MI BLOG de BS RSS Feed

BUENASIEMBRA

jueves, 17 de junio de 2010

Gemoterapia: el arte de curar a través de los cristales

 Las gemas siempre han sido un misterio, desde las más remotas culturas. Sus formas precisas y sus colores brillantes son únicos en la superficie del planeta. En todas las tradiciones ancestrales de la humanidad, las gemas estaban relacionadas con el mundo espiritual.  Al igual que otras terapias complementarias, la Gemoterapia es una terapia vibracional o energética, que apoya su principio de sanación en la activación de la propia energía mineral del cuerpo, a partir de la vibración de los cristales.
 
Las gemas se utilizaron ya en el año 3.800 a. de C. en obras de arte sagradas.

Los cristales y las piedras preciosas han sido desde tiempos remotos apreciados como herramientas de caza, tallas o joyas. Antes de que se ideara el dinero, las gemas y las joyas eran un medio de intercambio conveniente y portátil. También han sido distintivos de poder y realeza, se han asociado siempre con la sangre real, luciendo elegantes joyas y coronas, insertadas en tronos, incrustadas en espadas y adornando otros muchos tesoros.

Las prácticas médicas de muchas culturas antiguas incluían el lucir talismanes y amuletos alrededor del cuello. Incluso hoy en día, las piedras preciosas se muelen hasta convertirlas en polvo, a continuación se mezclan con agua y luego esta combinación es ingerida por sus propiedades curativas, tal y como se hacía siglos atrás.

Su utilización desde la antigüedad
 
No hay duda de que nuestros antepasados eran conscientes de los poderes de los minerales. Ellos vivieron en las cuevas rodeados de piedra durante miles de años y desarrollaron una sofisticada tecnología utilizando sílex, un tipo de cuarzo, para la elaboración de todas sus herramientas. Sin duda, nuestros antepasados fueron sensibles a las energías de la piedra como nadie más lo ha sido. Al igual que posteriormente los sumerios, los egipcios y otras civilizaciones antiguas enterraban hermosas gemas con sus nobles muertos.
En los tiempos primitivos eran los hombres, más que las mujeres, los que llevaban las gemas.
A lo largo de la historia, diversas civilizaciones han utilizado el poder de los cristales y las piedras para usos múltiples.

En el famoso papiro conocido como "El Libro de los Muertos", del antiguo Egipto; puede verse cómo fueron trazadas las leyendas de las piedras sobre jeroglíficos que usaban como amuletos o talismanes. Antiguamente en África, las cuentas de piedras semipreciosas las usaban los pueblos para atraer el valor, la sabiduría, en ritos de fertilidad, en nacimientos y entierros, a la vez que servían para ayudar en la caza. Ciertas piedras las utilizaban para identificar a una familia y otras como monedas en intercambios comerciales. Ciertas tribus del desierto del norte de África acostumbraban a trenzar sus cabellos entrelazándolos con carnelias, ámbar y pedazos de huesos los cuales simbolizaban su dinastía familiar. La riqueza de una familia era juzgada de acuerdo con la cantidad de cuentas de piedras usadas por las mujeres de la familia. Mientras más cuentas usaban, más rica era la familia. Entre las piedras más populares estaban la ágata, la amazonita, la serpentina, la malaquita y el lapislázuli.

 
Beneficios para el cuerpo y la salud

Los cristales son seres vivos que nacen de la tierra, es decir nacen del reino mineral que es el primer reino que surge como manifestación física en el momento de la creación. Luego  surgieron el vegetal, el animal y el humano. Cada reino posterior contiene en si a los reinos anteriores, por lo tanto no es casualidad que en toda nuestra constitución física estén presentes los minerales. Los llevamos en los huesos, en la sangre, en los músculos, en la piel. Cuando ponemos una piedra sobre el cuerpo su vibración entra en nuestro sistema activando en él la misma vibración energética. De esta forma nuestra energía se va ordenando y volviendo a su estado natural de perfección y equilibrio. Cuando se ubican cristales sobre el eje central de chakras nuestra energía se equilibra, entramos en un estado de coherencia y obtenemos un estado de conciencia expandida. En ese estado, podemos dialogar con nuestro Ser Superior y conocer las causas que detonaron una enfermedad, un problema o una situación particular, para así sanar desde la raíz, corrigiendo patrones emocionales, mentales e incluso espirituales.

Se trata de alcanzar el estado de coherencia y salud, que es el estado de Unicidad y conciencia del Uno. Cuando estamos en un estado de coherencia o de Unicidad, nuestras actitudes o acciones en el plano físico son fiel reflejo de lo que sentimos y pensamos. No estamos acostumbrados a vivir en coherencia, por el contrario estamos acostumbrados a sonreír a pesar de la rabia o la pena que sentimos; a decir: "Sí", cuando en realidad queremos decir:" No", a postergar nuestras necesidades en beneficio de las necesidades de otros. El sólo hecho de ser concientes, la mayor cantidad de veces al día, el actuar en Unicidad nos asegurará un flujo energético estable que favorece un estado de salud y bienestar general. Nos facilita el actuar desde el Ser más que desde el Hacer. Este estado es el resultado de la alineación energética de todos los cuerpos que forman el cuerpo Físico. Cada uno de ellos es reflejo de mi totalidad. Por lo tanto, cuando una enfermedad o problema surge en nuestra vida es para mostrarnos que algo está fuera de equilibrio, que en algún lado rompimos nuestra coherencia. Sin embargo, nuestra cultura actual nos lleva a tapar el síntoma o a obviarlo, sin que esto signifique necesariamente que estamos sanando.
 
Quiénes pueden utilizarla

 
La Gemoterapia es recomendable para cualquier tipo de persona, en la medida en que la misma esté dispuesta a hacerse cargo de su proceso de sanación, comprenda que ella generó la enfermedad para darse cuenta que algo andaba mal y sobretodo que esté dispuesta a efectuar los cambios necesarios que logró percibir en el estado de conciencia expandido.

Todas las enfermedades, sin excepción alguna, son una expresión de un desequilibrio en nuestro estado de coherencia y un deseo reprimido de cambio por parte de nuestra Esencia Divina. En este sentido, como la gemoterapia activa la propia energía mineral del cuerpo, no presenta contraindicación alguna y es un excelente complemento para cualquier tratamiento tradicional alópata u otro tipo de terapias complementarias.

Diferencias con otras terapias energéticas
 
Todas las terapias energéticas actúan sobre los distintos cuerpos sutiles simultáneamente armonizándolos y devolviéndoles su orden energético natural. Sin embargo, muchas terapias aunque dejan al paciente sintiéndose muy bien, lo hacen muy pasivo en su relación con la enfermedad, sin permitirle ahondar en descubrir lo que lo llevó a enfermar, generándole una "dependencia" en la terapia. En este sentido, la Gemoterapia ayuda a expandir la conciencia, va permitiendo que la persona se de cuenta para qué y por qué enfermó y lo que tiene que ir cambiando para sanar. Dentro de este proceso, trabaja activando la propia energía mineral del cuerpo, produce una expansión de conciencia muy contenida, donde habitualmente la persona hace regresiones y vive una experiencia catártica sin desbordes excesivos.

A su vez la Gemoterapia va permitiendo la integración de la experiencia a partir del tratamiento con esencias de gemas. Desde esta perspectiva es una terapia muy completa, donde la persona obtiene mucha información a partir de la práctica terapéutica y además lo apoya con la misma energía mineral, para que integre la experiencia, promoviendo los cambios necesarios.

MAS INFO:
http://buenasiembra.com.ar/salud/terapias-alternativas/gemoterapia-168.htmlhttp://buenasiembra.com.ar/salud/terapias-alternativas/gemoterapia-168.html
 
Centro de terapias complementarias Mitzel Ayme.

No hay comentarios: