Buenasiembra - La Revista de Acuario

Noticia Dislocada -

sábado, 9 de junio de 2012

Una Alimentación Sana, para un Corazón Saludable.

La alimentación sana, uno de los pilares en el cuidado del corazón

Por María Paula Bandera

Hay una serie de alimentos que ayudan a reducir los riesgos cardiovasculares.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, por eso es fundamental seguir algunas pautas accesibles y sencillas para evitarlas.


El ABC de la prevención pasa por una dieta sana y la practica regular de actividad física.

Existen “distintos niveles de cuidados dietéticos, según cuántos factores de riesgo cardiovascular reúna una persona, o si se trata de alguien que ya padeció un infarto o fue sometido a una cirugía coronaria”, explica la licenciada en Nutrición Mercedes Ayzaguer.

En esos casos hay que “realizar una estricta selección de alimentos” bajo supervisión médica.

Pero las personas sin antecedentes cardíacos pueden beneficiar su salud cardiovascular incorporando determinados alimentos aliados como “frutas, verduras, frutos secos y semillas, legumbres, salvado de avena, pescados grasos de mar y productos enriquecidos con fitoesteroles”, señala Ayzaguer.

Claro que “estos alimentos cardioprotectores van a tener su efecto, si son consumidos dentro del marco de una alimentación saludable, variada y equilibrada a lo largo del día”, agrega Carina Peretti, nutricionista del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA).

Es que cuando se trata de cuidar la salud, las recetas mágicas no existen. El mercado ofrece muchos productos para bajar el colesterol, pero “no todos están comprobados, lamentablemente el 80% o 90% de las cosas que se promocionan y son de venta libre no tienen un aval científico serio”, advierte el cardiólogo Oscar Mendoza.

Entre los alimentos “amigos” del corazón, se encuentran los ácidos grasos insaturados, más conocidos como Omega. El omega 3 –presente en el salmón, las semillas de chia y de lino– “reduce la trigliceridemia, previene la hipertensión arterial y ayuda a controlarla en hipertensos.

Además, tiene efectos antitrombóticos, antiarrítmicos y previene accidentes cerebrovasculares”, señala Peretti. Mientras que el omega 9 –está en los aceites de oliva y canola, en la palta y en las aceitunas– “tiene la ventaja de reducir el colesterol malo, sin disminuir el bueno”, explica la licenciada en Nutrición Karen Cámera.

El aceite de canola todavía no es muy conocido por estos pagos, pero su uso se extendió en los últimos años por ser un alimento cardiosaludable.

“Es suave, por eso es buena opción para aquellos que no gustan del aceite de oliva”, aconseja Cámera. “Sirve para aderezar cualquier plato, excepto preparaciones como salteados, frituras u horneado, para evitar la degradación de los ácidos grasos y la generación de sustancias oxidantes”, señala.

A diferencia de lo que suele creerse, la copa diaria de vino no es una buena estrategia para mantener el colesterol a raya. Los especialistas coinciden en que si bien tiene antioxidantes, esas sustancias también se encuentran “en las uvas y en las nueces, opciones más saludables ya que contienen otros nutrientes y no calorías vacías como las bebidas alcohólicas”, indica Ayzaguer.

Además, su consumo está contraindicado en pacientes con “altos niveles de triglicéridos o ácido úrico en la sangre”, explica Peretti y agrega que “tomar más de una copa diaria para la mujer y dos copas para el hombre, puede producir efectos nocivos para la salud como el aumento de la presión arterial”.

Para lograr un efecto óptimo, estas indicaciones deben complementarse con la práctica regular de actividad física, otro pilar clave en la prevención. “El sedentarismo es un factor de riesgo cardiovascular”, advierte Mendoza.

Además, el ejercicio tiene múltiples beneficios: “Ayuda a bajar el colesterol total y la presión arterial, mientras que aumenta el HDL o colesterol bueno”, agrega Peretti.

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/salud/alimentacion/index.html