prevención de distintos tipos de cáncer después de que una revisión de 28 ensayos clínicos de los últimos diez años, realizada por un grupo de científicos de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, haya relacionado el licopeno que contienen con un efecto protector que reduce la incidencia de distintos tipos de cánceres, especialmente del cáncer de próstata.

El licopeno, sostienen los investigadores, ha demostrado su capacidad para inhibir la proliferación celular, al tiempo que posee un efecto anti-carcinogénico y anti-aterogénico, al intervenir en la comunicación intercelular y modular los mecanismos inmunológicos.

Vino

De acuerdo con un estudio del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, los hombres que beben alrededor de cuatro copas de vino tinto a la semana reducen en un 50% el riesgo de contraer cáncer de próstata.

Este efecto se debe a que la bebida contiene un antioxidante llamado resveratrol, que entre otras cosas reduce los niveles de hormonas masculinas, como la testosterona, que estimulan el crecimiento de este tipo de tumores.

Nueces

En 2009, científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Marshall en Estados Unidos demostraron que tomar un puñado de nueces al día reduce el riesgo de padecer cáncer de mama.

Según explicaron a sus colegas durante el encuentro anual de la Asociación Estadounidense de Investigación del Cáncer, estos frutos secos contienen muchos ingredientes que, individualmente, han demostrado desacelerar el crecimiento del cáncer, incluidos los ácidos grasos omega-3, los antioxidantes y los fitosteroles.

Otro estudio más reciente, realizado por científicos de la Universidad de California-Davis (EE UU), ha demostrado que las nueces también reducen el tamaño y la tasa de crecimiento del cáncer de próstata en experimentos en animales.

Ciruelas y melocotones

Un artículo publicado hace unos meses en la revista Journal of Agriculture and Food Chemistry por investigadores de Texas ( EE UU) revelaba que usando extractos de ciruela y melocotón se puede destruir a las células del cáncer de mama, incluso a las más agresivas, sin dañar a las células sanas.

Los científcios aseguran que estas propiedades podrían aprovecharse para desarrollar nuevos tratamientos de quimioterapia sin efectos secundarios.
fuente


MAS INFO:

http://buenasiembra.com.ar/salud/terapias-alternativas/que-hacer-cuando-el-diagnostico-es-cancer-1069.html


http://buenasiembra.com.ar/salud/articulos/curar-el-cancer-737.html 


 

martes, 12 de febrero de 2013

El Poder Terapéutico del Sonido.


El Poder Terapéutico del Sonido

Entrevista a Fabien Maman


El diccionario Websters cita al músico, compositor, acupuntor e investigador Fabien Maman como el padre fundador de la terapia vibratoria con sonido.

Documentó por primera vez, bajo un microscopio, los impactos del sonido acústico en las células humanas, lo que abrió un nuevo campo de posibilidades. Treinta años de investigación, durante los cuales ha elaborado contrastados protocolos terapéuticos, avalan su trayectoria.


—¿Cómo descubrió Ud. el poder sanador del sonido?


—Estando de gira por Japón con mi quinteto en 1974 ocurrieron dos cosas significativas: por una parte, al llegar recibimos una breve sesión de acupuntura que nos puso en forma para el primer concierto. Esto me motivó a aprender acupuntura, lo cual me sumergió en el fascinante mundo de la Medicina Tradicional China. Lo segundo fue constatar la ausencia total de expresividad del público japonés durante los conciertos.

Me pregunté si la audiencia estaba respondiendo a la música, dentro de sus cuerpos, del mismo modo en que lo hacía el público de México, Nueva York o París, aunque por una razón cultural no lo manifestara. En 1981 busqué, en París, a una bióloga, Hélène Grimal, del Centro Nacional de

Investigaciones Científicas, quien también era músico. Le conté mi proyecto de poner células humanas bajo un microscopio y fotografiarlas cuando estuvieran respondiendo a la influencia de un sonido (producido por distintos instrumentos: guitarra, flauta, xilófono, doble bajo, voz…), con el fin de averiguar si estaban ‘aplaudiendo’ o no.

Imagen: Glóbulos sanos bajo la influencia del xilófono. Cada sonido duró 13 minutos. En la primera fila, de izquierda a derecha, fueron percutidas las notas Do, Do# y Re; en la segunda fila, de izquierda a derecha, las notas Re#, Mi y Fa. Por cada nota, una forma y un color específicos aparecieron directamente relacionados con la cualidad y la frecuencia del sonido. ©Fabien Maman, 1981 .
—¿Puede resumir las experiencias que llevó a cabo con las células en el laboratorio?

—Tomé fotografías de glóbulos sanos (hemoglobina) y células cancerosas, mientras producía sonidos con mi voz o con instrumentos musicales acústicos (es decir, no eléctricos, no sintéticos). Utilicé electrografía (mi cámara Kirlian) para registrar los cambios en los campos electromagnéticos (el aura) y una cámara encima del microscopio para fotografiar la estructura interna del núcleo de las células individuales.

Las células estaban en un medio in vitro. Los sonidos eran producidos desde una distancia de 30 centímetros de las células a una amplitud de 25 decibelios. El volumen no era más alto que el de una madre cantando una canción de cuna a su bebé.

.

“Descubrí que el sonido acústico tiene el poder de cambiar la forma y el color de las células sanas, de acuerdo con la nota y el timbre del instrumento que se toca. También tiene el poder de hacer estallar células enfermas, en cuestión de pocos minutos. Asimismo descubrí que cuando una persona canta a sus células la nota La (afinada a 440 hz) el campo energético de dichas células se vuelve rosa. Siempre. De todo ello extraje la conclusión de que poseemos consciencia en el nivel celular”.

“Mi descubrimiento más profundo fue que cada persona tiene una nota fundamental. Cuando las células de la persona responden a esta nota el campo de energía (el aura) de dichas células adquiere la forma de un mandala de colores vibrantes, tales como el magenta y el turquesa.

—¿Qué es la nota fundamental de una persona?


—Esencialmente hay un momento en el que se puede oír, en una nota entonada por la voz de la persona, como un aura de sonido que crea un armónico grave y agudo en resonancia con la voz. Es tan pleno y completo que sabes que es su nota fundamental. Si eres clarividente, puedes ver como el aura se ilumina. Pero yo soy clariaudiente, de modo que lo oigo.


—Volviendo a los experimentos, me sorprende su mención de que las células cancerosas estallaron en cuestión de minutos. ¿Cómo pudieron tener lugar estos efectos?


—Vistas bajo la cámara Kirlian, esas células no tenían aura, y parecían incapaces de respirar. Únicamente pudieron resistir la fuerza del sonido como una pared de ladrillo, agrietándose y estallando cuando la acumulación de sonidos se volvió demasiado para ser absorbida.


“Los resultados más drásticos ocurrieron cuando toqué la escala cromática en ascenso. Cerca del final de la escala, generalmente alrededor del séptimo intervalo, estallaban. La acumulación de sonido creó una disonancia intolerable en su interior; su estructura se volvió cada vez menos estable, y finalmente estalló debido a la desorganización de la proteína.


“Si era la voz humana la que cantaba la escala cromática, las células estallaban de un modo más rápido y predecible. Llegué a la conclusión de que esto ocurría porque la voz humana tiene una cualidad adicional no encontrada en ningún instrumento musical: consciencia.


Interesante documento de siete páginas en el que Fabien Maman habla acerca del poder terapéutico del sonido en conjunción con el color y el movimiento. ARTÍCULO ORIGINAL DE LA REVISTA ATHANOR.


Puedes leer este contenido íntegro en el número 95 de la
Revista Athanor (septiembre – octubre 2012).

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/terapiasalterna/musicoterapia.htm 


http://buenasiembra.com.ar/salud/terapias-alternativas/las-frecuencias-del-solfeggio-1156.html

lunes, 11 de febrero de 2013

El Poder de la Meditación durante el Embarazo..




EL PODER DE LA MEDITACIÓN DURANTE EL EMBARAZO

La visión cuántica del mundo (el nuevo paradigma de la ciencia), ha demostrado la relación dinámica real entre todo lo que existe en el Universo.

Esto significa que nos encontramos en continuo intercambio de energía e información con el resto de las existencias, entre las cuales se encuentran nuestros hijos, aún en el estado prenatal.

Como seres n
acidos de una Inteligencia Suprema (a menudo llamada Dios) portamos un natural poder para crear. No hay límites para esto.

Cuando nos hacemos concientes de nuestra inteligencia interior y nos permitimos experimentar sus efectos sucede un verdadero milagro de creación para nosotros y en nuestro mundo cotidiano.

La fuerza que nos conecta y nos comunica ya sea con otras personas, la naturaleza o el cosmos, es el mismo impulso que nos lleva también a desear y concretar la concepción y el nacimiento de un hijo. Estamos hablando del Amor.

Tal vez, entre todas las posibles manifestaciones del amor, la que corra mas riegos de pasar inadvertida es la del amor de los padres por el hijo que aún se encuentra en el seno materno.

Sin embargo, es en este período en el cual deben instalarse las bases de una adecuada interacción de modo que el vínculo resulte verdaderamente potenciador para ambas partes.

La comunicación pre-natal es muy intensa en virtud de esta interconexión de energía e información que mencionamos al inicio. Y se lleva a cabo fundamentalmente a través de las transmisiones psíquicas (emocionales y mentales) e intuitivas.

Si bien es cierto que el bebé en el útero de la mamá se encuentra mucho mas estrechamente ligado a todo lo que a ella le suceda durante el embarazo y el parto, la presencia del padre es también condicionante (favorecedora o limitante del desarrollo emocional y espiritual) y complementaria a la construcción de esas bases de crecimiento mutuo.

Siguiendo una Ley Universal e Inmutable que dice que “El Universo es Mental”, ubicamos nuestro poder creador en nuestros pensamientos.

La práctica de la Meditación y de las Visualizaciones contribuye a tomar conciencia de ese poder creador en nuestra mente, a delimitar el tipo de pensamientos acordes a los resultados que deseamos manifestar y acelerar su manifestación en cada caso.

Las imágenes mentales son verdaderas fuerzas dinámicas que pueden resultar altamente positivas o marcadamente negativas y obstaculizadoras de la armonía, el bienestar y la evolución personal y colectiva.

Es común que durante el embarazo se despierten miedos inconscientes (ej. enfermedades o malformaciones del bebé, temor a morir en el parto, a no ser buenos padres, a no tener suficientes recursos para abastecer al niño, etc.), automatismos mentales negativos y prejuicios culturales que es necesario desprogramar para que esta información y este tipo de vibraciones energéticas no contamine el vínculo con el bebé y afecten el desarrollo ulterior de su personalidad.

Es importante aclarar, que si bien es muy agradable y productivo generar condiciones especiales para ambientar una sesión de meditación, la práctica en sí misma no requiere la obligatoriedad de una relajación muy profunda ni de la clásica postura de loto sino que es algo sumamente adaptable a cualquier momento o circunstancia en la vida cotidiana de la pareja embarazada.

Es de destacar que la efectividad de esta técnica se acelera con el disciplinado uso de la respiración consciente.

También es enriquecedor el hecho de permitirse este espacio de trabajo interno para nutrir y fortalecer la relación vincular de la pareja.

La presencia de ambos progenitores, en este tipo de práctica, abre un canal de comunicación directa con la energía propia de ese hijo que, si bien no ha nacido aún, ya existe y puede igualmente percibir y emitir información, asumiendo un protagonismo activo en la construcción del lazo afectivo con sus padres.

Como dijimos que el Amor es la fuerza que nos mueve hacia nuestros propios milagros, sosteniendo voluntariamente los pensamientos e imágenes positivas en nuestras mentes creamos un campo de energía protectora, contenedora, beneficiosa y facilitadora de todo lo bueno a nuestro alrededor y alrededor de nuestros hijos y demás seres queridos.

Que mejor que ofrecerle esta particular manifestación de amor como primer bienvenida al hijo que está por nacer y que necesita del calor del seno materno para sentirse amparado!!!

Y para empezar con esta práctica les comparto este bello pensamiento de Eileen Cady: “Ve lo positivo en cada cosa y te encontrarás rodeado de lo mejor, porque lo atraerás todo hacia ti, como hace el imán con el acero.”

Fuente: http://fuerza-positiva-notas.blogspot.com.es/2007/05/el-poder-de-la-meditacin-durante-el.html

martes, 5 de febrero de 2013

El Lino un Gran Aliado de la Salud

Alimento Estrella: "Lino"


   


Las diminutas semillas del lino son grandes aliadas de la salud intestinal y una de las mejores fuentes vegetales de omega-3.


Descubre cómo utilizarlas

El nombre científico de la planta dice mucho:Linum usitatissimum, «lino utilizadísimo».

Su cultivo se inició probablemente en Oriente Medio hace unos diez mil años.

Hoy la mayor parte de la cosecha mundial se destina a la producción de aceite con fines industriales –se usa en barnices y pinturas– y a la alimentación animal.


Un tesoro por descubrir


Las semillas se hallan dentro de un pequeño fruto en forma de cápsula. Se comercializan 2 variedades básicas, la marrón y la dorada, muy similares en composición nutricional, aunque la dorada goza de mayor prestigio.

Sin embargo, en las tiendas pueden encontrarse semillas de colores diversos, el blanco (semillas cosechadas precozmente) y el negro (dejadas en la planta hasta mucho después de su madurez).


Protección cardiovascular


Las semillas de lino poseen tres propiedades nutricionales que las destacan entre los demás alimentos: su alto contenido de ácido alfalinolénico, el padre de la familia omega-3; la presencia de lignanos, compuestos similares a la fibra –con todos sus beneficios para la digestión–, que además son antioxidantes, pues son polifenoles; y sus fibras, que al disolverse en agua forman un gel muy beneficioso para el tracto intestinal.

Las semillas de lino actúan así sobre varios sistemas fisiológicos. Uno de los que más agradecen su consumo habitual es el cardiovascular.


Equilibrio hormonal


Tres de los lignanos presentes en las semillas –secoisolariciresinol, matairecinol y pinoresinol– son convertidos por las bacterias beneficiosas intestinales en enterolactona y enterodiol, compuestos que influyen sobre el equilibrio hormonal de una manera compleja que todavía no se comprende bien y que acaba teniendo un efecto preventivo ante los cánceres de mama y próstata.


Junto a la hormonal, otra vía por la que el lino puede prevenir los tumores es el incremento de la actividad de las enzimas desintoxicantes que eliminan agentes cancerígenos o precancerígenos del colon. Los lignanos resultan también anticancerígenos porque son polifenoles antioxidantes.

Por otro lado, el consumo de polifenoles se ha asociado con un riesgo menor de sufrir enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina, diabetes y síndrome metabólico.


Un remedio para el estreñimiento


Un remedio laxante popular consiste en dejar las semillas en remojo durante la noche para tomar a la mañana siguiente el gel de mucílagos junto con el agua, que aumenta el volumen de las heces y facilita el tránsito intestinal. Este preparado también está indicado para las inflamaciones digestivas.

Algunas personas responden con gases y sensación de hinchazón cuando incorporan las semillas de lino a sus platos. En este caso es recomendable reducir la cantidad a una cucharadita de café e irla aumentando lentamente.

En el embarazo conviene no tomar más de 2 cucharaditas al día.


Cómo tomar las semillas


En general, los nutricionistas aconsejan consumir de 40 a 50 gramos diarios de frutos secos y semillas. De esta cantidad, entre 10 y 15 gramos (dos cucharadas soperas) pueden ser de semillas de lino.

El aceite es una fuente concentrada de omega-3, pero obviamente no proporciona lignanos ni mucílagos, que solo se encuentran en las semillas.

El reto es incorporar las semillas de lino en los menús diarios. La idea más popular es utilizarlas como ingredientes de magdalenas, galletas y panes, aunque casan bien con cereales, lácteos y verduras.

Si se opta por consumir directamente las semillas, hay que saber que si se tragan enteras entran y salen del sistema digestivo intactas.

El aceite es igualmente delicado: debe conservarse en el frigorífico, en una botella oscura y consumirse cuanto antes.

Gentileza de


MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/articulos/trastornos-digestivos-el-sindrome-de-colon-irritable-423.html  

http://buenasiembra.blogspot.com.ar/2010/12/la-linaza-sorprendentes-propiedades.html

sábado, 2 de febrero de 2013

Extracto de Espirulina....Muy Interesante.




...AQUI UNOS AVANCES MUY INTERESANTES ACERCA DEL EXTRACTO DE ESPIRULINA....MUY INTERESANTE

La C-ficocianina (C-PC, en inglés) es un compuesto que se encuentra en las algas azul verdosas, tales como la espirulina. Este compuesto puede reducir la inflamación y tener efectos antiálgicos, según sugiere un reciente estudio que se ha realizado.

Según los resultados obtenidos por investigadores taiwaneses, que fueron publicados en Anesthesia & Analgesia, dosis crecientes de C-ficocianina redujeron los niveles de marcadores inflamatorios en ratas a las que se administró carragenina, la cual se sabe que induce una respuesta inflamatoria.

Si el estudio se pudiera repetir en seres humanos, ofrecería buenas posibilidades para prevenir la inflamación crónica provocada por la sobreexpresión, o falta de control, del mecanismo de protección normal. La inflamación crónica se ha relacionado con diversas afecciones, tales como la enfermedad cardiaca, la osteoporosis, el deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer, la diabetes tipo 2, y la artritis.

"El presente estudio es el primero que evalúa si la C-PC también puede ejercer una actividad antihiperalgésica. Los resultados obtenidos nos animan a seguir investigando los posibles mecanismos antiinflamatorios implicados en un modelo de rata con hiperalgesia térmica provocada por la carragenina", escribieron los investigadores del Centro Médico de Defensa de Taiwán, dirigidos por Tz-Chou Chong.

La espirulina contiene un porcentaje entre el 65 y el 70% de proteína vegetal, incluidos todos los aminoácidos esenciales, y además no presenta un alto contenido de grasas y calorías. La espirulina sólo tiene un 7% de grasas y éstas están en forma de ácidos grasos esenciales que constituyen una parte de la membrana celular de todas y cada una de las células de nuestro cuerpo.

La proteína de la espirulina es un ingrediente clave en la fórmula de altas dosis de beta carotenos (pro vitamina A), clorofila y ácidos grasos GLA. Su posición cromática procede de un arco iris derivado de sus pigmentos naturales clorofila (verde), ficocianina (azul) y carotenoides (naranja). Su contenido en ficocianina puede alcanzar, aproximadamente, el 17%.

“Este estudio ha demostrado el beneficio potencial que puede aportar la espirulina.

Durante mucho tiempo, la espirulina ha estado asociada con la estimulación del sistema inmune, con propiedades antivirales, y con la salud ocular, cerebral y cardiovascular; además, a raíz de esta reciente investigación relacionada con uno de los principales componentes de la espirulina, la ficocianina, actualmente sabemos que la espirulina también tiene propiedades antiinflamatorias.

Este estudio también aísla el mecanismo de acción de la ficocianina como antiinflamatorio", dijo su principal investigador.

Detalles del estudio

Chou y sus colaboradores utilizaron ratas Sprague-Dawley. Se las dividió en dos grupos; uno de ellos fue utilizado como control, al otro grupo se le administró la carragenina para inducir la inflamación. Las ratas a las que se administró carragenina se dividieron a su vez en tres grupos y recibieron una de las siguientes tres dosis de la C-ficocianina: 0, 30, o 50 mg/kg de peso corporal.

"Ambas dosis de C-ficocianina atenuaron significativamente la inflamación inducida por la carragenina", afirmaron los investigadores. Se midieron los marcadores de la inflamación, incluyendo la óxido nítrico sintasa inducible (iNOS), la ciclooxigeanasa-2 (COX-2), la formación de nitrato, el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-alfa) y la prostaglandina E2.

Según los resultados obtenidos por el equipo taiwanés, tanto la inducción de iNOS como la de COX-2, quedaron suprimidas por la acción de este componente; además, a estos efectos anteriores se añadió la inhibición de los nitratos, del PGE y de la formación de TNF-alfa.

"Con este estudio, en primer lugar, se ha demostrado que C-PC atenúa la hiperalgesia térmica provocada por la carragenina; además, proponemos que los mecanismos antihiperalgésicos del C-PC también pueden estar asociados con la inhibición de NO y PGE, el exceso de producción mediante la supresión de iNOS y la inducción de COX-2", escribieron los investigadores.

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/terapias-alternativas/espirulina-saludable-necesaria-1371.html
 


Movimiento Mundial para el Consumo de la Spirulina

viernes, 1 de febrero de 2013

El Estrés y la Melatonina.




stress

A pesar de que el estrés es un problema bastante común en nuestra sociedad moderna, muy pocas personas comprenden la compleja relación entre el estrés y la nutrición.


Obviamente hay muchos factores que afectan el estrés, como por ejemplo el estilo de vida, el tipo de trabajo, las circunstancias personales, familiares, etc., pero los factores nutricionales también pueden jugar un papel crucial en el control adecuado del estrés.

Existen varios elementos importantes que pueden estar faltando en una dieta que consista de muchos alimentos procesados o menos saludables, o que pueden reducirse en el cuerpo como consecuencia del estrés. Uno de esos elementos importantes es la melatonina.

La melatonina es una hormona que se produce en el cerebro, especialmente durante las horas de la noche, que tiene un gran número de beneficios. Entre ellos, la melatonina ayuda a regularizar el ritmo circadiano (o reloj biológico), nos ayuda a conciliar el sueño y dormir bien, mejora el sistema inmune, protege varios sistemas en el cuerpo, es antioxidante por lo tanto repara el daño celular y rejuvenece, y también ayuda a reducir los efectos del estrés.

La falta de melatonina puede interferir con el sueño, lo cual puede aumentar el estrés, o puede ser de la otra manera, que la falta de sueño produzca una reducción en el nivel de melatonina, lo cual hace que nuestro cuerpo padezca los resultados. Lo importante es entender que la melatonina, el sueño, el estrés, la ansiedad, e incluso la depresión, muchas veces están ligados.

La melatonina se puede adquirir como suplemento, pero como todo suplemento, es mejor tomarlo bajo supervisión médica. La melatonina también se encuentra en altas cantidades en varios alimentos comunes como la avena, el maíz, el arroz y el jengibre. El cerebro, como dijimos anteriormente, también produce melatonina, pero para esto necesitan cumplirse varias condiciones.

La melatonina se produce en la noche, en completa oscuridad, y a ciertas horas de la noche. Por lo tanto, dormir con luces, ruidos o acostarse muy tarde, reducen los niveles de melatonina en el cuerpo. También, la melatonina se produce en tres pasos. Primero, la glándula pineal obtiene el aminoácido triptófano de la sangre.

El triptófano es convertido en serotonina, y la serotonina es convertida en melatonina. Para que ocurran estos tres pasos, necesitamos consumir suficiente triptófano, pero también suficiente calcio y vitamina B6 que se necesitan para que se cumpla el tercer paso.

Podemos obtener triptófano de los alimentos animales, pero ya que estos alimentos contienen muchos otros aminoácidos que compiten para ser absorbidos, estos alimentos no son la mejor fuente de triptófano. Mejores fuentes de triptófano son el tofú, las semillas de calabaza (zapallo, auyama), harina de gluten, semillas de sésamo (ajonjolí) y almendras.

El calcio se puede de obtener de suplementos, o mejor aún, de alimentos que no contienen colesterol como la col (especialmente la col rizada o “kale” y la col común o “collard greens”), la melaza, las semillas de sésamo o ajonjolí, las hojas de diente de león, y granos como la quínoa y el amaranto.

La vitamina B6 se encuentra en altos niveles en los pimientos morrones, las alcachofas, las semillas de girasol y las semillas de sésamo (ajonjolí).

Las sustancias que definitivamente reducen la melatonina son el café y la cafeína en todas sus formas (té, yerba mate, guaraná, bebidas “cola”, chocolate, etc.), el tabaco, el alcohol, y por supuesto, el estrés.

Varios tipos de medicinas recetadas para condiciones comunes también disminuyen la melatonina, como ciertos anti-inflamatorios, esteroides, bloqueadores beta, anti-ansiolíticos, pastillas para dormir y antidepresivos.

Si tomas algunas de estas medicinas, consulta con tu doctor para ver si pudieras reducir las medicinas de forma natural.

Ciertas hierbas pueden ayudar con el estrés, como la lavanda, la melisa o toronjil, la valeriana y la pasionaria o flor de la pasión, aunque la efectividad de estas hierbas varía de persona a persona.

Otros factores importantes para el control del estrés son los siguientes: un estilo de vida saludable, incluyendo una dieta adecuada y suficiente ejercicio; adaptación saludable, es decir, saber adaptarse a las situaciones difíciles de la vida; ayudar a otros, ya que esto nos ayuda a no enfocarnos en nosotros mismos y nos hace menos egoístas; planificación y organización; no preocuparse tanto por el mañana, es decir, tener una actitud de confianza en que todo va resultar bien; pensar cosas buenas o elevadas, usando técnicas como la meditación y la oración; y por último, confianza en un poder más allá.

Si estás sufriendo de estrés, trata de incorporar estos pasos, aunque sea uno a la vez.

El estrés produce un daño increíble en el cuerpo, pero es posible aliviarlo de forma natural si llevamos un estilo de vida saludable, y tratamos de controlar o evitar los factores que producen el estrés.

Escrito por María José Hummel, nutricionista y educadora de salud. fuente 

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/autoayuda/por-que-mucho-estres-lo-hace-mas-vulnerable-a-enfermedades-1418.html

http://buenasiembra.com.ar/salud/sexologia/el-estres-un-factor-de-infertilidad-masculina-373.html


La nutrición es uno de los factores causantes de la depresión.

depresion

Alimentos que ayudan con la depresión


¿Sabías que la nutrición es uno de los factores causantes de la depresión que más comúnmente se pasa por alto? ¿Cuántos sicólogos o siquiatras piensas que les preguntan a sus pacientes acerca de su dieta durante el tiempo de consulta?


La respuesta es probablemente muy pocos, sin embargo los estudios científicos nos siguen informando acerca de la conexión importante entre la dieta y los trastornos sicológicos como la depresión.
Si tú eres una persona que tiende a consumir mucha comida chatarra, mucha carne, o que tienes señales de adicción a los carbohidratos refinados, como el azúcar y las harinas blancas, y aparte de eso sufres de depresión, esto puede ser una clave de que tu alimentación te está afectando de maneras que van más allá de sólo el aspecto físico.

Como expliqué brevemente en mi último artículo acerca de la alimentación y el estrés, el triptófano es un amino ácido importante para el cerebro, ya que se transforma en serotonina, la cual es un neurotransmisor en el cerebro que te hace “sentir bien”.  Se piensa que un desequilibrio en los niveles de serotonina puede estar relacionado con la depresión, aunque no se sabe bien si la deficiencia de serotonina causa la depresión, o si más bien la depresión causa una reducción en los niveles de serotonina en el cerebro.

De cualquier manera, los medicamentos para la depresión más comunes están diseñados para mejorar los niveles de serotonina en el cerebro, más sin embargo estos medicamentos pueden tener algunos efectos secundarios bastante serios.

Lo bueno es que consumir alimentos con triptófano puede ayudar a tu cerebro, aunque lo ideal es que estos alimentos no sean muy altos en otros aminoácidos que compiten con el triptófano para ser absorbidos.

Como te expliqué en el último artículo, entre las mejores fuentes de triptófano se encuentran el tofú, las semillas de calabaza (zapallo, auyama), la harina de gluten, las semillas de sésamo y las almendras.

Otro factor nutricional extremadamente importante para el cerebro es el consumo de ácidos grasos omega-3. Algunos expertos en nutrición consideran que la gran mayoría de la población no consume suficiente omega-3 en su dieta, a pesar de que es considerado un nutriente esencial.

Estudios han encontrado que consumir omega-3 puede mejorar los síntomas de personas con depresión y desorden bipolar. A pesar de que el pescado es una excelente fuente de omega-3, no es completamente libre de riesgos ya que podría estar contaminado con altos niveles de mercurio.

Para evitar este problema, es necesario averiguar bien la procedencia y el tipo de pescado que uno va a comer. Para más información, lee esta guía para limitar el consumo de mercurio.

Afortunadamente existen fuentes de omega-3 menos riesgosas.   Entre los alimentos vegetales que contienen omega-3 se encuentran las semillas de linaza, semillas de chía, nueces, aceite de germen de trigo, tofú, soya verde, y espinaca.

A pesar de que algunos expertos en nutrición aseguran que las fuentes vegetales de omega-3 son muy inferiores al pescado, un estudio en el año 2010 encontró que las mujeres que son completamente vegetarianas (que no consumen ningún alimento animal incluyendo el pescado) tenían niveles de omega-3 en su sangre mucho más altos que personas que comen pescado, personas que comen carne, o personas vegetarianas que consumen leche y huevos.

Yo recomiendo consumir diariamente entre una a tres cucharadas de semillas de linaza o chía, no sólo por los beneficios al cerebro, sino también porque el tipo de fibra que contienen ayudan a reducir el colesterol, controlar el azúcar en la sangre y reducir la inflamación.

Otro factor nutricional relacionado con la depresión que quiero mencionar rápidamente es una deficiencia de ácido fólico o folato. En general las personas que tienen esta deficiencia no responden a los antidepresivos de uso más común, ya que lo que realmente necesitan es corregir su deficiencia. Las mejores fuentes de ácido fólico son los vegetales de hoja verde como las espinacas, y las legumbres como las lentejas y frijoles (porotos, judías, habichuelas).

Tanto la obesidad, como perder de peso de manera extrema (como en casos de anorexia), pueden causar depresión, por lo tanto lo mejor es mantenernos en nuestro peso ideal si es posible. Obviamente, esto no es nada de fácil como todos sabemos, y tratar de mantenernos en nuestro peso ideal es una lucha constante y muy difícil de ganar.

Te recomiendo que leas los otros artículos en este blog acerca del sobrepeso, la obesidad, el ejercicio y el estilo de vida, y así puedas aprender más acerca de cómo mantener un peso saludable.

Si tú o alguien que conoces sufre de depresión, lo más importante es buscar ayuda profesional. Lo otro que puedes hacer es examinar tu dieta y ver si tal vez no te esté faltando alguno de los nutrientes importantes para tu cerebro que ya fueron mencionados.

Si hay deficiencias en tu dieta, es muy importante que las corrijas rápidamente para que suplas tu cerebro con la nutrición que necesita y así te puedas sentir mejor de manera más natural y segura.
Artículo escrito por María José Hummel, nutricionista y educadora de salud.



MAS INFO:

http://buenasiembra.com.ar/salud/articulos/depresion-192.html
  


http://buenasiembra.com.ar/salud/fitoterapia/plantas-para-combatir-la-depresion-605.html