Buenasiembra - La Revista de Acuario

Noticia Dislocada -

martes, 15 de marzo de 2011

TANTRA: consejos básicos...

Aprendiz de sexo tántrico

Cómo recuperar el tiempo para el placer y descifrar lo que verdaderamente nos piden el cuerpo y la mente. Cómo conseguir el goce personal y descubrir los deseos ocultos y más sentidos del sexo en pareja Por Juan Yesnik


Cómo recuperar el tiempo para el placer y descifrar lo que verdaderamente nos piden el cuerpo y la mente. Cómo conseguir el goce personal y descubrir los deseos ocultos y más sentidos del sexo en pareja  Por Juan Yesnik
- Foto: Corbis




 Por Juan Yesnik
Especial para RevistaOhlala.com


No se trata, fiel al estilo argentino, de convertirse de un día para el otro en un pequeño Buda ilustrado para acceder a las costumbres orientales que garantizan plenitud. Es bueno incorporar, poco a poco, técnicas que ayudan a mejorar la calidad de vida y, por supuesto, optimizar la vida sexual (para los chinos, la principal fuente de salud y armonía).

Solemos ir de un extremo al otro cuando buscamos alternativas que nos ayuden a modificar aquello que no funciona tan bien como nos gustaría. Las estadísticas dan cuenta de que los argentinos, así como gran parte de la población mundial, no estamos del todo conformes con la cantidad y calidad de nuestra vida sexual.

Las exigencias del ritmo occidental - el correr atrás de todo (y de nada), el girar en la rueda ansiosa y sin destino del hámster, la condena al estrés y al cansancio que resulta de tanto "frenetismo productivo", etc. - nos alejan cada día de la posibilidad de gozar más y mejor (para los chinos, y para todos, eso es atentar contra nuestra salud física y emocional).

Cuando un día descubrimos que "esto no puede seguir así" - un primer gran paso, siempre y cuando no nos carguemos otra vez de presión para conquistar el cambio de manera inmediata y efectiva- solemos tomar actitudes acordes a nuestro estilo desmesurado y exigido. Muchos, sino la mayoría de los que deciden aprender las consagradas y hoy marketineras técnicas de Oriente, salen corriendo a comprarse un kimono, se ahogan en sahumerios o se arrojan a los pies del simpático Buda como si este fuese el "gurú o el santo" que, a la luz de la vela y el OMM, siempre está para salvarnos.

La decisión y la búsqueda son internas, personales, acordes, siempre, a las verdaderas necesidades, deseos y posibilidades. Todo cambio que emprendamos en forma compulsiva y exigida no hará más que seguir "enrollándonos" en nuestro karma de logros y perfección, responsable de tanta "impotencia", "anorgasmia" y, fundamentalmente, agente contaminante del placer, más allá la erección y de la eyaculación como resultado.

El Tantra, procedente de dos antiguas palabras del sánscrito, cuyo significado es expansión y liberación, promete una serie de técnicas básicas para disminuir las tensiones, alcanzar un clima de relajación que ayuda a intensificar el placer. Qué imposible parece pensar en la idea de gozar "retrasando" los tiempos. A grandes rasgos, la práctica tántrica invita al encuentro de los cuerpos sin presiones, apuros ni exigencias.

Quienes quieran entrenarse en esta forma de enseñanza hindú, sabrán buscar a sus maestros en forma responsable. Lo que hoy sugerimos es buscar y reconocer ciertas prácticas o ejercicios simples que pueden transformar las emociones en estados positivos y, así, recuperar la energía y afianzar nuestra autoimagen y autoestima.

Desenchufarse y darle unos minutos a la posibilidad de, por ejemplo, aprender a respirar o despojarnos de las ropas, así como de responsabilidades, viejos mandatos y culpas extremas, puede ser el comienzo, no sólo de vivir una sexualidad mucho más plena sino de mejorar otras áreas del mundo físico y emocional. Cuando algo se modifica en nuestra mente y en nuestro cuerpo, la nueva música resuena y la onda expansiva va ganando terreno. El cuerpo escucha rápido lo que le hace bien.

Algunos mensajes tántricos

Las técnicas quedan en manos de lo que saben, por eso, hoy vamos a compartir sólo algunos principios y enseñanzas orientales que pueden calmar los ritmos de este lado del mundo:

- Como anticipamos, la medicina oriental creía que la sexualidad era fuente de juventud y, que junto con la alimentación, el ejercicio físico y la meditación podía llevar al hombre a vivir más de 100 años.

- La respiración nos ayuda a calmar las voces internas y, en la relajación, escuchar al cuerpo. La respiración, relaja, activa y permite controlar impulsos y promover pausas.

- El sexo tántrico como método propone incluir todos los sentidos. Es una invitación a elevar el placer con besos, caricias y abrazos e ir más allá de lo estrictamente instintivo (y automático).

- La eyaculación no es sinónimo de orgasmo. El placer no reside en los resultados. Es más, el sexo tántrico cree que "la eyaculación aleja al hombre del orgasmo verdadero" y, muchas veces, interrumpe el encuentro con la pareja (insistimos, no es para tomarlo como presión o exigencia, pero en los niveles máximo de Tantra, se considera eyaculación precoz, el hecho de alcanzar el orgasmo con menos de una hora de juego o éxtasis).

- El Tantra es una invitación a explorar con libertad y compromiso para con uno y con el otro; saber escuchar y palpar esas sensaciones que movilizan las fibras más íntimas;

- Hay distintas versiones de Kamasutra para aquel que quiera dedicarle un tiempo y espacio creativo al encuentro sin apuros ni límites. Fuente

Solicitar gratis textos de TANTRISMO