Buenasiembra - La Revista de Acuario

Noticia Dislocada -

domingo, 27 de julio de 2014

Una actitud Positiva Acorta la Curación...

¿Una actitud cura?

Una actitud positiva en un proceso de recuperación puede traducirse en menos estancias hospitalarias. |

Las personas que se sienten víctimas de las circunstancias aumentan su nivel de cortisol, lo que dificulta su curación


Médicos de las más diversas especialidades constatan en su día a día la relación entre los comportamientos del paciente y la rapidez de respuesta al tratamiento e incluso la propia curación.

Sin embargo, la ciencia no ha dado aún con el factor que explique el porqué
 
¿Una actitud cura?

Portada del suplemento Estilos de vida del sábado 19 de marzo de 2010
“En los años que llevo ejerciendo, he conocido a diversos enfermos de cáncer que se han recuperado por completo tras un diagnóstico terminal, personas que a priori tenían unos pocos meses de vida por delante. No creo que fueran casos milagrosos; a mi entender, estos fenómenos demuestran que la mente puede ir más allá, más hondo y cambiar los esquemas fundamentales que diseñan el cuerpo.

Puede borrar los errores del programa, por decirlo de alguna forma, y acabar con cualquier enfermedad, ya sea cáncer, diabetes, enfermedades coronarias o cualquier trastorno que haya desordenado el esquema general”.

Al menos esto es lo que afirma Deepak Chopra, médico y neuroendocrinólogo, quien ha estado indagando desde hace años hasta qué punto inciden las actitudes y las emociones en el proceso de la curación de cualquier enfermedad.

Hay más expertos, sean médicos de atención primaria, endocrinólogos, neurólogos, biólogos y un largo etcétera, que se preguntan e indagan si las emociones influyen en el proceso curativo de una persona, si son determinantes o no y si eso sucede tanto en enfermedades leves como en las más graves.

Incluso quienes trabajan en las salas de urgencia de los hospitales se preguntan qué hace que una persona llegue a morir o a sobrevivir. David Spain, jefe de traumatología y cirugía de cuidados intensivos y profesor en la Escuela Médica de la Universidad de Stanford afirma que hay tres factores que inciden en la supervivencia de una persona en urgencias: la genética del individuo, las circunstancias y los intangibles que llama factor X. “Los factores X no se pueden medir y si no podemos medirlos solemos  ignorarlos.

Por ejemplo, la personalidad desempeña un papel pequeño pero importante. Un anciano viejo y cascarrabias que es duro como una piedra a menudo se recupera mejor que un enclenque llorón. Luchan hasta el final”.

 También dice que como científico sabe que esta generalización es muy poco aceptable. “Sólo se basa en las evidencias anecdóticas, pero he visto bastantes casos como para creer que la personalidad ejerce algún tipo de influencia. Una disposición optimista mejora los índices de supervivencia en los pacientes”.

No sólo lo dicen en Estados Unidos. En España la experiencia de los médicos es similar. Por ejemplo, Maite Angulo, jefa del servicio de traumatología del hospital de Puigcerdà, no duda que la actitud en el proceso de recuperación es importante. “No es una hipótesis, es una evidencia que se traduce en menos estancias hospitalarias o en menos días en recuperar el mismo rango de movilidad tras una operación.

Ante una misma lesión, el resultado clínico es mucho mejor en una persona alegre, optimista y que muestra confianza en lo que se le está practicando, que el de un paciente pesimista y que desconfía del médico que le atiende. Compruebo cada semana estas diferencias entre unos pacientes y otros. Por eso, para mí, es fundamental cómo trato a los pacientes: favorece una predisposición positiva que redunda en su propio beneficio”.

Manuel Moreno, licenciado en Medicina y Farmacología de la Universidad de Pekín, China, añade que la propia intención también entra en el proceso de curación. “Funcionamos dentro de un sistema de creencias que ayudan en unos casos a mejorar la salud y en otros a deteriorarla. Esto afirman estudios que se están realizando en EE.UU. y Alemania”.

Los deportistas de élite se benefician de estos estudios y también saben que la actitud es fundamental para recuperarse de las lesiones en el menor tiempo posible. Hay mucho en juego. Los expertos que los atienden lo han comprobado. Xavier Budo, director de Nova Elite, un centro de optimización del rendimiento deportivo y prevención y recuperación de lesiones, explica que para ellos la actitud y las emociones son factores con los que también trabajan al tratar una lesión porque los tiempos de recuperación se acortan de manera sustancial.

También advierte que la actitud no hace milagros, “pero la predisposición a querer  curarse, y más en deportistas de élite, ayuda al organismo a ser más receptivo a su recuperación”.

Tampoco es necesario ser un deportista de élite, que están acostumbrados a entrenar la mente, para tener una actitud positiva. Carolina Pérez, médico de familia en Málaga, asegura que la actitud de una persona es fundamental ante cualquier situación de la vida. “En el caso de un enfermo, la forma de actuar frente a su estado de enfermedad va a determinar su forma de participar en su curación. Si tiene una actitud positiva colaborará con su médico para modificar hábitos de vida y cambiar determinadas pautas mentales que inciden en su estado emocional y en su inmunidad.

El paciente puede luchar, huir o paralizarse. Cuando se le comunica a un paciente un diagnóstico, este escucha palabras médicas que traduce en su mente según lo que ha escuchado en la tele, o le ha dicho un vecino o un familiar acerca de esa enfermedad. Dependiendo de la confianza en su médico decidirá darle más credibilidad a unos u otros y según la capacidad que tenga para resolver situaciones difíciles se dejará llevar por el miedo o por su fuerza interior para hacer frente a esa enfermedad.

Si reina el miedo y la sensación de invalidez, se dispara el mecanismo del distrés (respuesta insana al estrés) que provoca la liberación en sangre de una serie de sustancias que, si se perpetúa esa situación, originan un estado de toxemia química donde la acidez sanguínea, la tristeza, la desesperanza y la depresión imperan”.

 Manuel Moreno recuerda que una persona que envía un fuerte estímulo a su organismo “puede alterar el medio extracelular, y sabemos que en un medio ácido es más fácil que se desarrollen células cancerígenas, por ejemplo”. Carolina Pérez expone el caso de una paciente suya a la que se le diagnosticó “un cáncer de tiroides con muy mal pronóstico.

Ella confió en todo el equipo médico y en que era posible hacerle frente a esa enfermedad. Decidió seguir el tratamiento oncológico y todas mis indicaciones para mejorar sus hábitos de vida, alimentación y formas de interpretar la vida. Aprendió a disfrutar cada momento como si fuera el último, aprendió a expresar sus emociones y, sobre todo, siempre confió en que era posible sobrevivir a ese cáncer. Hoy en día me consta que es una mujer muy feliz que contagia con su alegría a todos los que puede y que se ha curado”.

Cuando se le pregunta a Fermí Capdevila, coordinador de oncología médica del hospital de Igualada, comenta que no hay estudios cuantitativos sobre la incidencia de las actitudes, “pero en el trabajo del día a día he visto que personas con una buena actitud afrontan mejor algunos tratamientos, mientras que en los pacientes muy pesimistas se acelera la situación de deterioro. Yo he visto incluso en pacientes terminales que si sabían que en unos días venía alguien muy querido, se iban manteniendo, y después del encuentro se iban para abajo, se ponían mucho peor”.

Esta interacción entre cuerpo, mente y emociones tiene nombre entre los investigadores: es la psiconeuroinmunología (otros la llaman psiconeuroinmunobiología o psiconeuroendocrinología, y más variaciones). En definitiva, este concepto quiere reflejar la interacción que se produce entre las actitudes y comportamientos, el sistema nervioso, el sistema inmunológico y el sistema endocrino, y cómo esta relación afecta en el desarrollo de enfermedades o en sus procesos curativos.

Avelina Pérez Bravo, psiquiatra del servicio de psiquiatría del hospital Xeral de Vigo, explica que durante un tiempo se creyó que el sistema inmune era un sistema autorregulado. “Ahora sabemos que el sistema nervioso central desempeña un importante papel en su regulación y existe reciprocidad en el control del propio cerebro por el sistema inmune”. También advierte que la red de conexiones que entretejen estos sistemas “presenta una elevada complejidad, lo que conlleva dificultades metodológicas en el estudio de sus interacciones, presentando los hallazgos experimentales una baja homogeneidad y siendo difícil su replicación”.

Manuel Martín-Loeches, responsable del área de Neurociencia Cognitiva del Centro Mixto Universidad Complutense de Madrid-Instituto de Salud Carlos III de Evolución y Comportamiento Humano, explica que la especie humana “tiene la facultad innata, inconsciente y automática de ser sensible a las emociones”, le afectan.

Y dice que tanto es así que incluso le afecta el estado de ánimo de otras personas.“Hasta las personas más frías y más maquinales siempre tienen las emociones funcionando, nunca se es insensible. Los experimentos realizados han demostrado que cuando a un grupo de individuos se les sometía a cierta información, eran tan vulnerables que sus actos se veían influidos por esa información”.

 Es una interacción que desencadena reacciones en el organismo. Ángel López Hanrath, experto en medicina china lo certifica en su praxis diaria. “Entiendo que la actitud es un elemento más para la curación, sobre todo para acelerarla. Una persona reticente o que no cree, acostumbra a venir tenso. Esta falta de relajación, que a veces se puede palpar en los propios músculos, dificulta el fluir energético. La medicina china se basa en la búsqueda del equilibrio energético. Si nosotros mismos provocamos bloqueos por nuestra actitud, todo el trabajo será más complejo”.

Luis Aliaga, fundador de la clínica del dolor del hospital de San Pau, y coordinador de la clínica del dolor del Centro Médico Teknon, tiene muy claro que esa predisposición es fundamental ante el dolor.

Y explica que las personas más vulnerables, que tienen menos recursos emocionales para encontrar fuentes de satisfacción, son más sensibles al dolor. “Además de analgésicos y antiinflamatorios es necesario ganarse la confianza del paciente, establecer una buena relación médico-paciente, establecer un buen disgnóstico, aplicar un plan de tratamiento global y que el paciente tenga un buen apoyo familiar”.

Todos estos factores son importantes para tratar el dolor y otras dolencias. David Vinyes, médico y experto en terapia neural, sintetiza los resultados de algunas investigaciones sobre los efectos de los factores emocionales sobre el sistema inmune. Por ejemplo, los estudiantes en periodo de exámenes presentan una disminución de la actividad de las células NK (natural killer). Son células del sistema inmunitario que son capaces de reconocer y neutralizar las células que están infectadas.

Si los estudiantes se sienten solos, la disminución de estas células es mayor y el sistema de defensa está más vulnerable. Cuando estos mismos estudiantes han tomado conciencia de su estrés por los exámenes y han utilizado técnicas para estar más tranquilos, ha vuelto a aumentar la actividad de las células NK.

Estas alteraciones del sistema inmunológico no sólo se producen ante un examen. Cualquier situación que aumente la tensión y el estrés propicia estas alteraciones. Avelina Pérez Bravo afirma que además de los estudiantes en periodos de exámenes finales, “tenemos datos de familiares de enfermos de Alzheimer o sujetos en fase de divorcio y en todos ellos se observa una disminución de la función inmune (bien directa o indirectamente por el aumento de expresión de herpes virus latentes).

Se han estudiado también sujetos en procesos de duelo (un estrés muy grave en la escala de valoración de acontecimientos vitales negativos) que se ha relacionado con un aumento en la morbimortalidad, observándose una disminución de la respuesta de linfocitos a mitógenos. Muchos de los estudios actuales se centran en pacientes con VIH o cáncer”.

Al final concluye que las actitudes influyen en el sistema inmunológico “produciendo cambios en la distribución de células en el organismo, lo que influencia la respuesta local a un agente patógeno, y alterando propiamente la respuesta celular”. Ignacio Umbert, doctor en Dermatología, experto e investigador sobre el estrés, la inflamación y la psiconeuroinmunoendocrinología, del Instituto Umbert de la clínica Corachán de Barcelona, asegura que “vivimos en un sociedad estresada y eso afecta negativamente al sistema inmunológico y al sistema nervioso, que son los responsables de mantener en equilibrio el funcionamiento de nuestro organismo”.

Quienes toman conciencia de esta situación y cambian de actitud para neutralizar el estrés pueden llegar a sufrir un 80% menos de enfermedades cardiovasculares y un 73% menos de otras afecciones menores. Además, segregan más hormana dehydroepiandrosterona (DHE, hormona de la juventud), un 23% más en los hombres y un 47% más en las mujeres.

Por eso Inés Sagué, responsable de la unidad de meditación de la Corachán, explica que las personas que hacen meditación para cambiar actitudes activan la glándula pituitaria e inician una respuesta hipotalámica que reduce la segregación de la hormona cortisol, desactivando así el sistema nervioso simpático, causante del estrés”. Es algo así como buscar cierto equilibrio en las emociones y las actitudes. Pero no es tan fácil.

Ester Torrella, médico y miembro de la asociación de médicos para la investigación en Homeospagyria, asegura que la actitud del paciente y su estado emocional “siempre son determinantes en el curso de la enfermedad, independientemente de cómo esta se resuelva”.

 Y para eso hay que tener presente que la persona sana “es la que mantiene un equilibrio armónico y ordenado entre los tres aspectos que lo conforman: cuerpo físico o materia, mecanismos energéticos y mente o cognición, interaccionando permanentemente con el mundo exterior y la sociedad.

Cuando se agota la capacidad de respuesta en uno de estos tres aspectos, se rompe el equilibrio e, irremediablemente, se afectan los otros dos. Recobrar la salud implica, pues, recuperar el orden y el equilibrio perdido”.

Fernando Casado, médico especialista en medicina familiar y comunitaria, en Madrid, vicepresidente del Comité de Ética para la asistencia sanitaria del área 6 de Madrid, coordinador del equipo de atención primaria y miembro de grupos de innovación dentro del sistema sanitario, explica que en el proceso de curación de una enfermedad también es  importante dar paso al sentido común y tener presente que las propias dolencias del cuerpo pueden apuntar a qué actitudes deberían cambiar para ayudar a sanarlo.

¿Una tontería? Según Mario Alonso Puig, médico especialista en cirugía general y del aparato digestivo, Fellow de la Harvard University Medical School y miembro de la NewYork Academy of Sciences y de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, no lo es, “aunque tampoco se puede decir de forma tajante que una actitud cura. Hay personas que pueden reconocer qué actitud cambiar y ser muy positivos... y aún así fallecer. Y otras que tienen una actitud pésima ante una enfermedad grave, sobrevivir.

 Dicho esto, también es verdad que cada vez hay más investigaciones que confirman que una actitud positiva tiene un impacto positivo en el sistema inmunitario, por ejemplo, reduce el efecto nocivo de la quimioterapia, mientras que la persona que se siente víctima del destino se siente indefensa, aumentan los niveles de cortisol, de manera que le perjudica o dificulta su proceso curativo.

Una persona con estrés negativo (distrés) es capaz de alterar el sistema hormonal. En cualquier caso, con las enfermedades no podemos hablar con una obsesión de seguridad. Sólo podemos aumentar la probabilidad de que suceda algo.

Y una actitud positiva y tranquila aumenta la probabilidad de que un enfermo se cure”. Por eso asegura que si bien los medicamentos pueden ser importantes, no lo es menos que los médicos “cuiden el aspecto emocional, tratando a los pacientes de forma afable, cariñosa, acogiendo sus sentimientos”.

Las emociones pueden ser un poderoso elemento curativo y en términos económicos más barato. Aunque siempre habrá factores que parecen escapar a la obsesión de controlar la complejidad de los procesos de curación. Lo recuerda Deepak Chopra. “Pese a nuestros esfuerzos por encarrilar debidamente el proceso de curación, cuando falla, la medicina no sabe en qué consiste.

 La curación es un elemento vivo, complejo y holístico. La tratamos como podemos, con nuestras limitaciones, y parece que ella se adapta a nuestra ignorancia.

No obstante, ante lo inesperado, por ejemplo cuando nos maravillamos ante una curación repentina y misteriosa de un cáncer terminal, la teoría médica queda sumida en un total desconcierto, pues comprobamos entonces que nuestras limitaciones sólo son artificiales”.

 En definitiva hay muchos factores que entran en juego. Por eso los expertos consultados también reconocen que se pueden aplicar los últimos avances científicos para tratar una enfermedad y el paciente tener la actitud más equilibrada y positiva posible y en cambio no superarla. Hay algo que todavía se escapa a la ciencia y a la psique.

En la sala de urgencias

Incluso en los casos donde aparentemente no incide la actitud, los expertos reconocen que sí puede suceder. Así lo ha recogido Ben Sherwood en su libro El Club de los supervivientes (Ed. Paidós), donde entrevista a médicos y personal militar para averiguar qué hace que una persona sobreviva y otra no.

Los instructores del Centro Aéreo de Entrenamiento de Supervivencia del Cuerpo de Marines de Estados Unidos en Miramar, California, lo tienen claro: la clave es la actitud, las ganas de seguir adelante. Y en el Centro Médico de Stanford, que organiza cada año la Reunión de Supervivientes de Traumas, también coinciden en este punto: la actitud es primordial.

Ben Sherwood recoge las experiencias de David Spain, quien entre otros factores hay uno que denomina X porque según este experto no se puede medir. Ben Sherwood despeja la X al identificarla con cualidades como adaptabilidad, resistencia, fe, esperanza, determinación, tenacidad, amor, empatía, inteligencia, ingenio e instinto que ha agrupado en cinco perfiles de personas:

1 El luchador Tiene la fuerza de voluntad y la determinación necesarias para luchar, resistir y salir adelante. Se exige mucho a sí mismo para dar lo mejor que tiene. Cuando es derribado vuelve a levantarse. Siempre sigue adelante cuando los demás se han rendido y lucha hasta el final.

2 El creyente Deposita toda su fe en algo superior a él, sea Dios, Alá, el Eterno, el Innombrable o el destino, para que le proteja y ayude a lo largo de sus pruebas. Sus creencias y convicciones son como un chaleco salvavidas que le mantiene a flote en momentos de dificultad. Está convencido de que este más allá nunca le pondría en un aprieto que no fuera capaz de manejar.

Hasta en los momentos más difíciles se siente bendecido y confía en que las cosas saldrán de la manera más favorable para él. Esta fe le  proporciona optimismo y esperanza. Es capaz de eliminar los pensamientos negativos o de convertirlos en pensamientos positivos. También es capaz de mostrar sentido del humor en los momentos más delicados, e incluso reírse ante las adversidades de la vida.

3 El conector Su poder reside en el vínculo con las demás personas. El amor por sus padres, por su pareja, por sus hijos y por sus amigos, le motiva para superar cualquier obstáculo por muy grande que sea.

Encuentra fuerzas en esas relaciones tan importantes y a menudo acude a grupos de apoyo o a redes sociales para que le ayuden a superar los momentos más difíciles. En definitiva se trata de una persona muy sociable que saca elmáximo partido de sus contactos.

4 El pensador En momentos de dificultad analiza el problema desde todos los ángulos, produce nuevas ideas y descubre soluciones inesperadas. Se concentra en lo que hay que hacer. Se le da muy bien convertir las ideas en actos. Cuando los demás están atascados, él puede improvisar y encontrar una salida.

5 El realista Cuando los demás reaccionan exageradamente o les entra el pánico, él conserva la calma y es dueño de sí mismo. Cuando se enfrenta a un reto es pragmático e idea rápidamente la mejor manera de afrontarlo.

De forma intuitiva sabe cuando recostarse y esperar a que pase lo peor. También sabe cuando  es el momento adecuado para emprender una acción.

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/terapias-alternativas/chopra-la-curacion-cuantica-1160.html

martes, 8 de julio de 2014

Como Aportar Calcio a Las Plantas Con Cascara De Huevo,,,

Por:  La Huertina De Toni

En la sección de abonos orgánicos que podemos realizar en la huerta , añadimos uno mas, en este caso un interesante método para saber como aportar calcio a las plantas con cascara de huevo, de una forma sencilla y eficaz, para entre otras cosas prevenir las podredumbre apical en los tomates.

Aunque seguramente sea una cosa que queda muy mal a la vista en el huerto, la idea de aportar este desecho orgánico , es mas que interesante, ponerlo alrededor de nuestras plantas va a permitir que nuestras plantas no sufran por falta de calcio, aunque igualmente se puede hacer enterrándolo, cuando trasplantamos nuestras plantas al huerto o maceta.

Cascaras-de-huevo-para-limpiar-suelos-contaminados

Las cáscaras de huevo contienen 93 % de carbonato de calcio y 1 % de nitrógeno,junto con otros nutrientes necesarios para la tierra. Muchas plantas toman el calcio de la tierra durante su proceso de crecimiento.

Aunque no es un nutriente realmente del que suelan aquejarse las plantas de que les falta, si es cierto que aveces viene manifestado en una enfermedad conocida como podredumbre apical. Los pimientos, tomates o berenjenas son unas de las plantas susceptibles a la podredumbre apical provocada por deficiencia de calcio.


Una cosa a tener en cuenta y que es importante, es que tampoco debemos abusar de este tipo de “abono” puesto que si echamos en muy grandes cantidades, podemos cambiar el Ph de la tierra volviéndolo mas básico.

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/ecologia/index.html

domingo, 6 de julio de 2014

Sensores de Humedad para Riego...


irrigation


La agricultura consume, según proyecciones de la FAO, una media del 70% de los recursos hídricos.

Dado que es un recurso imprescindible para las explotaciones agrícolas, es necesario optimizar su uso aumentando la eficiencia de riego, de manera que se aumente el rendimiento y se reduzcan los costes.

Para ello se pueden utilizar sensores de humedad, para programar el sistema de riego en base a unos parámetros de eficiencia.

La gran mayoría de los sistemas de riego automático se basan en tablas horarias. Algunos tienen interruptores del riego accionados según condiciones atmosféricas (temperatura, lluvia, viento…) que obtienen buenos resultados pero muy pocos disponen de sensores que lean directamente el estado hídrico de la tierra.

La introducción de este tipo de sensores transformaría el sistema del tiempo en otro basado en el contenido de agua óptimo de la tierra, que se podrá ajustar según el tipo de material vegetal.

De esta forma se permitirá automatizar el riego con las necesidades estrictas de la planta.
La medición del contenido de agua del suelo es fundamental para el manejo eficiente de los recursos hídricos.

Existen dos tipos de factores básicos para la programación del riego.
  1. Conocer la cantidad de agua presente en un volumen determinado de suelo

  2. Cuál es su estado energético (potencial hídrico).
Estos factores permiten caracterizar completamente la respuesta del suelo a la retención de agua.


CONTENIDO DE AGUA – Sondas capacitivas


La medición del contenido de agua en el suelo, se puede llevar a cabo usando métodos realmente sofisticados, como pueden ser las técnicas dieléctricas.

Las técnicas dieléctricas se basan en la dependencia de las propiedades dieléctricas del suelo con el contenido de agua.

Una de las más empleadas actualmente son las sondas capacitivas.

Con este método se puede observar a nivel de campo cuando empieza a mostrar carencias de agua nuestro cultivo y en base a ello con un sistema automatizado programar la secuencia de riego.


Se trata de técnicas que requieren el uso de sistemas electrónicos complejos y esto dificulta la incorporación en sistemas de riego automático a gran escala, como la monitorización de grandes superficies.


Aunque realizando un buen posicionamiento de los sensores para conseguir muestras representativas a lo largo de toda la parcela también se pueden conseguir resultados significativos.


POTENCIAL HÍDRICO – Tensiómetro


El potencial hídrico es un parámetro de gran importancia puesto que proporciona el estado energético del agua en el suelo y esto permite saber si se encuentra en equilibrio o en movimiento.

Está compuesto de cuatro parámetros: matricial, osmótico, gravitacional y de presión.

  • El matricial expresa el grado de retención del agua en un suelo. La fuerza con la que el suelo retiene el agua está directamente relacionado con la porosidad de los materiales que componen los suelos.
  • El osmótico determina la presencia de solutos disueltos y se basa en que las moléculas de agua se desplazan de lugares con poca presencia de solutos a lugares con mayor concentración. Con este potencial podemos preveer donde se encontrará el agua.

  • El gravitacional dependerá del punto de referencia que se tome para su cálculo y representa la influencia del campo gravitatorio. Es mayor en los suelos arenosos y por ello el bulbo húmedo tiene una forma más alargada.

  • Por último el de presión representa a la presión hidrostática, dependerá de si el agua está sometida a tensión o a presión. Generalmente se considera 0 porque el potencial del agua es mayor que el de la presión atmosférica.

Para la medición del potencial hídrico del suelo, el método más utilizado, debido a su mayor sencillez en la instalación, es el tensiómetro.

Sirven para conocer el estado hídrico de las raíces y deben colocarse en función del estado de crecimiento de éstas o de su profundidad.


Los tensiómetros deben ser instalados en lugares representativos de la parcela, ya que, los suelos tienen diferentes capacidades de retención de agua y tasas de infiltración. Además deben de poder alcanzar perfectamente el agua de riego y lluvia.


Es conveninente realizar la lectura a primera hora de la mañana, que es cuando el movimiento del agua hacia la planta y en el suelo es insignificante.


La lectura del tensiómetro posee un rango desde 0 a 80 cb (centibares). Por lo tanto valores bajos representará que el suelo está saturado y altos que se encuentra en un punto de marchitamiento en el que sólo quedará agua en ciertos microporos.


Habrá que programar el riego cuando los macroporos comiencen a desecarse, de manera que el cultivo se mantenga próximo a la capacidad de campo.


Generalmente este intervalo será entre 30 y 60 cb donde el suelo está aireado y se asegurará que el agua esté disponible:

  • En suelos arenosos entre 30 y 40 cb
  • Suelos limosos entre 40 y 50 cb
  • Suelos arcillosos entre 50 y 60 cb

Después de haber nombrado los diferentes tipos de sensores, se debe remarcar que tanto los que se programan a partir de el contenido del agua del suelo o mediante el potencial, se pueden usar indistintamente aunque con ambos métodos combinados se consiguen resultados más fiables.



Para finalizar, sería importante concluir con algunos aspectos clave para un buen funcionamiento de los sensores de humedad.
  1. La posición con la que se deben colocar, ya que si no la medida que nos proporcionará no se ajustará a nuestro cultivo.

  2. Conocer las características del suelo (pendiente, profundidad, porosidad…) y cultivo (capacidad radicular)

  3. Saber aplicar los datos que nos proporcionan los sensores según el sistema de riego que posea el agricultor.

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/ecologia/index.html


Se ha utilizado para la elaboración del artículo contenido de:

Bisquert Juan, Garcia Belmonte Germà, Fabregat Santiago Francisco. Sensor de humedad de la tierra para el control de riego.Athenea 19. Castelló de la Plana: Publicacions de la Universitat Jaume I. ISBN 978-84-8021-652-4

sábado, 5 de julio de 2014

Cómo Construir una Fuente Zen en tu jardín.


Trata de armarte de un lugar para sentarte tranquilamente y contemplar los sonidos de la naturaleza. Aquí te mostramos paso a paso, para que te construyas tu mismo una pequeña fuente de jardín con goteo suave.

No temas que este proyecto no es demasiado dificultoso. Cuando el trabajo esté terminado y la fuente esté funcionando, veras que agradable y relajante se escucha el sonido con esta cascada de agua.

build-fountain-toutX

PASOS


1. Cavar el agujero de la bomba

build-fountain-1

Utilizando una pala puntiaguda, cava un hoyo de 2 pulgadas más que el cuenco y lo suficientemente amplia como para que quepa.

Pon la tierra en una carretilla o en una lona para proteger el césped cercano. Cava una zanja estrecha y poco profunda entre el pozo y la salida más cercana exterior.

2. Establece la cuenca y el conducto

build-fountain-2

Pon una cama de 2 pulgadas de espesor de grava para drenar en la fosa. Coloca el cuenco sobre la grava.Medir la distancia desde la toma de corriente hasta el borde de la fosa. Corta una sección de conducto de PVC para esta longitud.

Pasar una cadena a través del conducto y coloca cinta en un extremo al enchufe de la bomba. Tira de la clavija a través del conducto.

Tapa el enchufe firmemente al extremo del conducto para que no se tire hacia adentro. Descansa el conducto en la zanja y rellena sobre ella.

3. Ajustar las partes

build-fountain-3

Centra la bomba en el cuenco. Coloca la pantalla (la que cubrirá el agujero) sobre el pozo y marca en el punto directamente sobre la salida roscada en la bomba. También marca el borde más próximo al conducto.

4. Marca con una apertura.

build-fountain-4

Con unas tijeras especiales, corta un círculo de 1 pulgada de ancho en la marca central. A continuación, cortar una solapa de tres lados en la marca del conducto que sea lo suficientemente grande para que se  pueda meter la mano y sacar la bomba para su reparación.

5. Conecta la tubería y la bomba

build-fountain-5

Con el uso de un cortador de tubo, cortar una sección de 4-pulgadas del extremo de la tubería de cobre. Desatornilla la compresión de los accesorios en los extremos de la válvula de bola.

Desliza una tuerca de la válvula de bola, luego el anillo de latón, o férula, a la larga sección de la tubería. Inserta el tubo en un extremo de la válvula de bola, luego aprieta con los dedos la tuerca sobre la férula en la válvula. Une el tramo corto de tubo en el otro extremo de la válvula de la misma manera.

Atornillar el extremo roscado del adaptador en la salida de la bomba. Desmontar el final de compresión y desliza la tuerca, a continuación la virola sobre la sección corta del tubo. Conectar el tubo a la bomba con el accesorio de compresión. Usando una llave ajustable, aprieta las tres tuercas de compresión un extra de cuarto de vuelta.

Verter una capa de 2-pulgadas de grava de drenaje en la parte inferior de la cuenca. Coloca la bomba en el centro de la cuenca con el tubo hacia arriba.

Desliza la pantalla sobre la tubería y disponla para que la solapa de acceso se encuentre cerca del conducto.

6. Coloca la cubierta



Usando una sierra de mano, corta las secciones de madera lo suficientemente largas para extenderse más allá del pozo a unos cuantos centímetros a cada lado.

Coloca la cubierta de madera sobre el agujero en la parte superior de la pantalla.

7. Haz los cálculos



Apila las piedras para crear un arreglo estético. Enumera en la parte inferior de cada piedra con un lápiz para realizar un seguimiento en orden a medida que los vayas apilando.

Coloque una piedra sobre la  grava. Utilizando un taladro de martillo equipado con una broca de 5/8-de pulgada,perforar a través de la parte plana de la piedra. Repite el procedimiento para todas las piedras.

Consejo: Mantén un cubo de agua cerca de la broca. Vierta un poco de forma intermitente en la piedra para mantenerla húmeda y las brocas se enfríen mientras trabajas.

8. Monta la fuente



Pasa las piedras sobre el tubo de cobre hasta que se apilen y equilibren.

Marca el tubo donde las piedras terminen. Retira la piedra superior y utiliza un cortador de tubo para cortar el tubo de cobre de 1/4 pulgada por debajo de la marca. Vuelva a colocar la piedra.

Llenar el depósito con una manguera de jardín, añadiendo agua suficiente para elevarse 5 cm por encima de la bomba. Abre la válvula de bola, conecta la bomba, enciéndela y comprueba el flujo. Ajustar la presión con la válvula de bola.

9. Finalización de la fuente



Dirigir el agua haciendo girar las piedras apiladas. Cuña piedras más pequeñas en los huecos para mantener la estructura estable. Para hacer los arreglos permanentes, apaga el agua y colocar adhesivo de silicona transparente entre las piedras.

Deja que el pegamento se seque antes de encender la fuente de nuevo. Una vez que la fuente fluya de la manera en que te gustaría, cierra la pantalla y camuflar la base con piedras pequeñas.

Consejo: Revisa el nivel de agua de la cuenca con regularidad, sobre todo en una ola de calor y reponer para mantener constantemente la bomba sumergida.



Fuentes:
http://www.lavidalucida.com/
http://www.thisoldhouse.com/

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/meditacion/construccion-de-fuentes-de-agua-cascadas-paisajista-petrus-1455.html

miércoles, 2 de julio de 2014

Las Plantas más Eficaces para la Mujer ...


¿Qué plantas son más eficaces para los problemas de la mujer?


     Las plantas para la mujer son aquellas que pueden ayudarlas, de forma natural, a regular sus problemas relacionados con la pre o la menopausia.

¿A qué nos referimos con plantas para la mujer?
Cuando hablamos de plantas para la mujer nos referimos a que sirven para los distintos desarreglos ginecológicos de la mujer: síndrome premenstrual, menstruaciones dolorosas, demasiado abundantes, síntomas de la menopausia, etc.

Estas plantas aportan fitoestrógenos y otros principios activos que ayudan a regular de modo natural estas dolencias.

En la mayoría de culturas ya se vienen utilizando desde hace siglos por lo que su eficacia está más que demostrada.


¿Qué ventajas tienen sobre los medicamentos?

  • Ausencia de efectos secundarios: aunque cada una de las plantas para la mujer sea diferente podemos afirmar que, en general y respetando la dosis, no suelen presentar efectos secundarios importantes mientras que los medicamentos para estas dolencias suelen tener muchos e importantes.
  • Beneficios secundarios: la mayoría de estas plantas tienen otras virtudes (diuréticas, antiinflamatorias, etc.) por lo que suelen corregir otras dolencias.
  • No eliminan sólo el síntoma: su función no se limita a mejorarnos los síntomas (sofocaciones, dolor, etc.) si no que buscan solucionar la causa (el desequilibrio hormonal).
  • Cuidan el sistema cardiovascular: algunas de estas plantas también mejoran la salud cardiovascular (como la soja).
  • Actúan sobre el sistema nervioso: muchas de estas plantas para la mujer también favorecen el equilibrio nervioso de las mujeres ya que los desequilibrios hormonales suelen afectarles mucho (ansiedad, irritabilidad, depresión, etc.).


Las plantas para la mujer más eficaces


Algunas de las mejores plantas para los desequilibrios hormonales.

  • Ñame (Mexican wild yam): un buen aporte de progesterona natural.
  • Angélica Sinensis (Dong Quai): dolor menstrual.
  • Sauzgatillo: eficaz en la mayoría de situaciones.
  • Isoflavonas de soja: la más utilizada en los problemas de la menopausia.
  • Cimífuga y Trébol rojo: en la menopausia suelen funcionar muy bien.
  • Bolsa de pastor: para las menstruaciones hemorrágicas.
  • Caléndula, Milenrama, Pié de león, Prímula u Onagra etc.: funcionan muy bien en el Síndrome premenstrual y otros desajustes.
  • Etc.


¿Sabías que…?


Aunque parezca que todas las plantas para la mujer tengan un efecto similar hay matices que las hacen más convenientes según que caso. El herbolario o especialista os aconsejará conveniente.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente.

La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

jueves, 12 de junio de 2014

Homeopatia: Los 6 principales remedios constitucionales en niñ@s

Robin Hayfield, en su fabulosa Guía práctica de homeopatía: El cuidado diario de la salud a través de tratamientos naturales, (imprescindible en la biblioteca de quien se inicia en la homeopatía) nos ofrece una descripción general, y magistral, de los 6 tipos básicos de constitución infantil.



De forma sencilla y asequible nos presenta una imagen completa en la que todos identificamos a muchos de los niños y niñas que han pasado por nuestra vida.

También ocurre que podemos observar dos remedios, e incluso tres, en un mismo niño. Son facetas de su vida en las que reacciona diferente según el estímulo externo.

Aquí os mostramos tan sólo un resumen de los 6 tipos constitucionales, pero pinchando sobre cada uno de los títulos accederas a la descripción que Robin Hayfield hace de cada uno de ellos:


¿Es mi hijo un niño tipo Calcarea Carbonica?


- Metódico y pausado, quizás hasta el punto de parecer lento y testarudo.

- Puede ser bastante grueso y sudoroso.

- Prefiere los alimentos farináceos.

- Es independiente aunque no demasiado aventurero.


¿Es mi hijo un niño tipo Lycopodium?


- Tímido, falto de confianza, ansioso, preocupado.

- Temeroso de que le vean fracasar.

- Siente pasión por los dulces y los alimentos azucarados.

- Tendencia a producir gases intestinales o flatos.


¿Es mi hijo un niño tipo Natrum Muriaticum?


- Muy sensible ante los comentarios y las críticas, aunque sean bienintencionadas.

- Sólo muestra sus emociones en privado.

- Juicioso y serio, sea cual sea su edad.

- Autónomo e independiente.


¿Es mi hijo un niño tipo Phosphorus?


- De aspecto ligeramente delicado.

- Personalidad cálida y afectuosa.

- Responde bien al amor u al afecto.

- Puede faltarle concentración y se distrae con facilidad.

- Sus puntos débiles son el estómago, la garganta y el pecho.

- Con frecuencia muestra una predisposición nerviosa.


¿Es mi hijo un niño tipo Pulsatilla?


- Muestra miedo o preocupación a que se le abandone.

- Particularmente sensible a acontecimientos como un cambio de colegio.

- Indeciso y variable (incluyendo estados de ánimo, preferencias alimentarias y síntomas).

- Aspecto delicado y tímido.

- Prefiere el frío y el aire fresco.


¿Es mi hijo un niño tipo Sulphur?


- Seguro, activo, sociable.

- A veces egocéntrico e insensible ante las necesidades de los demás.

- Físicamente grande, fuerte y alborotador.

- Desordenado, desaliñado y a veces sucio, tanto en apariencia como en hábitos.

- No siente el frío.

Quizás te interesa el artículo Los 30 tipos constitucionales de niños, del Dr. D.M. Borland


MAS INFO:
 http://buenasiembra.com.ar/esoterismo/astrologia/astrologia-flores-de-bach-233.html




Signos Tempranos de un Hígado Intoxicado

 10 Signos Tempranos de un Hígado Intoxicado



La enfermedad hepática está a menudo estereotipadamente vinculada al alcohol o las drogas, pero la verdad es que hay más de 100 formas conocidas de enfermedad hepática causada por una multitud de factores.

 Aquí la lista de algunos de los síntomas comunes que debes tener en cuenta si estás preocupado acerca de esta enfermedad.

El hígado es el órgano interno más grande y la glándula más grande del cuerpo humano.

El hígado juega un papel vital en muchas funciones corporales que van desde la producción de proteínas a través de la coagulación de la sangre y también regula los niveles de colesterol, glucosa y el metabolismo de hierro.

 Y filtrando continuamente nuestra sangre, el hígado desintoxica y limpia nuestros cuerpos. A excepción del cerebro, el hígado es el órgano más complejo, por lo que mantenerlo en buen estado de salud es imperativo.

Un punto único y muy positivo es que nuestros hígados son realmente capaces de repararse a sí mismos, lo que significa que, dependiendo de la causa del daño y si es detectada a tiempo, pueden de hecho hacer recuperaciones completas.

Algunos de los síntomas más comunes de las enfermedades del hígado se explican a continuación:



1.- Ictericia: Se trata del conocido " amarillamiento " de la piel.


Todo tu cuerpo incluyendo a veces las uñas y los ojos adquieren un tono amarillo. Esto se debe principalmente a la acumulación de 'bilirrubina' que es un pigmento en la bilis. La bilis se hace en nuestro hígado, y es esencial en el proceso de digestión.

Si tu hígado está teniendo problemas de filtrado de toxinas que se ingieren (ya sea a través del tracto digestivo, la piel o el sistema respiratorio) la bilirrubina se acumula en el torrente sanguíneo por lo tanto se converte en palidez amarillenta.


2.- Cambio de color en orina y heces
: Mientras que los cambios de color pueden ser indicadores de muchos de los problemas en el cuerpo, a menudo es una señal clave de problemas hepáticos.

Si te mantienes bien hidratado entonces la orina producida siempre debe ser de un color pálido tipo paja. Por ictericia sin embargo, una acumulación de bilirrubina puede manifestarse como un color mucho más oscuro de la orina.

Un hígado con mal funcionamiento también puede hacer que tus heces se vuelvan pálidas, con sangre, o incluso negras. Conoce tu propio cuerpo y reconoce los cambios.


3.- Calambres estomacales e hinchazón
: De nuevo, notando cambios es el punto clave. Si comienzas a tener dolores o cólicos en la zona abdominal que son persistentes, esto podría ser un indicio de que no todo está bien con el hígado.

También se puede notar hinchazón constante o una sensación de tener gases; esto puede llegar a desarrollar la ascitis. La ascitis es la acumulación de líquido dentro de las paredes del abdomen, y causa exceso de presión en los pulmones resultando en dificultad para respirar.

El tratamiento es invasivo y requiere drenaje del fluido por catéter.


4.- Sensibilidad en la piel
: Un síntoma común es la piel hipersensible - excesivamente conpicazón o irritación al tacto. Algo de esto se puede aliviar con la aplicación de crema hidratante pero no va a mejorar sin tratar el problema hepático subyacente.


5 Reflujo ácido
: Si sufres de ataques cada vez más frecuentes de reflujo ácido con indigestión, con o sin vómitos, estos son otros signos de advertencia de que no todo está bien y necesitas investigar más.


6.- Diarrea
: Es evidente que esto puede tener muchas cosas como su causa, pero si se convierte en un problema más habitual de lo que podría ser es debido a un mal funcionamiento del hígado, ya que es fundamental para el sistema digestivo del cuerpo.


7 Fatiga general:
No sólo estamos hablando de mucho cansancio aquí, sino más bien como la debilidad absoluta y el letargo general y constante.

Si el hígado tiene exceso de trabajo, esto tendrá un efecto de golpe y lo cobra en el cuerpo entero. Si se combina este síntoma con cualquiera de los otros mencionados a continuación, debes buscar ayuda médica de inmediato.


8.- Repentina pérdida de apetito
: Esto puede parecer un síntoma vago que a su vez podría ser el resultado de muchas condiciones. Pero la pregunta clave que hay que preguntarse es ¿tienes alguna otra de estas señales de advertencia? Esto a menudo no aparece hasta bastante tarde en el desarrollo de una enfermedad hepática, por lo que hay que buscar la opinión de un experto médico.


9.- Retención de líquidos:
Comúnmente afecta a los pies, los tobillos y las piernas. La retención de líquidos se manifiesta como la hinchazón de la zona afectada. Si presionas el dedo en el área hinchada, la piel no se recuperara de inmediato y una huella de tu dedo estará allí durante unos segundos después de quitar la presión.


10.- Malestar general:
Esto es difícil de describir, pero cada uno de nosotros debe estar en sintonía con nuestros propios cuerpos. De esa manera puedes realmente decir la diferencia entre unos pocos "días de descanso" y una sensación más general y subyacente de malestar.

Esto se debe a que no todas las toxinas se están filtrando fuera de un hígado enfermo de manera eficiente y las toxinas que quedan flotando en nuestro cuerpo pueden manifestarse en dolores de cabeza, brotes en la piel, sequedad de la piel e incluso el mal humor característico.

Mantén tu hígado sano conociéndo tu cuerpo, reconociendo los cambios y hacer frente a ellos rápidamente. Esto le dará a tu hígado la mejor oportunidad de recuperación y la auto-reparación.

Traducción al español: equipo de Vida Lúcida www.lavidalucida.com
Toda la traducción con derechos reservados
Fuente en inglés: naturalcuresnotmedicine.com