Buenasiembra - La Revista de Acuario

Noticia Dislocada -

jueves, 12 de abril de 2012

CÓMO HACER CHAMPU y JABÓN NATURAL


SAPONARIA OFFICINALIS:
Jabón Natural


La Saponaria Officinalis es una planta que crece en tierras húmedas tanto de Europa Central y Meridional, como de América del Norte y Asia Occidental.


Antiguamente era muy conocida, y se la llamaba planta lanaria, pues era muy utilizada por aquellos que lavaban la lana.

Es muy fácil de cultivar si se le proporciona humedad y suelo fresco, y podemos animarnos a cultivarla incluso en macetas.
 

CÓMO HACER JABÓN

Tomaremos algunas raíces, las lavaremos bien, y después las rallaremos o picaremos. El mejor momento para recoger las raíces será justo antes o durante la floración. También podemos recoger las raíces y secarlas para ser aprovechadas más adelante.

Las pondremos a hervir en agua, entre 5 y 10 minutos, la proporción será de entre 30 y 100 gramos de raíz por litro de agua (planta seca la mitad), dependiendo de lo concentrado que queramos el jabón. Después lo dejaremos reposar tapado como mínimo una hora.

Podemos reutilizar las raíces ralladas, una vez colado el jabón, y repetir los pasos anteriores, la segunda vez preferiblemente con un poco menos de agua.

Champú

Si se va a utilizar como champú natural, podemos echar a la decocción la misma cantidad que hayamos echado de saponaria, pero de alguna otra planta que nos ayude a fortalecer el cabello, como puede ser romero o cola de caballo. Esta otra planta se puede añadir tanto al principio de la decocción como al final, aunque es preferible al final.


El Problema de la Espuma

Hay que tener presente, que este tipo de jabones naturales cuando se usan como champú no hacen prácticamente espuma, a pesar de ser ricos en saponina, por lo que limpian igual. Si se van a utilizar como gel y queremos que haga un poco de espuma, hay que usar una esponja de baño.


USOS MEDICINALES

Aunque el uso medicinal de la saponaria fue eclipsado por sus virtudes como jabón natural, no podemos olvidar que también se la conoce por sus propiedades mucolíticas, expectorantes, depurativas... entre otras, aunque es una planta que siempre hay que tomar con precaución, pues utilizada de forma incorrecta puede tener efectos indeseables.

En uso externo, ya sea como cataplasma, o aplicando la misma decocción que se hace para el jabón, es excelente para aliviar problemas de piel como eccemas y erupciones cutáneas descamativas y pruriginosas.


DÓNDE CONSEGUIR LA SAPONARIA

En algunas tiendas online podéis conseguir las semillas o incluso la planta. Este es el sitio donde compré yo las mías, y también venden la planta:
Y aquí también la tienen:
Por otro lado, si buscáis en redes de intercambio de semillas ecológicas en internet, es muy probable que también la encontréis.

Más ideas para sacarle partido

El artículo sobre las nueces de lavado
os puede dar ideas para sacarle partido a la saponaria officinalis, pues este jabón funciona de la misma forma. Aunque, veréis que es un tanto diferente en cuanto a su acción, todo depende de gustos. A mí, por ejemplo, las nueces de lavado me gustan más para lavar la ropa y como limpiador multiusos, y la saponaria officinalis como champú y gel.

Os animo a cultivarla y a descubrir y compartir otras formas de vivir sin tóxicos, siendo cada vez más autosuficientes. El cóctel de tóxicos químicos que el sistema de vida actual ha normalizado es demencial y el origen de muchos problemas de salud, sobre todo a largo plazo.

Tantos tóxicos destruyen la salud de las personas y el medio ambiente, pero engordan los bolsillos de unos pocos, que son los que mueven los hilos del mundo, por eso nunca habrá un interés real en retirarlos y concienciar a la gente. Si no lo hacemos nosotros, nadie lo va a hacer.

Fátima Solé
Naturópata

BIBLIOGRAFÍA

Gran Enciclopedia de las Plantas Medicinales, Berdonces i Serra.

CONSEJOS PARA SU CULTIVO